Últimos temas
» Free Download Metaheuristics For Hard Optimization Pdf Viewe
Lun Oct 10, 2016 11:16 pm por ysbesyre

» Little Failure Gary Shteyngart Epub Format
Lun Oct 10, 2016 4:08 am por ysbesyre

» saint seiya la leyenda continua
Mar Dic 08, 2015 2:54 am por Invitado

» Central de misiones 3.0
Lun Nov 16, 2015 3:50 pm por Azor Ahai EUC

» Prologo -Capitulo 4- Actualmente
Lun Nov 16, 2015 3:27 pm por Azor Ahai EUC

» Registro de Avatar
Dom Nov 15, 2015 7:38 pm por Azor Ahai EUC

» Registro de Armaduras
Dom Nov 15, 2015 9:07 am por Azor Ahai EUC

» Censo octubre 2015
Dom Nov 15, 2015 9:05 am por Azor Ahai EUC

» Arrasando con la base enemiga (LIBRE)
Jue Oct 29, 2015 11:38 am por Hyperion de Ébano

» La efímera luz de la destrucción *Visto*(Privado: Saga)
Lun Oct 12, 2015 9:24 pm por Phebe el brillante

» La cruz en tu camino
Jue Sep 10, 2015 9:48 pm por Jerico de cruz del sur

» Austenland {Cambio de botón - Elite}
Lun Ago 31, 2015 10:39 pm por Invitado

» llega un nuevo Santo de bronce
Miér Ago 26, 2015 11:11 pm por Ryuko de Pegaso

» Game Threads → Garuda.
Sáb Ago 22, 2015 10:34 am por Suikyo de Garuda

» Y por si fuera poco ahora son dos ( Capricornio y Sagitario)
Vie Ago 21, 2015 10:46 am por Hikari de Cuervo

historia
HISTORIA
Li Europan lingues es membres del sam familie. Lor separat existentie es un myth. Por scientie, musica, sport etc, litot Europa usa li sam vocabular.

Li lingues differe solmen in li grammatica, li pronunciation e li plu commun vocabules. Omnicos directe al desirabilite de un nov lingua franca: On refusa continuar payar custosi traductores.
Administracion
Nombre Apellido
Nombre Apellido
Nombre Apellido

La caida de los pilares

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La caida de los pilares

Mensaje por EUC Selkie el Vie Oct 10, 2014 1:21 am



La caida de los pilares


Hechos sucedidos durante el primer ataque en el inicio de la guerra santa, un salto de tiempo de tres meses entre el ultimo evento y los hechos actuales; en base a este relato pueden comenzar con sus propias versiones de lo que sucedio publicandolo en este mismo tema




El sol asomó sus últimas llamaradas en el horizonte y las sabanas lúgubres de una noche fría y llena de estrellas, con algunos halitos de pequeños nubarrones comenzaron a desplegarse en aquel firmamento. El reloj del santuario, aquel que simbolizaba con sus fuegos las doce casas del zodiaco se encendió de súbito. Los colores azulados de aquella torre desde hace mucho no se incendiaban, así, aquel umbral de oscuridad se abrió, dando paso a acontecimientos de una cruenta batalla que estaba por venir.

Cuenta la historia que las doce casas de aquella cúspide del santuario están conjuradas bajo un efecto divino, para que ninguna habilidad especial parecida a la teleportación permita aparecer de súbito en el templo de Athena sin antes pasar las doce casas. Fue así como de inmediato al sol ocultarse en el horizonte el ejército de santos dorados despertados y algunos dioses guerreros de Asgard se presentaron al pie de aquella torre del reloj, cayendo del cielo cual estrellas fugaces encabezadas por el patriarca quien se quedó en la cúpula de la torre. El intenso y gigantesco cosmos de los dorados se hizo notar en toda la inmensidad del Santuario dando calor y esperanza a aquellos que esperaban su llegada e impresionando a aquellos que estaban prontos a repeler su ataque, haciéndole saber a los apoderados de estas tierras que las fuerzas de Athena habían llegado para reclamar lo que era suyo.

Albafica, el santo dorado de la armadura de Picis salió rápidamente del pelotón de guerreros en forma de líder, al mando de la hueste dispuesto por el patriarca. Aries, se sumo a la embestida para conquistar la primera casa, mientras la avanzada dorada y los dioses guerreros le acompañaban. El patriarca por su parte, sello la torre del reloj con pergaminos sagrados para que nadie pudiese llegar a donde él estaba y desde allí conjurar en secreto un extraño ritual aún desconocido para aquel que intento descifrarlo. Las armaduras doradas hicieron resonancia al entrar en los atrios de su hogar ensordeciendo a sus enemigos a su paso. Aries sin mediar palabra se quedó en la primera casa para darle batalla al primer enemigo, un ser de increíble cosmos que se escondía entre las sombras. Se sabe, que la regla de cada combate es la pelea de uno a uno, por lo cual los demás mirando atrás y dejando a su compañero emprendieron la marcha para que este se enfrentara a su destino. Y tomaron rumbo a la segunda casa. La casa de tauro.

Algunos santos de plata y de bronce mostraron en realidad de qué lado estaban, los fieles de Athena apoyaron la rebelión atacando a las tropas de Poseidón, pues sus redentores habían llegado y por fin Athena seria salvada. Aunque algunos apoyaron la intenciones de los Generales Marinos en proteger el Santuario de sus antiguos dueños, pues la era de los santos y de la diosa Athena había terminado y esa todo parecía indicar que esa noche acabaría por completo. La Santa de Tauro encabezo la escalinata hasta su casa, para reclamar su templo, en el camino las huestes de soldados de Poseidón no eran capaces de parar la avanzada dorada. Aquella santa, Meilling decidió encarar al segundo enemigo, un guerrero de voraz naturaleza. Y así aquellos santos dorados, junto con los guerreros de Asgard pasaron aquel lugar. Y así Cancer, Geminis, Leo, Virgo, y cada uno de los llamados quedaron replegados en sus respectivas casas, en cada una de ellas existía un enemigo, un marino o un santo de plata que reprochaba la llegada de los dorados.

Los dioses guerreros de Asgard que asistieron tenían la misión de llegar a Athena con los rebeldes de plata y bronce que aun apoyaban a la diosa y poder salvarle. Pero entidades desconocidas se internaron en aquella cruzada, se aprovecharon de la debilidad de ambos bandos y se internaron para asesinar aquel que pudieran. Eran guerreros de auras oscuras y malignas que se confundían entre la multitud de la guerra, algunos alcanzaban identificar a dichas entidades. Eran espectros de Hades buscando derrotar a aquel desdichado que quedase vivo o que intentara escapar. Nadie sabe porque estaban allí, si por diversión o por las ganas de quedarse también con el santuario, mas su objetivo era oculto a los ojos de todos. Pues Pandora, la voz del mismo Hades, les dio la estricta orden de matar a todo aquel que escapara de aquel lugar, sus sospechas giraban en torno a que alguien, uno de los dorados, esperaría llegar a uno de los templos del zodiaco para abrir un portal al inframundo y realizar una misión suicida, pero no sabía de quien se trataba. Algunos caballeros de bronce se lucieron en la batalla derrotando a sus contrincantes pero lamentablemente algunos morían y con ellos la ilusión de ver de nuevo a Athena.

Y justo cuando a las puertas del templo del patriarca llegaba el grupo de dioses guerreros una entidad maligna de extremo poder, de un cosmos gigantesco y abrumador cayó sobre toda la región. El cosmos era tan inmenso como el de un dios, pero no era Poseidón, no era Athena, ni mucho menos Hades. Interrumpió el rito del patriarca quien caía desde la cúspide del reloj luchando contra este ser forjado de luz y su voz retumbo en todo el lugar -pronto la tierra será mía-

Pero así como apareció aquel cosmos terrorífico, se consumió y con él algunos cosmosenergias de los dorados que estaban en batalla comenzaron a menguar y a desfallecer, inclusive ya no se sentía la presencia de algunos dioses guerreros. Muchos estaban heridos y los victoriosos aunque ganadores yacían en el suelo a punto de morir por el fervor de la batalla. Sin embargo al a la sala del patriarca en el santuario, atravesarla y llegar al mismísimo templo de Athena, en aquel lugar la música de una tenue y diabólica figuro apareció en el acto, pero Orpheo ocultando su identidad detuvo las notas del Marino y así fue como un pequeño caballero de bronce tomo entre sus manos algo de grueso valor, la armadura de Athena. Los demás dorados que vencieron en batalla llegaron también al lugar para darse cuenta que Athena, ni Poseidón se encontraban en el santuario.

Los santos y los dioses guerreros, al darse cuenta que Athena, y el dios Poseidón no estaban en el santuario decidieron regresar sobre sus huellas junto con los rebeldes, tomar lo poco que quedo de la batalla y a un moribundo patriarca y volver a Asgard, pues carecían del inmenso cosmos protector de Athena, pero los Marinos, gracias al cosmos que les brinda la energía de Poseidón recuperaron sus fuerzas y les fue suficiente para volver a recuperar un destruido Santuario, persiguiendo a los que quedaron vivos.

Al regresar los santos encontraron que Asmita había esparcido su cosmos dulce en el lugar de su batalla. Su cuerpo no fue hallado, Saga herido aun por las batallas libradas, noto algo y comprendió que aquel santo había descubierto algo importante, pues a su alrededor se observaron  cinco espectros muertos con sus armaduras oscuras semi-destruidas, dos de ellos tenían un extraños tatuaje en el hombro que se desvanecía al correr del tiempo, un sello de varias manos abiertas.

Las armaduras doradas, aquellas que sus dueños habían dejado este mundo, se elevaron al cielo y se perdieron en la inmensidad del firmamento. Sagitario, Tauro, Libra, Capricornio, Tauro, Aries y Escorpión. Cada una tomo un rumbo distinto. Una vez de regreso a la torre del reloj quien tenía sus fuegos apagados por completo, tomaron al patriarca, a la armadura de Athena y a los nuevos colaboradores, santos de plata y de bronce rebeldes y se escaparon surcando nuevamente el cielo como estrellas fugaces. El alba despunto un nuevo amanecer y con ellos los campos del Santuario mostraron a flor de piel la verdadera perdida de aquella guerra. Los Marinos tomaron los cuerpos de aquellos guerreros que lucharon con honor y les dieron un  entierro digno de héroes, no importando de qué lado estuviesen, sin embargo al encontrar a los espectros se miraron admirados al notar la presencia de estos seres en dicha batalla y los arrojaron a las profundidades del abismo y acantilados de aquella región.
.

By Atherbein for El ultimocosmos

avatar
EUC Selkie
Staff


Mensajes : 283
Fecha de inscripción : 21/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de los pilares

Mensaje por Gardna de Crisaor el Vie Oct 10, 2014 11:09 am

- ... Así que... el momento ha llegado...

El estrellado cobijo de la noche había sido colocado sobre el santuario, dando inicio al final de aquel día que aparentaba ser igual que tantos otros. Sin embargo, los acontecimientos que ocurrirían en las próximas horas, demostrarían que sería el día más importante en la vida de muchos santos... en el peor de los casos, el último.
Para hacer aún más énfasis en la importancia del tiempo que se avecinaba, el mítico reloj del santuario vio encendidas las ranuras que corresponden a los 12 signos del zodiaco, cada una a su vez representando una hora en aquel artefacto de medición temporal. 12 horas, 12 casas. Pero ¿Cuantas peleas? ¿Cuantos sobrevivientes?  

Por coincidencia o destino, Gardna ya se encontraba desde un inicio en la casa de Libra como solía hacerlo para fortificar su cosmos en aislamiento. ¿Días? ¿semanas? ¿meses? no estaba seguro cuanto tiempo había permanecido allí desde que había "muerto" en el primer combate contra los generales marinos. Pero ahora era un nuevo guerrero al servicio del Dios de los mares y definitivamente, con un poder nada comparado al patético que mostró antes.

Pensamiento de Gardna escribió:- ... Están por llegar... Aún así, le conseguiré el tiempo necesario a los generales.

Después de algunas horas de tensa e incierta espera, finalmente el grupo de santos y dioses guerreros arribó a la séptima casa del Zodiaco, la casa de Libra. Aguardándoles con anticipación, ya se encontraba aquel que se aseguraría de demorar su curso, o por lo menos reducir las fuerzas de aquellos que invadían el domino de Poseidón.

- Así que finalmente han llegado. Aunque me gustaría pedirles pacificamente que se retiraran por donde vinieron, el hecho que ya hallan recorrido más de la mitad de las 12 casas me hace pensar que todos los intentos de disuadirlos han fracasado...  

Lentamente aquel hombre que se hallaba sentado en una posición poco amenazante comenzó a levantarse, revelando su enorme estatura a los presentes, quienes poco a poco eran cubiertos por la sombra de aquel coloso. Pero no era su tamaño lo único que parecía haber incrementado. Un poderoso cosmos comenzó a emanar de aquel hombre, lo suficientemente gigantesco como para cubrir toda la figura del individuo en un aura roja. Desde luego, la mayoría sabía que no podía perder tiempo con él, por lo que decidieron seguir avanzando y dejar que solo una persona lo enfrentara, aquel que le correspondía vigilar la casa de libra.

musica escribió:

- Con que... tu eres el santo de Libra... ya veo... Sabes, los generales marinos y yo decidimos cuidar esta casa por ti. No te juzgo, no te considero culpable por no haber estado aquí cuando tus compañeros te necesitaban. Sin embargo... espero que no esten pensando que por haber regresado ya todo está bien por arte de magia. El mundo que ustedes conocen han cambiado. Son libres de elegir intentar cambiarlo, pero yo acepto la realidad tal y como es. Poseidón ha ganado y los santos de Athena han perdido. Si la realidad está destinada a cambiar otra vez... Tendrás que convencerme. 

Luego de un intercambio de palabras con aquel santo, en el cual este mostró estar bastante decepcionado (y molesto) con la actitud tan pesimista de Gardna, el guerrero de Athena se dio cuenta que aquel hombre era un caso perdido y que para su causa era mejor muerto. Haciendo gala de las habilidades dignas de un caballero dorado, el verdadero guerrero de Libra hizo uso de rápidos ataques ken a la velocidad de la luz, los cuales el santo de escudo apenas y podía seguir con la mirada, más no con su cuerpo, recibiendo cada uno de esos ataques. Curiosamente, a pesar de que estaba siendo atacado por un oponente de mayor rango, estos parecían no tener mucho efecto en él. ¿Cuanto tiempo había estado realmente entrenando aquel individuo?  

- En efecto, eres digno de ser un caballero dorado... Ese despliegue de poder me hubiera acabado hace algún tiempo... pero el tiempo ha transcurrido inclemente me temo.  

Preparado para demostrar que no iba a quedarse atrás, Gardna hizo encender su cosmos con gran intensidad, al grado que una capa de energía lo había rodeado. Posteriormente flexionó sus piernas agachándose un poco, colocó su escudo frente a él y al grito de "METEOR RUSH", salió disparado hacia su adversario. Éste último intento usar una de sus técnicas para frenarlo en el acto y acabar con la pelea de una vez, pero mucha sería su sorpresa al ver que el aura combinada con la defensa del escudo absorbían su golpe y era aplastado por el enorme santo de plata, quedando sepultado en una pila de escombros de su propia casa.

- Los generales marinos me advirtieron de este día y he estado entrenándome para el mismo. Tal vez sea alguien de rango inferior para ti, pero eso no significa que puedes pasar por este lugar como si yo fuera un inútil.   

La batalla siguió cruenta con ambos guerreros luchando fervientemente. No obstante, a pesar de que la fuerza del caballero de escudo era descomunal, el santo de Libra era capaz de levantarse después de cada uno de sus ataques. A pesar de haber sido golpeado, aplastado y machacado varias veces, aquel guerrero no parecía dispuesto a rendirse, y aún así no había logrado un daño significativo en Gardna. ¿Planeaba algo? En efecto sí, y  el de indumentaria roja se daría cuenta cuando viera que poco a poco sus ataques dejaban de asestar en su objetivo. No importa que hiciera, aquel dorado se había vuelto intocable, su velocidad era abismal.

- ¡¡¡. Ese era tu plan. ¡Recibiste mis ataques a propósito para que estos no volvieran a funcionar en tí!   

El Santo de libra asintió triunfante y fue entonces que comenzó a hacer uso de sus técnicas para golpear a Gardna desde distintos angulos. A pesar que este intentó redirigir la mayoría a su escudo, este tambien ya se estaba debilitando de recibir la implacable fuerza del Atheniense, de manera que los próximos ataques tendrían que ser absorbidos por el propio Gardna, quien a pesar de su gran resistencia, era incapaz de permanecer inmune a tanto castigo, quedando tirado en el suelo y viendo como su oponente se disponía a retirarse.

- ... no... no puedes irte... mi...mi deber... ¡¡¡ES IMPEDIRLO!!!  

Elevando su cosmos a niveles insospechados, la musculatura de Gardna comenzó a incrementar junto con su cosmoenergía, además que su mirada se volvía más violenta y su piel se enrojecía un poco. Salió disparado como nunca antes, atacando al santo de libra con una fuerza y velocidad jamás antes vista, tomándolo completamente desprevenido. Finalmente, sujetandolo del rostro, dio un enorme salto elevandose cientos de metros en el aire, atravesando el techo de la casa que resguardaba, como si buscara tocar el firmamento nocturno. Y sin más que hacer, dejó que la gravedad hiciera su trabajo, cayendo con todo su peso sobre aquel hombre, pero no de vuelta en el lugar donde había sido la contienda anterior. El salto de Gardna había llevado a ambos de nuevo a la entrada del santuario, quedando ambos sepultados dentro de un enorme cráter.

- ... Si sigues con vida luego de eso... tienes todo el derecho de acabar conmigo...ugh... 

Y así perdió el conocimiento. Pero Gardna jamás sabría que fue de aquel santo de libra, ya que cuando volvió en sí, el era el único dentro de ese crater, completamente herido y apabullado, pero sin rastro de su oponente. ¿Se habría ido? ¿Algún marino se habría hecho cargo de él? ¿O llegaron sus compañeros y lo salvaron? Lo ignoraba completamente, pero en sus condiciones, no podía pensarlo demasiado y quedó inconsciente.

_________________________________________________________________________________________________________________________________

Espero que eso sea adecuado. En cualquier caso, dejé como incógnito que pasó con el santo de libra por si alguien más quiere pelear con él o algo. Según yo no había ningún usuario usándola (al menos no en este momento cronológico) y por eso hice una pelea contra él.

Saludos.
avatar
Gardna de Crisaor
Santo de Plata


Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 13/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de los pilares

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 11, 2014 4:41 am

Azula se encontraba por ordenes mismas de poseidon custodiando la casa de tauro y como era devota de aquel que le dio el honor de ser una de las generales del ejercito marino y ser la protectora del pilar del pacifico norte respeto su decision sin discutir , habia sido una dia sumamente tranquilo en el santuario una calma que anteponia a una tormenta que esta por venir algo en ella le decia que aquella noche no seria nada comun luego de que callera la noche creyo conveniemte relajarse un poco tomo su violin y comenzo a entonar una suave melodia de  violin invierno de vivaldi y comenzo a entonar la suave melodia
Spoiler:
Cuando termino de tocar la melodia pudo observar  como el reloj de fuego del santuario se encendia ese no era un buen aguario y comenzo a ver como estrellas fugases caian del cielo y sentir poderosos cosmos al parecer los santos de athena habian venido a reclamar lo que era suyo , Dejo su violin guardado en su estuche y lo aparto en un lugar seguro y luego con su cosmos llamo a su escama marina de caballo marino la cual vino a colocarse en su cuerpo  ,La exitaba el solo de comenzar a sentir los cosmos chocando unos con otros la batalla habia comenzado y no tardaria en llegar a la casa de tauro y era su deber el luchar contra los santos de athena en nombre del emperador poseidon varios soldados rasos del ejercito de los mares llegaron a su casa para apoyarla en su batalla ella los miro con desden que podian hacer esas hormigas en contra de los caballeros dorados podias sentir cada vez los cosmos acercarse mas hasta que finalmente los pudo divisar acercandose a la casa de tauro los soldados fueron a luchar pero no duraron nada contra los santos y pudo divisar a algunos dioses guerreros parecia que la batalla no seria facil cuando finalmente pudo divisarlos con una espresion muy relajada hablo con voz clara y consisa

Dejare pasar al resto pero uno de uds debe quedarse para combatir conmigo solo haci pasaran los otros esa es mi condicion Dijo la portadora de la escama marina de caballo marino esperrando respuesta hasta que la iba al frente de ellos y a la que pudo reconocer como la santa de tauro hablo

Esta es mi casa asi que yo por lo tanto sere tu oponemte general marina si no tienes nimguna objecion a ellos  dijo la ultima esperando respuesta de su contricante esta solo se corrio de adelante de ellos y les hizo una seña de que pasaran los conpañeros de la de tauro entendieron lo que la gueerera del oceano le habia querido decir apartandose de su camino luego de mirar a su conpañera los santos y guerreros siguieron su camino luego de verlos entrar azula miro a la guerrera de tauro y se trono los huesos del cuello la guerrera de tauro conprendio  el combate comenzaria  las 2 se observaron para ver quien haria el primer movimiento , La santa de tauro se lanzo con una poderosa embestida con toda su fuerza la cual hizo retroceder a la general marino por el inpacto y la hizo caer antes de que puediera reaccionar  se lanzo con una poderosa patada decente la cual la general de posdeidon esquivo y haciendo gala de una velocidad igual apoyo sus manos y haciendo unos giroscon una enorme rapidez salto muy ágilmente en el lugar donde estaba cayendo con sus manos y utilizándolas para apoyarse abriendo sus piernas en una pose de gimnasia utilizando sus manos comenzó a girar generando una serie de patadas dobles muy fuertes la santa de tauro llego a protegerse durante un buen rato intercanbiaron golpes sin llegar a acertar nimguna pero la pelea no podia prolongarse mucho la guerrera de tauro se aparto y puso sus manos en una pose muy particular .

Ya es hora de comenzos a usar nuestro cosmos dicho y hecho la guerrera de tauro a la velocidad de la luz hizo uso de una de sus tecnicas mas poderosas el gran cuerno y una poderosa descarga de cosmos fue a parar asi la marina pero esta pudo anticiparse y comenzo a mover sus manos a gran velocidad creando una barrera de vacio enfrente de ella si hubiese tardado un poco mas la tecnica de la santa de tauro habria sido efectiva aprovechando la distraccion de esta por el ataque inicio el contrataque creando su aliento divino lo envio aprovechando la confusion de ella y lanzo una poderosa rafaga de viento la cual tomo por sorpresa a la guerrera de tauro y la envio a chocar contra las escalinatas del tenplo de su constelacion.
azula sabia que la pelea no podia prolongarse mas debia de ir a apoyar a los otros marino pero para cuando se dio cuenta era demasiado tarde la guerrera de tauro usando su velocidad ya estaba ahy y apoyo su mano y azula sinto como el suelo se elevaba y una poderosa onda de golpe comenzo a destrosar el suelo y a elevar rocas  y a hundir el suelo  creyo que seria muerta era una tecnica sumamente poderosa aquello produjo una devastacion enorme y azula en medio desaparecio el combate en apariencia habia terminado aquella tecnica era la titan nova la tecnicas mas fuerte de los santos de tauro esta ultima dio por terminado el combate y se quedo tranquila a  
e terminado dijo suspirando pero de la nada sintrio el cosmos de azula y cuando se dio cuenta era tarde usando su restriccion de hipocampo paralizo a la santa de tauro y le hablo

si no me hubiera dado cuenta de que tu tecnica solo sirve en el suelo estaria ya muerta lo unico que tuve que hacer es usar las rocas que elevasta para no hundirme en la tierra con mi agilidad y todo me costo recibi algunos golpes de las rocas pero lo logre pero ya no te dare esa posibilidad y dicho esto tomo los brasos de la santa y con un giro le sujeto de sus muñecas, enterrándole  usando su máxima fuerza las doblo, hasta desquebrajarle los huesos de ambas manos en ese momento la santa de tauro grito de dolor le inhabvilo sus tecnicas y   a esa distancia uso su aliento divino el impacto fue brutal haciendo volar contra una de las colunnas del tenplo azula la observo no le daria la posibilidad de recuperar se por lo preparo su cosmos para realizar su tecnicas mas poderosa 2 colunnas de agua se formaron y la figura del hipocampo aparecio detras de ella las colunnas rodearon a la guerrera de tauro herida y dando un golpe poderoso creo genero una corriente lo bastante poderosa para dar un impacto sumamente poderoso y la elevo muy alto tal fue asi que se perdio de vista por un momento y luego callo ya estaba derrotada pero no muerta en ese momento la santa de tauro se desprendio de su armadu no podia dejar caer en manos enemigas
fuiste muy valiente santa de tauro pero quiero darte un premio por ello dijo maliciosamente azula la santa de tauro sabia lo que se venia su cuerpo no respondia a causa del daño recibido fue cuando escucho el discurso de ella se venia algo peor cuando pudo sentir como levantaba su pie y aplastaba su rodilla grito y sus gritos de dolor se conbinaron con el crujir de sus huesos hasta que siento como estos eran reducidos a astillas y como repitio el proceso en su otra pierna con el mismo efecto hizo los huesos de sus piernas añicos su dolor habia empeorado si era posible a un nivel mayor pero no habia terminado para cuando creia que el dolor no podia intensificarse aplico con sus manos dos poderosos golpes a sus otros huesos de las piernas las habia hecho pedasos a causa de eso un grito cada vez mas agudo salia de su garganta
ese sera el castigo que le aguerde a todo aquel se oponga al emperrador poseidon y dicho esto las ultimas palabras antes de ser lanzada al aire y sentir una poderosa patada a la zona lunbar la cual crujio partiendose y arrojandola hacia su casa de tauro esta ultima dijo unas palabras antes de morir
no inporta lo que pase mi derrota no sera en vano si salvamos a athena marina por eso muero con honor en ese momento la santa de tauro cerro los ojos habia muerto azula callo agotada habia sido un combate duro y cerro los ojos cuando pudo percibir un cosmos aterrador y poderoso lo percibio por un rato y luego perdio la conciencias el daño hecho por la tecnica de tauro la habia afectado cuando desperto vio a varios soldados alredor de ella le informaron que la invasion resulto un fracaso y que los santos habian perdido a muchos de sus conpañeros y que algunos santos de plata y bronce seguian leales obserrvo el amenecer habian ganado por ahora.....
escuchese este tema de fondo de la pelea
Spoiler:

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de los pilares

Mensaje por Kevin de Kraken el Sáb Oct 11, 2014 7:03 pm

Canción:

Finalmente, el momento había llegado. Los dorados habían vuelto para reclamar lo que es suyo, su hogar...pero nosotros no se los permitiríamos. Ahora se venía un conflicto que quisiera evitar, pero a este punto era imposible, yo le era fiel a Poseidón y aunque respetaba los ideales del enemigo, tenía que mantenerme firme a los míos.

Me encontraba meditando en la casa de Acuario con mi armadura puesta, estaba esperando mi destino ¿Moriría quizás? No, se que no era mi momento, mi vida no acabaría hasta cumplir mis deseos de venganza, pero eso no tenía que ver con esta guerra ahora.

Al ser una de las últimas casas, pasaron varias horas sin que nadie apareciera, sin embargo, podía sentir los cosmos de diferentes caballeros desaparecer, pero si hubo algo que me sorprendió, fue el Cosmo del caballero de plata chocar tan intensamente con el de Libra. Me hubiese gustado poder ir a ayudarle, sin embargo, no debía moverme de mi recinto, debía protegerlo con mi vida, por lo que realmente me sentí inútil al ver como el cosmo del caballero se debilitó intensamente junto con el de Libra...su combate había acabado, una gran muestra de empeño de parte de Gardna.

-"Por un momento creí que en realidad era un general marino dando todo por Poseidón...no cabe duda que él es alguien fiel a nuestras creencias, espero poder ayudarlo en cuanto acabe esto."

Me sentí tranquilo, esperando mi destino, y fue entonces que pude sentir el cosmo de diferentes rivales corriendo a este lugar. En ese momento me levanté y simplemente me quedé expectante a la entrada, cuando algunos caballeros llegaron, y 2 de ellos me eran conocidos...Shion de Aries, y Tenma de pegaso. No pude evitar sonreír un poco por pegaso, al parecer había logrado reunirse con sus compañeros...sin embargo, nuestras metas ahora entraban en conflicto.

-Caballeros, han llegado muy lejos, eso es digno de reconocerles, aprovecho para aclararles que soy alguien que no disfruta de pelear, preferiría arreglar todo esto de otra forma, una más pacífica, pero creo que eso no es el plan de los Dioses, así que lo único que les puedo pedir, es que se retiren en paz... sé que sonará hipócrita de mi parte considerando todos los sacrificios ya hechos, pero nosotros también hemos perdido hombres. Como ven, este es un conflicto que no beneficia a nadie, así que por favor, detengamos esta locura, pues lo último que quiero ver, es más gente morir.

Pude ver que algunos se quedaron pensativos ante mis palabras, pero un hombre dio un paso al frente, se veía decisivo y serio, era aquel mismo hombre con el que tuve el gusto de tomar hace tiempo en aquel bar junto con una jueza del infierno.


-General marino, usted lo ha dicho, por más noble que sea su punto de vista en estos momentos esa solución no puede ser aceptada. Quizás bajo otras condiciones, pero no ahora, así que si no disfruta de pelear, entonces solo déjenos pasar, y así evitaremos otro conflicto innecesario.



-Supongo que tienes razón...sin embargo, a pesar de que no disfruto de pelear, no dudaré ni un segundo en hacerlo por mi señor Poseidón. Por lo tanto caballeros, yo, Kevin de Kraken, general marino del océano ártico y ahora protector de la casa de acuario, no los puedo dejar seguir.
.


-Mi rival en la casa de Aries no fue un oponente digno, así que no me molestará enfrentarme a ti en este lugar, Kevin de Kraken


-Me parece justo, caballero de Aries, supongo que eso explica porque has llegado tan lejos, no esperaba menos de un caballero dorado
.

Los demás caballeros se retiraron de la casa a sabiendas de que llegar con Athena era su máxima prioridad. Sin embargo, no le di mucha importancia, y me quedé observando a mi oponente, sería una batalla difícil, pero no imposible.

-!En guardia!

Otra canción:

Rápidamente ambos di un salto para atrás para posicionarme, y proseguí a moverme a mi derecha para esquivar un golpe de parte del santo de Aries, y sin perder tiempo, empecé a usar mi técnica más importante.

-¡Súper furia implacable del Kraken!

Rápidamente, concentrando el cosmo y partículas de agua que se encontraban en el aire, pude formar 2 tentáculos de agua en mi mano. y de forma rápida salté tratando de darle un golpe al caballero de Aries, pero logró esquivarlos justo a tiempo, y entonces prosiguió a usar una técnica conocida como Starlight Extinction creando varios ataques de energía que para mi suerte pude esquivar con mi alta velocidad, sin embargo, todos mis movimientos los hice para mantenerme en una distancia cercana al rival, y así en el momento que acabó su ataque, pude contestarle tomando su tobillo con mi tentáculo de agua y arrojarlo fuertemente al techo de la casa.

-¿Seguro no quieres regresar de donde viniste? Creo que sería lo mejor para ti


Sin embargo mi pregunta solo fue contestada con el mismo ataque de Starlight Extinction, no funcionó una vez, y no funcionaria de nuevo, por lo que simplemente esquivé el ataque, pero sorpresa para mí, que el rival ya estaba detrás de mi canalizando esta técnica por 3ra vez, ¿pero cómo?

-¿Pero qué percebes...? ¡Arghh!

Rápidamente recibí varios de sus ataques, y a pesar de que pude bloquear algunos con mis látigos, recibí la mayor parte de ellos en mi cuerpo, arrojándome al aire mientras sentía como mi piel se cortaba y mis huesos se cuarteaban, hasta que el ataque cesó y caí al suelo de golpe, dejando una silueta en el concreto parecida a la que él dejó en el techo.

-Ni si quiera yo puedo ser tan rápido...un momento, ¡ya lo comprendo!

Fue lo que dije al notar como otro Shion de Aries seguía incrustado en el techo...sin embargo, desapareció en el viento en cuestión de segundos. En cuanto recibió mi ataque, aprovechó que me confié para crear una ilusión en esa posición y atacarme por sorpresa mientras estaba distraído. Debía estar más concentrado en la pelea si quería ganarla.

Esta vez proseguí a atacarlo una vez más con uso de mis tentáculos, pero el caballero me sorprendió creando de forma veloz y eficaz un muro de cristal que bloqueó de lleno mi ataque y no solo eso, lo reflejó en mi contra, pero al menos el ángulo fue el indicado para que solo pasara por mi hombrera y así no recibir daño alguno.

-Me temo que este es mi muro de cristal, y nunca podrás traspasarlo, así que creo que aquel que se debe rendir es otro

Me quede observando pacientemente el muro, sabía que atacarlo no tenía caso, pero en cuanto sentí un movimiento del caballero de Aries, salté con bastante velocidad a mi izquierda al ver como ese muro de cristal fue convertido en cosmo energía trasparente, que fue lanzada en mi contra, de no haber previsto ese ataque, probablemente hubiese sido asesinado por la fuerza del ataque, pero lo que de verdad importaba, es que ahora mi rival estaba descubierto.

-"¡Es mi oportunidad! Sufre ante la eterna condena de Davy Jones!

Rápidamente corrí tan rápido como mis pies me lo permitieron, y canalicé algo de cosmos de hielo en mi dedo índice y en ese momento me acerqué lo más que pude a mi rival, el tiempo en el que corrí fue tan poco que apenas pudo reaccionar y no alcanzó a usar su muro de cristal o alguna técnica ofensiva y dejé que el cosmo en mi dedo se liberara de forma discreta en los oídos de mi rival. Sin embargo, a su perspectiva nada había pasado, por lo que me miró confiado, y con algo de decepción.

-Admito que me descuidé, no esperé que fueras tan rápido, sin embargo has desaprovechado tu oportunidad, pues no dejaré que te acerques de nuevo con mi muro de cristal.

-"Eso lo veremos...si el efecto funcionó, tengo un leve intervalo de tiempo antes de que el use su técnica, no sé qué tan rápido pueda usarla, pero si le toma 2 segundos estaré bien, si es 1 tendré que ser rápido, y si es menos tomará un milagro."

Comencé a concentrar gran parte de mi cosmo en mi mano, empezaba a brillar de los tonos de la aurora boreal así como emanaba un aire de temperaturas terriblemente bajas. Todavía estaba preparando mi técnica, por lo que intenté hablarle una vez más al caballero

-¡Vete ahora con tu familia y amigos, no quiero ser yo el que tenga que tomar tu vida!


-No tengo porque temerte, el combate ahora está bajo mi control, soy yo el que debería pedirte que te retires pues tampoco quiero mancharme con la sangre de un hombre con corazón noble como tú.


-...*Suspira* Entonces lo siento... Me hubiera gustado tener otro encuentro más relajado como el de ya hace tiempo... Pero ya hiciste una elección... ¡Recibe mi súper ataque ultra mortífero, MEGA MASACRE BOREAL!

Rápidamente concentré mucha mayor fuerza en mi puño mientras veía que el caballero de Aries me observaba con decepción. Estaba esperando mi ataque para contestar con su muro de cristal y acabar conmigo sin embargo, yo tomaría una de las apuestas más grandes. Si mi plan había funcionado, yo me llevaría la victoria, y de no ser así, probablemente moriría con mi propia mano, sin embargo, de eso se trata la vida, de apostar, así que sin más preámbulos corrí a mi oponente con mi puño preparado

-En ese caso, fue una buena pelea, Kevin de Kraken, CR...IST...AL...!!! "¿Qué...que sucede...siento mi cuerpo lento...no, no solo mi cuerpo, mi mente...ughh, ¡NO!"


Sin perder tiempo, estiré mi puño para dirigirlo contra el estomago de mi rival, pude ver cómo empezó a formarse el muro de cristal pero ya era tarde, no logró hacerlo a tiempo debido a mi técnica de ralentización, la cual había pasado por desapercibido, de forma que sin que pudiera evitarlo, mi puño con todo mi cosmo concentrando impactó en el caballero de oro antes de que pudiese defenderse


-Ughhh!!! así que...este fue tu plan, demonios...¿Cómo no me di cuenta?


-Intenté advertirte que te fueras, pero tomaste el sendero equivocado. Hasta luego Shion de Aries, fue un combate digno, uno que ojala nunca hubiera sucedido, si sobrevives, espero que podamos volver a encontrarnos de una forma menos conflictiva.

Rápidamente liberé toda mi fuerza en ese ataque, dejando salir una brutal energía helada que comenzó a congelar tanto por fuera como por dentro al caballero de Aries, hasta que por el impacto del golpe salió arrojado fuera de la casa, realmente no pude ver donde cayó, o si seguía con vida, pero si de algo estaba seguro, es que no podría combatir por el resto de la guerra.

Uno no puede tener suficientes canciones (?):


-*Nota sus brazos congelados* Argh...gasté bastantes energías para ese ataque, tendré que esperar un poco antes de volver a pelear.


Me recosté en un pilar mientras meditaba de la pelea , mi cuerpo estaba algo cansado, quizás podría pelear, pero probablemente moriría si lo hacía, o al menos eso pensaba, pues eventualmente empecé a sentir como la energía de Poseidón iba restaurando mis fuerzas poco a poco.

Me quedé expectante a ver qué era lo que proseguía, y después de una o 2 horas, pude ver que estaba llegando alguien por el camino que daba a la casa de Piscis. Supuse de quienes se trataban, y no eran nada más ni nada menos que Tenma acompañado de otros caballeros sobrevivientes del conflicto.

Todos me vieron concentrados, se sentían intimidados pues había regenerado gran parte de mis fuerzas, sin mencionar que no ver ningún rastro del caballero dorado en el lugar solo provocaba dudas en los rivales, pero podía ver en sus ojos que a pesar de eso, estaban decididos a pelear.

- ...Pueden pasar, no me obstruiré en su camino, ya muchas vidas se han perdido, aun si peleo con ustedes el resultado sería el mismo, se irían con la estatuilla y solo habrían más muertos de forma innecesaria. Tenma, te reconozco que hallas llegado tan lejos, sabía que tenías gran potencial, pero a pesar de todo no podré cumplir mi promesa en ayudar a los de plata y bronce, pero al menos me alegra que tu podrás escapar de aquí, espero que no seas el único...hasta pronto caballeros, creo que nos encontraremos pronto en el futuro.

Simplemente me quedé recostado en el pilar viendo como los caballeros se retiraban, supongo que al parecer comprendieron mi punto. Comencé a bajar las casas doradas después de unos minutos de que ellos avanzaran, quería ver como había proseguido la situación o si alguien ocupaba de mi ayuda, pero el ver en el camino tantas víctimas de la guerra me provocaban bastante incomodidad, todo ese conflicto había provocado tantas muertes, y lo que más me temía, es que estaba lejos de ser el ultimo.
avatar
Kevin de Kraken
General Marino

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 14/02/2014
Localización : En el mar, porque la vida es más sabrosa

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de los pilares

Mensaje por Florence de Wyvern el Mar Oct 14, 2014 12:22 am

Canción:
Varios hombres se encontraban caminando entre el santuario, todos lo hacían entre las sombras y se movían de forma sigilosa, y al parecer eran dirigidos por una mujer de cabellos largos y blancos, quien se detuvo unos momentos y por lo tanto, todos los que la seguían lo hicieron igual, era nada más ni nada menos que la jueza de Wyvern

-Espectros, nos dividiremos en 2 grupos para atacar a nuestros enemigos sin piedad, no habrá quien se nos opongan, acaben con quién sea necesario. ¿Entendieron el plan?

Todos asintieron...bueno, todos menos uno, uno de muy curiosa actitud y peinado. El hombre solo hizo un sonido chasqueando su lengua, y solo rió un poco entre dientes, y entonces se acercó personalmente a la jueza y dirigió su palabra.

-¿A eso se le puede llamar plan jueza? No solo puede poner la mesa, hay aperitivos y platillos que colocar ¿Y en qué orden los irá a acomodar? En un "plan" hay muchos detalles como puede ver, por lo que su "plan" es algo que no puedo creer.

-No me interesa tu opinión estrella de la derrota, y no creo que nadie lo haga, no sé ni si quiera como es que te dejaron venir aquí, pero si te puedo asegurar es que si vuelves a decir una de tus molestas rimas, te mataré aquí mismo...¿Te parece ese plan?

-...(Levanta el pulgar en aprobación)


-Eso pensé...¡Adelante!

El grupo de la jueza salió saltando a distintos lugares para su respectiva locación. El otro grupo estuvo a punto de hacer lo mismo, pero aquel espectro que fue callado, los detuvo con un movimiento de mano. A pesar de ser alguien conocido por ser un enfermo mental en el inframundo y difícilmente tomado en serio, algo que se reconocía era su fortaleza cuando se proponía algo.

-Creo que no vale la pena por culpa de una ignorante morir, así que escúchenme si quieren sobrevivir, pues lejos de ir todos uno a uno a matarnos, es mejor si muy bien podemos organizarnos... No sé si resulte más lento, pero será más divertido el tormento.


Los espectros lo pensaron un momento, hubo unos que mejor se fueron a la casa de virgo a ver qué hacían, digo, ¿qué es lo peor que podría pasar? pero hubo uno que otro que se quedó discutiendo con Florence sobre el susodicho plan...

Casa de Capricornio. Horas después de lo antes acontecido

-Hmp, ese rival fue difícil, pero no lo suficiente, es hora de seguir a los demás...

-¿Tan pronto planea retirarse? ¿El té no queda a tomarse?


Y a pesar de que no podía ser una frase literal, en serio llegó el espectro con una tasita que decía "Troll #1" mientras se acercaba de forma confiada al caballero de Capricornio. Este se quedó sorprendido ante su presencia, ¿Que hacía un guerrero del inframundo en esta guerra?

-¿Qué haces aquí espectro? Lárgate antes de que sientas mi furia, no estoy de humor para tratar con escorias como tu

-¿Tan rápido quiere sacarme? Ni si quiera he podido presentarme. Florence de Troll es mi nombre, y lo digo primero porque usted no se ve como un caballeroso hombre.


-Te doy 3 segundos...

-uno dos tres sigo aquí, ¿Puede decirme a que castigo accedí?


- (se acomoda sus lentes) A regresar al infierno de donde viniste escoria


Canción:



El hombre rápidamente corrió a toda velocidad a atacar al espectro con solo su mano, sin embargo, Florence al saber que no era algo bueno se flexionó sus rodillas para atrás y agacharse de una forma muy conocida por los jóvenes...¿Como le dicen? Oh claro, la matrix, cortando solo un pedacito de cabello del Troll, pero este prosiguió a dar un saltó para atrás y caer de puntitas sosteniéndose solo con su pierna derecha.

-¿Acaso así son todos los dorados? ¿Una bola de amargados? bueno supongo que la guerra por segunda vez están perdiendo, es obvio que no van a estar riendo.

El caballero dorado de Capricornio era alguien listo, sin embargo, no podía evitar desesperarse no solo ante la actitud del espectro, sino que mientras tenía esta pelea innecesaria, sus compañeros seguro lo necesitaban, pues el tramo que quedaba no era tan largo ya, pero no por eso sería menos fácil.

-¿A qué se debe tanta prisa? Ya sabes que tus amigos caerán ante la más pequeñas de las brisas, mejor déjalos morir, y quédate conmigo a reír.

-"Rayos...sigo cansado del combate anterior, y por este tipo no puedo ayudar a los demas..."¡Eres solo una sabandija! ¡Muévete!


Una vez más, el caballero empuño su mano como espada para cortar al espectro, y este solo esquivaba con agraciados y extraños movimientos, incluso en una de esos casos logró pararse sobra la mano del guerrero, sacarle la lengua y proseguir a saltar de vuelta al suelo para evitar otro golpe, pero en medio del aire, canalizó una técnica en su dedo índice.

-Pew, pew pew pew pew

El espectro comenzó a disparar muchos "Rayitos" de su dedo. Algunos impactaron en el caballero dorado porque no logró prevenir la técnica, siendo más específicos en el pecho y otro cerca del cuello. Florence solo rió al ver esto, pero rió demasiado rápido al recibir un fuerte codazo en el estomago por parte de Capricornio, y luego una patada que lo impactó de lleno en la pared.

-Auch, eso fue innecesario, no cabe duda que eres un fuerte adversario.

-Te dije que te fueras espectro, pero no hiciste caso, ahora acabaré contigo de una vez por todas. ¿Unas últimas palabras?

-Solo tengo algo que decir, y es que muy directito a la chin... te puedes ir (Chasquea los dedos)


Ese sonido solo representó la perdición del caballero de Capricornio, pues varios otros espectros llegaron al rescate de Florence y sostuvieron al enemigo de los brazos y piernas a como pudieron, imposibilitándole el movimiento.

-Oh, debí decirte que esos golpes dejé que me conectaras, pues así pude lograr que te confiaras, y ahora bajo mi merced estás, estate listo pues con este ataque irreconocible quedarás. ¡Siempre un paso adelante! MUERE CON LA DESTRUCCION TROLLEANTE!


Primero el espectro comenzó a girar repetidas veces su brazo, luego lo "recargó" como si fuese una escopeta, y prosiguió a hacer sus movimientos respectivos a su constelación, para luego disparar un enorme ataque manifestado como un gigantesco puño. Los espectros lograron quitarse en el último segundo para asegurarse que Saruhiko recibiera el ataque de lleno, y vaya que fue un ataque, pues sintió como sus huesos se rompían...pero eso no era todo, el ataque anterior del espectro, logró que el dolor se amplificara mucho, pero mucho más el dolor, dejando salir un desgarrador grito que se escucho quizás en todo el santuario.

-(Ve que su hombro queda dislocado y lo empieza a mover como si fuese un juguete) Les dije que el plan iba a funcionar, ahora creo que de otros dorados nos podemos encargar...¿eh?

¿Eh? si, era lo que podía describir el espectro al ver como de los escombros en donde estaba el caballero de Capricornio, salía con su cosmo emanando al máximo y completamente indignado sobre las jugarretas sucias del espectro, y comenzó a abrir un portal detrás de él que comenzó a dejar salir un montón de armas filosas hechas de su propio cosmo

-Bueno parece que no te has rendido, me sorprende de hecho que sigas en tu sentido...oh bueno, supongo que si tu sufrimiento quieres empeorar, ese destino libre eres de tomar...(le brillan los ojos de color rojo y se le empiezan a marcar venas en el rostro)

El espectro salió corriendo en contra del caballero de Capricornio, mientras este lo esperaba con su poderosa técnica, la situación se veía reñida...solo uno vivo saldría...¿quién sería acaso?....


















































































































Canción:

Al parecer la pelea había acabado, y una silueta comenzaba a salir de la casa mientras las estrellas formaban una constelación con carita feliz en el cielo...si, era un panorama hermoso para que el caballero de Capricornio pudiera reunirse con sus amigos, hablar de su experiencia y salvar a Athena con ellos... excepto por el hecho de que aquella silueta estaba haciendo un extraño movimiento con una especie de pelota...Si, la silueta no era nada más que Florence, y la pelota era la cabeza del caballero de capricornio, y por si fuera poco, los otros espectros que lo acompañaron también lo estaban siguiendo.

El espectro simplemente salió del lugar, y dio un chasquido de dedos con su brazo no dislocado...sin embargo nada paso, y volteó para atrás extrañado para volver a hacer el mismo movimiento con su mano, de forma que de manera algo indignada dio un pisotón en el suelo que hizo que la dañada casa de Capricornio empezara a derrumbarse, quedando al menos la mitad de la estructura, por lo que el Troll simplemente dio unos pasos para atrás algo sorprendido al ver que la profanación del templo le salió de forma más efectiva que lo pensada.

- ¿Ven los frutos que se logran usando la cabeza? (levanta la cabeza de Saruhiko para reafirmar el chiste, y luego la tira a los escombros) La cual por cierto espero que haya perdido esa terca jueza. Oh bueno, ya no queda nada por aquí hacer, ¿gustan a otra casa ir a checar en que nos podemos entretener? Digo, estoy lejos de estar cansado, de hecho de este olor a muerte estoy enamorado, SI, SI, MAS CABALLEROS QUIERO ANIQUILAR, LA DIVERSIÓN ACABA DE COMENZAR.

Los espectros solo rieron junto con el de Troll y se movieron de la zona bien organizados a buscar que más podrían encontrar. La guerra llegó a su final, muchos caballeros de bronce y plata que seguían a Athena fueron brutalmente asesinados y desmembrados mientras que en sus cadáveres había mensajes insultantes como "HAHAHAHA" o "Troll w/h". No cabía duda, esa noche pocos fueron los ganadores...pero si hubo uno, seguro fue el espectro de la mente retorcida.
avatar
Florence de Wyvern
Espectro


Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 28/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de los pilares

Mensaje por Bijaksana de Krisaor el Mar Oct 21, 2014 12:03 am

"Unas veces se gana, otras se pierde, pero esta vez no estoy dispuesto a perder"

yo solo quería ser popular(?):

El momento llegó, era inevitable la guerra estaba ahí en el santuario, Bijaksana aguardó paciente en la casa de Sagitario, a que todo ocurriese, sentía cosmos extinguiéndose, otros aumentando de estos el que más le sorprendió fue el de un santo de plata que había decidido luchar por Poseidón, ya lo conocía había luchado contra él en la primer guerra, sin duda había mejorado, de cierta forma el marino se sentía orgulloso de Gardna, otras batallas se libraban, no todas tan llamativas como la anteriormente citada, pero el general se sentía conforme al sentir que la batalla se estaba ganando principalmente cuando se enteró que la amazona de tauro había caído, lo más sorprendente fue el acto extraño de energía que se apoderó del lugar por unos segundos, fuese lo que fuese, parecía estar del lado de Poseidón, varios santos se acercaban Krisaor podía sentirlo pero no perdía su posición, sentado en pose de meditación a mitad del templo, concentrando su cosmos en su cuerpo.

"El momento antes de la guerra es el primer paso para decidir al ganador"

El momento llegó, todos entraron, muchos pasaban de largo y Bijaksana ni les volvía a ver, a los que principal atención prestaba era a aquellos santos de plata y bronce que decidieron apoyar a los dorados, no les culpaba, pero se sentía hasta cierto punto decepcionado por la decisión que habían tomado, sólo un dorado se quedó en el templo de sagitario, parecía un chico joven, un poco más que Bijaksana aunque este no pudiese confirmarlo, el general se puso en pie, y miró directo a aquel joven con armadura dorada, la cual poseía una especie de alas.

- Soy Bijaksana de Krisaor, espero no tener que enfrentarme a ti, pero no puedo dejarte andar por ahí si piensas levantar el puño contra Poseidón -

El chico lo miraba con ojos inocentes, parecía no querer ser participe de lo que sucedía en el lugar, el general marino no sabía si interpretarlo así, o si estar preparado para un ataque.

- Descuida, no quiero luchar, preferiría marcharme pacíficamente de vuelta a Asgard -

Bijaksana le creyó, se veía sincero así que bajó la guardia y asintió, esperando que el dorado se marhcarse, sin embargo una risa siniestra comenzó a emanar del mismo, y una explosión de cosmos hizo lo propio en el dorado, quién a gran velocidad se dirigió a Bijaksana asestándole un derechazo en el estómago, el marino no pudo evitar doblar su cuerpo, justo cuando un izquierdazo golpeó su rostro, cayó a un par de metros de Sagitario, mientras se levantaba poco a poco, el dorado reía.

- Increíble que te fíes de un enemigo en una guerra, eres tan iluso -

Decía entre risas, Bijaksana le observaba tranquilo, aún no perdía la calma, quizá no lo haría en toda la batalla, simplemente comenzó a liberar su cosmos tomando su lanza con fuerza ambos se miraban fijamente, el combate comenzaría y sería feroz, uno levantaba su puño para recuperar lo que creía suyo, y el otro para defender lo que ahora pertenecía a su dios.

- Dáskalos de Sagitario, ¡recuerda este nombre en el hades! -

Una nueva arremetida del dorado contra el marino se dio, pero esta vez el general estaba preparado, se agachó y con su lanza golpeo el pecho del dorado, la armadura sufrió algún daño pero el caballero parecía seguir intacto, en eso el marino se estiró y dio un cabezazo en la barbilla de Sagitario, este no pudo evitar caer, el impacto le había hecho empezar a sangrar, el marino dio un salto atrás para alejarse de su enemigo un poco, y poder leer bien sus movimientos.

- Kheiron's Light Impulse -

Gritó el dorado mientras extendía sus alas, Bijaksana comenzó a girar su lanza al ver lo que se avecinaba, una gran ráfaga de cosmos dorado, debía detenerla a como de lugar, no podía ser herido tan gravemente apenas al iniciar la batalla, utilizó su técnica Escudo de Poseidón, con la cual evitó que la ráfaga lo dañara sin embargo le hizo arrastrado un poco hacia atrás.
Bijaksana corrió hacia Dáskalos y apuntó a este con su lanza, ahora su técnica llamada La ira de Poseidón se dirigía a Sagitario, quién utilizaría de nueva cuenta su Kheiron's light impulse, a pesar de eso, Bijaksana logro cambiar la dirección de su ataque, rodeando a Dáskalos quién se percató rápidamente y se volvió recibiendo el golpe con sus antebrazos, cayó varios metros de espalda quedando al lado del general marino, quién no desaprovechó e intentó golpear con su lanza al dorado, el cual fue golpeado en el hombro, dañando así esa parte de su armadura, ahora el pecho, los antebrazos y el hombro derecho de la armadura de sagitario, estaban dañados pero no en demasía, el chico se levantó rápidamente y se ubico a una distancia prudente de su adversario, extendió ambos brazos y utilizó su técnica ofensiva Infinty Break, la cual hizo que de repente apareciesen miles de flechas en dirección a Bijaksana, el mismo intentó utilizar el escudo de poseidón, pero ya era demasiado tarde, fue golpeado por muchas de estas cayendo herido en el suelo, el marino comenzaba a Sangrar y el dorado tomaba la delantera, Bijaksana se levantó rápidamente y su rostro dibujó una leve sonrisa, estaba complacido al enfrentarse a un rival tan poderoso, pero no podía dejar las cosas así, era el momento de luchar enserio, se aceró con una velocidad impresionante a su enemigo y comenzó a utilizar su lanza relampagueante, golpeaba en muchos puntos a Dáskalos quién no había podido reaccionar ante la velocidad del ataque, varios puntos en la armadura dorada comenzaban a resquebrajarse, en otros puntos se ahuecaba, el dorado retrocedió con velocidad, aun la única herida que tenía era el cabezazo en su barbilla.

- Eres fuerte, lo que te haga luchar, si te hace más fuerte, no lo abandones -

Dáskalos sonrió ante las palabras de su contrincante, comenzó a elevar su comsos y se preparó para atacar, la lucha no podía continuar por mucho tiempo, ambos comenzaban a sentirse exhaustos el dorado hizo un movimiento extraño con las alas de la armadura, y creó un gran remolino, que comenzaba a destrozar gran parte del noveno templo del santuario, era su técnica Kheiron's Thyella, Bijaksana se descuidó y por intentar evitarla, no se percató de la parte del techo que se precipitaba hacia él, al parecer esa había sido la intención principal del dorado, el marino se dio cuenta tarde e intentó saltar, sin embargo el gran bloque de cemento impactó en su espalda y quedó bajo el mismo, herido y sin muchas posibilidades de continuar en batalla, el dorado no perdió tiempo y se puso a unos pasos de Krisaor, sacó su arco y flecha y apuntó a la cabeza de su rival, quién estaba tendido boca abajo y con el bloque de piedra sobre él.

- Fue una pelea interesante, pero hasta aquí, ¡Sagittarius!... -

Antes de que Dásk terminase su frase y liberara su ataque final, Bijaksana tomó la lanza y la clavó en el suelo, elevando su grito con fuerza.

- ¡Mascota del Mar! -

La velocidad de sus movimientos era sorprendente para el estado en el que se encontraba, antes de que el dorado terminase la frase todo ocurrió, simplemente hizo un gesto de intriga, y entonces sucedió, un gran dragón de mar salió del subsuelo, y golpeó a Dáskalos, llevándoselo en diagonal, el dragón lo hizo impactar con gran fuerza en el techo del templo, destrozando sus alas y gran parte de su armadura, dejándolo prácticamente desprotegido, desapareció de inmediato, dejándolo caer rápidamente, mientras iba en el aire se dio la vuelta poco a poco, y cayó de espaldas en el suelo, perdió por completo el aliento, luego la mascota del mar liberó a Bijaksana del bloque que le impedía moverse, el marino se acercó a su rival con la lanza en la mano, caminando con dificultad, el cansancio, los daños y el golpe en la espalda lo hacían cojear, se detuvo al estar al lado de su rival, y puso los picos de su lanza en el cuello del dorado, quién sangraba por la boca en gran medida, y miraba con ojos de desesperanza al defensor del pilar índico.

- Admito tu gran combate, te dejaré marchar, pero deberás irte por donde viniste -

Parecía increíble, el general pensaba perdonar la vida de Dáskalos, este no podía creerlo, y se disponía a aceptar, sin embargo su luz sería apagada un segundo después, los ojos de Bijaksana estaban perdidos, su mirada no daba a ningún lugar en específico, su lanza y su rostro se habían manchado de sangre, alguien había empujado su lanza, la mano izquierda de un santo... de un dorado, ¿cómo era posible? el marino se volteo lentamente, para observar el rostro de tan despiadado hombre, sus ojos eran extrañamente morados, su sonrisa era siniestra, a pesar de ser un santo estaba rodeado de un aura obscura...

- ¡Sin valor! como ibas a aceptar un trato como ese -

El nuevo personaje hablaba con el fallecido, Krisaor arrebató la lanza y se separó lentamente dando pasos hacia atrás...

- No creí... no creí que un dorado fuese capaz de algo así -

Aún no se lo creía lo que había sucedido era inexplicable para él.

- ¿De que hablas?  tu lo mataste, fue tu lanza, fuiste tu quien la puso en su cuello -

La mirada sombría y la sonrisa siniestra además de la voz perturbadora eran impactantes para el marino, quien no podía negar, que de cierto modo el dorado tenía razón, además no quería entrar en una discusión burda y sin sentido, Sagitario estaba muerto y ya no había nada que hacer, pero no podía evitar estar perplejo de lo ocurrido, no sabía que hacer, otro dorado estaba ahí, si se enfrentaba ahora mismo, estaba seguro de que perdería, estaba agotado, no podía más. Sin embargo el nuevo allegado se sentó arrecostado a un pilar del templo de sagitario...

- Odiaría matarte en ese estado, así que esperaré a que te recuperes -

El marino también tomó asiento, lo hizo en la misma posición que tenía antes del arribo de los santos al lugar, clavó su lanza a su derecha, ya la criatura de agua había desaparecido, comenzó a recuperarse poco a poco, el cosmos del dios de lo mares también se hizo presente, reponía rápidamente a Bijaksana, otra lucha estaba por librarse, pero el presente esperaría a que su rival se recuperase por completo para comenzar la contienda...
avatar
Bijaksana de Krisaor
General Marino

Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 24/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de los pilares

Mensaje por Invitado el Mar Oct 21, 2014 3:20 am

la batalla por el santuario habia empezado y mientras los dorados y los generales de poseidon junto con los caballeros de plata y bronce leales a un bando o a otro habia comenzado un feroz combate por parte de los caballeros leales a athena para recuperar su santuario , Pero lo que nadie noto era que habia otros invitados a la batalla los espectros de hades habian llegado tan bien para unirse a la batalla no apoyando a nimguno de los bandos sino tratando de eliminar a la conpetencia en el proceso entre ellos habia una que se destacaba por su fiereza en combate y por portar una de las sapuris mas inportantes dentro del ejercito de hades la sapuri de grifo , Era ni mas ni menos junto con su capitan encargada juzgar las almas de los humanos al final de su vida terrenal su nombre era korra de grifo estrella celeste de la nobleza , Se abrio camino por las 12 casas eliminamdo a cuanto caballero se encontraba sin mostrar la mas minima consideracion por ello luego de mucho andar logro llegar a la casa de picsis Afuera de ella habia varios santos de plata y bronce que hacian guardia Los reconocio como los santos de pavo loto y lagarlo los cuales se quedaron helados al ver a la juez esta los miro fijamente y estos iniciaron el ataque Sin perder mucho tienpo la juez del inframundo uso sus hilos cosmicos y los capturo a todos y para no hacerlos sufrir demasiado los estrujo hasta cortarlos en trosoz haciendo que solo quedaran unos pedazos de carne repletos de sangre en ese momento cuando se acerco adentro de la casa de picsis puedo sentir el cosmos de un caballero dorado que habia permanecido alli protegiendo su casa se presento como Dianthe de Piscis la juez del inframundo hablo

Despues de eliminar tanta basura era hora de algun reto digno de la juez encargada del tribunal del silencio cual es tu nombre me gustaria saber a aquien voy a mandar al otro mundo - dijo con una sonrisa en su rostro

Mi nombre es Dianthe de Piscis protectora de esta casa y por lo tanto debo aclararte que te encontrare la mas memorable de las muertes a manos de mis rosas - dijo la amazona dorada


escuchese este tema de fondo de la pelea


En aquel momento comenzo la pelea la amazona dorada ataco con sus Rosas Daga estas salieron disparadas contra su rival pero la general de grifo desvio el ataque con su marioneta cosmica por lo que no surtio efectos volvio a repetir el ataque pero canbiando de angulos con su agilidad una de las rosas le rozo el rostro y otra la pierna la jueza agarro su dedo y se lo paso por la herida para luego iniciar su ataque rapidamente se elevo del campo de batalla y comenzo a agitar sus alas creando vientos huracanados de increible potencia , La amazona dora no tardo en tratar de dañar su armadura por lo que ataco con sus rosas pirañas y este las desvio con su vientos huracanados la amazona se oculto en una densa niebla que era toxica por lo que pudo deducir y cuando pudo verla le lanzo sus Royal Demon Roses contra ella en ese mismo momento creo una red de hilos cosmicos que de una manera similar al plasma relanpago de aioria destrozaron las rosas y inpactaro sobre la amazona de picsis dejandola lastimada luego de eso aprovechando que aun no reaccionaba ataco con shinra tensei y un tornado negro se formo alrededor de la guerrera dorada que arrollo brutalmente justo cuando estaba saboreando su victoria una rosa salio de aquel tornado y se clavo en su corazon era la Rosa Sangrienta detuvo el tornado y picsis cayo y reia era un empate pues ambos moririan y hablo

has ganado pero no me mataste y tu en canbio moriras cuando esa rosa se ponga roja
- dijo levantandose debilmente la juez comenzo a sentirse como se le iba la vida hasta que pudo sentir el poderoso cosmos del juez wivern al ver la rosa clavada en el pecho de su conpañera y ver como se iba poniemdo cada vez mas roja actuo rapidamente y se la saco a tienpo pues solo faltaba un petalo lajuez de wivern dejo a 2 espectros a su cargo hasta quwe se recupera el espectro de de gusano y el de dulahan la juez la miro y levantandose se acerco a ella que estaba apoyada contra la pared y le hablo

deberia destrosarte por haberme tratado de darme muerte pero sere generosa no te dare el gusto de morir en mis manos sino en las de alguien inferior dulahan encargate ella usa tu mensajera de la muerte

en aquel momento el espectro de dulahan hiso uso de su tecnica


Luego de observar la muerte de la amazona dorada a manos de la tecnica mensajera de la muerte de cdulahan se sintio con fuersas para reagrupar a su division por lo que se dirigio hacia afuera de la casa pero antes puedo percibir un cosmos siniestro y oscuro luego de eso pasaron unas horas mas y decidio regresar junto con su division al tribunal del silencio pues su subordinada kaileena debe de estar recibiendo muchos de los caidos

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de los pilares

Mensaje por Saga de Géminis el Jue Oct 23, 2014 3:43 pm

La noche decisiva habia llegado. Los santos dorados, dioses guerreros y santos aliados se lanzaban al combate. El primer frente lo controlaban los soldados de Poseidon quienes a pesar de no poder ni inquietar a un santo de oro si podian entretener a los santos de mas bajo rango. La mayoria continuo su camino hasta llegar a la casa de Aries donde el dorado de aquella constelacion y tal vez algun otro santo se quedaria, lo mismo ocurriria en la casa de tauro y la siguiente seria la casa de geminis.

Todos llegaron corriendo a la explanada frente al tercer templo y siguieron hasta la entrada pero Saga caminaria lentamente en lo que se supone seria su territorio si las cosas fueran normales pero ahora solo era un invasor reclamando tierras enemigas.
El geminiano sonrio y hablo hacia los aliados
-hay varios enemigos aqui sin embargo yo me ocupare de todos asi que sigan adelante que nisiquiera los notaran-
El geminiano incendio su cosmos y se dedico a practicar uno de sus artes caracteristicos, la ilusion. Pronto la vision de los enemigos quedo en negro mientras los aliados pasaban la casa de geminis sin siquiera notarlos.

Una vez que los aliados se fueron, los enemigos recuperaron la vista y sin poder ya alcanzar a quienes ya habian pasado por esa casa se centrarian en quien esperaba en la explanada. En un instante Saga se encontraba rodeado de santos de bronce, no se esforzo en adivinar que constelaciones los protegian pero si en advertir.
-hacen falta mas que un triste puñado de santos de bronce para siquiera hacerme sudar-
El tono burlon de Saga incito el ataque de los de bronce que se lanzaron con todo sobre el dorado pero a mitad de sus ataque se detuvieron sorprendidos puesto que ya no estaban en la casa de geminis sino en el espacio.

-Ni siquiera me molestare en explicar EXPLOSION DE GALAXIAS!!!!!-

El demoledor ataque basto para dejar fuera de combate a sus rivales pero en ese momento cuatro santos de plata ya habian lanzado sus ataques al geminiano quien solo solto un bufido de molestia.
Con nada mas que sus manos desnudas y un fuerte cosmos detuvo los primeros dos ataques y los devolvio para que chocacen con los otros dos y aprovechando que la maniobra habia desconcentrado a los oponentes, Saga se lanzo sobre sus oponentes a la velocidad de la luz y conesferas de ken simplemente los elimino, los santos de plata solo caerian al suelo como si hubieran sido fulminados por un rayo.

El geminiano se coloco en medio de los caidos y se quito el yelmo dorado que portaba y con tono serio hablaria.

-Deberia estar furioso por esta afrenta, creen que con este patetico ejercito me detendrian? sin embargo sere misericordioso con ustedes que profanaron este templo que por derecho es mio. Podria matarlos a todos ahora pero los perdonare si me prometen obediencia, le han fallado a Athena y ahora a Poseidon, soy el unico camino que les queda, piensenlo-

Saga miro al cielo con una sonrisa de suficiencia.
avatar
Saga de Géminis
Estrellas terrestres

Mensajes : 147
Fecha de inscripción : 03/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de los pilares

Mensaje por Tatenashi de Scylla el Sáb Oct 25, 2014 9:53 pm

Estanoche mi mision era cuidar la tercera casa zodiacal, la casa de geminis.
A esta altura de la noche la invasion ya no era primicia, ya habian pasado las primeras dos casas y se encontraban cruzando la tercera casa. Mi vista se fue a ceros quiza por un ataque del enemigo pero gracias a la armadura de scylla tenia un arma para ver aun cuando mi vista fuera nula. Use la ecolocalizacion para saber quienes pasaban por la casa de geminis rumbo a la de cancer. En cuanto volvio mi vista mande a los santos a mi cargo a que atacaran al unico intruso que ahora esperaba fuera de mi templo. No fue sorpresa que los derrotara con facilidad asi que sali a su encuentro.
Alcance a oir solo la ultima parte y cordialmente le hable.
-Es cierto que han fallado pero espero que no seas tu quien piense castigarlos que solo nuestro dios puede hacerlo. Si te haz quedado aqui he de suponer que eres el santo de geminis y reclamas este templo, asi que un gusto, Soy Tatenashi y sere quien te detenga-
Sin esperar mas me lance contra el santo, en el camino encendi mi cosmos y de mi dedo indice derecho emergio el aguijon de la abeja el cual clave sin dudar en el pecho del santo

Sonrei satisfecha por mi ataque pero cuando alce la cara para ver el rostro del santo este tambien sonreia al tiempo que oia una voz tras de mi -mi nombre es Saga y me alegra que este templo se convierta en tu tumba-
Estaba pensando en el hecho de que me habia engañado cuando note que todo se habia tornado negro y la voz del santo que se hacia llamar Saga resono de nuevo.
-Eso fue demasiado apresurado, sufre tu debilidad EXPLOSION DE GALAXIAS-
de pronto una serie de estrellas y planetas aparecieron y en instante se lanzaron hacia mi. El asombro ante tal escena me hizo muy dificil el esquivar el ataque asi que solo cruce los brazos y trate de repeler el mayor daño posible pero el ataque me lanzaria y caeria un par de metros atras de mi posicion original.
Me levante con dificultad, ese ataque habia causado mas daño del que esperaba y mienstras me incorporaba vi como aquel santo se acercaba a mi con paso lento a la vez que podia ver como se iluminaba con un resplandor dorado.
-No tengo tiempo de jugar contigo, asi que lo mas misericordioso que puedo hacer es acabarte con el siguiente ataque-
continuo caminando hacia mi mientras alzaba su brazo derecho lentamente con cada paso que daba, era como si disfrutara el hecho de verme sin posibilidades y tratara de extender ese momento lo mas posible.

Me maldije a mi misma por la situacion en la que estaba, no es que no tuviera la fuerza para derrotarlo sino que habia dado un paso en falso y el aprovecho eso para golpearme con un camion, si tan solo hubiera acertado ese primer golpe...
Eso es! por que falle ese golpe? por que pudo pasar tanta gente por el templo de geminis? por que no pude esquivar su ataque? todo tenia la misma respuesta, eran mis ojos, de alguna manera el los habia podido engañar y esa manera eran las ilusiones, este tipo escondia sus ataques bajo ilusiones.
El ya se encontraba a unos cinco pasos de mi, debia hacer algo o me aplastaria con ese monstruoso cosmos que irradiaba. Rapidamente comence a elevar mi cosmos y libere de nuevo mi aguijon
-Crees que aun puedes hacer algo? me agrada que aun tengas ese espiritu pero esto lo gane hace tiempo-
poco a poco libere ondas sonicas que gracias a la ecolocalizacion me mostraron que ese santo frente a mi era una ilusion y el verdadero estaba tras de mi, asi que en un movimiento repentimo me lance hacia atras y clave mi aguijon en su pecho, esta vez habia acertado asi que aproveche y con las zarpas de oso le di dos fuertes golpes que lo lanzaron hacia atras con un gran daño.

Parecia que ambos estabamos igual de dañados pero el se levanto sin problemas aparentes
-Un poder digno de un general marino pero no basta, asi que terminemos esto-
volvio a caminar hacia mi, acaso era un monstruo? ya no podia con mi cuerpo ese ataque me habia dejado muy mal y no podia mas, pero de pronto se detuvo y miro al horizonte.
-Parece que alguien mas se unio a la fiesta, ya no tiene caso seguir peleando esto ya no ira a ningun lado.-
Sin decir mas frente a el aparecio un gran cuadro que mas bien parecia una puerta hacia un lugar oscuro y desaparecio en el, y yo? yo solo cerre los ojos y dormi con una sonrisa
avatar
Tatenashi de Scylla
General Marino

Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 24/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de los pilares

Mensaje por "Muerte lenta" el Miér Oct 29, 2014 9:05 pm

Luego de los preparativos y la organización puesta en marcha arribar a el santuario sería una sensación única, para muchos quizá, pero no para Muerte, no sentía la necesidad de defender el santuario, en realidad era algo que no le importaba, solo deseaba ver libre a Atenea y defenderla como debía hacerlo, el santuario en sí no le interesaba pero ya estaba ahí, al lado de sus 11 compañeros y algunos dioses guerreros, el plan era claro, cada uno acabaría con quién se topase en la casa que le correspondía del santuario, los dioses guerreros serían de respaldo, al igual que aquellos bronce y plata que deseasen unirse al lado de Atenea, el asedio comenzó, Shion se quedaría en la casa de Aries donde no parecía haber enemigo a su altura, en la siguiente Meiling sería la encargada pero esta vez el rival sería alguien más serio, un general marino, el primero al que se encontraban, muchos querían quedarse ahí, pero la orden era continuar después de todo ya aparecerían más, Shion les alcanzó en ese instante, pasando de la casa de Tauro también, al parecer no había nada capaz de detenerlo en el primer templo, para el tercero Saga sería quién se encargaría de todo, Muerte solo pensó en los pobres que enfrentarían a ese dorado, sabía que era poderoso y le guardaba respeto hasta cierto punto.

Llegaría el instante de arribar a la cuarta casa, el templo de cáncer, varios santos esperaban, los dorados y rebeldes contra Poseidón pasaron sin mirar atrás ni esperar una confirmación, sabían que "Muerte" no permitiría a nadie interferir, quién ahora tenía al frente a tres santos de plata y dos de bronce, Perseo, Unicornio, Oficuo, Osa Mayor y Liebre, respectivamente, el dorado nunca portaba su casco en su cabeza, solía mantenerlo en alguna de sus manos, mientras con la otra atacaba, o bien si necesitaba las dos dejaba el casco en el suelo pero nunca lo olvidaba, después de todo era un regalo de Atenea y no podía despreciarlo del todo, justo cuando dio un paso al frente Osa Mayor se lanzó al ataque, el dorado lo esquivó con una facilidad impresionante y acertó un golpe en su nuca dejándolo inconsciente, Unicornio lanzó una ráfaga de cosmos contra Cáncer sin embargo antes de ser alcanzado alguien detuvo el ataque, alguien se interpuso con su escudo, uno que parecía tener una chica extraña dibujada en el mismo, el caballero de Perseo habló a sus compañeros, aseguraba que era el momento de redimirse y que debían aceptar que ahora los dorados estaban ahí, todos asintieron, todos menos Oficuo quién mantenía su postura a favor del dios del mar, los demás levantaron a Osa Mayor y se marcharon de ahí, Muerte miraba divertido a quién se había mantenido de pie contra él.

- Interesante, pero ¡Te arrepentirás de tu decisión! -

Inmediatamente las ondas infernales de muerte les transportaron a el monte Yomotsu, Shaina pareció no importarse en ser transportada hasta ese lugar, atacó con furia a su rival, quién no se preocupo al saber que ese ataque no le haría nada, Shaina pasó como si Muerte no estuviese ahí, así que lo entendió, con un ataque físico no podría herirlo, debía atacarlo con cosmos, elevó su mano derecha y liberó su cosmos para atacar a Cáncer, la técnica de la chica era su "Garra de trueno" varios golpes eran con sus manos así que no afectaban al dorado, los otros eran verdaderas descargas eléctricas, a pesar de que si lo comenzaba a afectar el santo al servicio de Atenea no  parecía molestarse o preocuparse, por el contrario, es como si hubiese estado preparado para algo así, luego intentó derribar a la chica con su técnica de "mil almas en pena" pero Shaina se había adelantado con su piel de cobra, ocultándose entre los hoyos del  suelo de aquel terrorífico lugar, salió por detrás de "Muerte" y lo atacó con su técnica definitiva, varios rayos golpearon a Muerte y le causaron heridas, pero cuando ella estuvo a punto de acertar un golpe en el cuello para inyectarle veneno el tipo usó su velocidad para evitar ser alcanzado, agarró a la chica del cabello y la jaló hacia atrás, esta cayó en el piso, Muerte pisó con gran fuerza en su rostro rompiendo por completo la máscara de la misma y dejándola ensangrentada, luego acercó su mano derecha al rostro de ella y liberó un ken, la chica quedó fuera de combate, pero el santo la dejaría viva, quería que muriese poco a poco en aquel lugar, así que simplemente volvió al cuarto templo, cuando volvió pudo percibir como muchos cosmos se habían extinguido, al parecer la batalla se estaba perdiendo, pero no se quedaría de brazos cruzados, y avanzaría por Atenea, pasó por algunas casas vacías otras con muertes por doquier, la de Libra tenía un particular hoyo en el techo, era impresionante lo que se daba en el santuario, los marinos demostraban ser sumamente poderosos al acabar poco a poco con rebeldes, dorados y dioses guerreros...

Arribó a la novena casa, el Templo de Sagitario, antes de entrar observó la batalla que se estaba librando en ese escenario un marino que portaba una lanza de dos picos, uno más corto que otro en ese preciso instante quedó atrapado bajo una roca, al parecer Dáskalos tenía la batalla ganada, pero la voluntad de Crisaor no se detendría ahí, clavó su lanza en el suelo y un gran dragón se manifestó llevándose en banda al alado, luego de pegarlo en el techo y destrozar su armadura este caería acabado, al quedar tumbado en el suelo empezaría a sangrar por la boca, "muerte" entendió que su compañero estaba acabado, sin embargo, Bijaksana se detuvo e intentó negociar con él, oferta que Sagitario parecía estar a punto de aceptar, hasta que "Muerte Lenta" ingresó de manera veloz e impulsó con su mano izquierda la lanza en el cuello de Dáskalos acabando así con el mismo, el Hindú se sorprendió el diálogo se hizo presente, Muerte cedió tiempo al joven para recuperarse, no podía enfrentarlo así, el servidor de Poseidón aceptó y comenzó a recuperarse con su cosmos y con el de Poseidón...

Pasó casi una hora, entonces la recuperación estaba completa Bijaksana se levantó, "muerte" hizo lo propio de su lado, ahora estaban frente a frente con un cadáver en el suelo del templo, Crisaor sin esperar más se puso en guardia, pero hizo una pausa antes de comenzar...

- Antes de comenzar debo saber ¿Porqué no portas tu casco en la cabeza? -

- Eso no es importante, no cambiará el destino de la batalla -

Bijaksana no quiso comenzar una discusión innecesaria simplemente se quitó su casco para emparejar las cosas y lo arrojó lejos, "Muerte" no tomó importancia y comenzó con la batalla aprovechó el enfrentamiento anterior y comenzó a lanzar piedras a una velocidad impresionante a su rival, el mismo las detenía con su herramienta, pero no se percató que el santo de Atenea estaba ahora frente a él, sin esperar a que el dorado hiciese su movimiento el marino lanzó una patada a su rodilla, Cáncer la esquivó con facilidad, sin embargo con la lanza atacó el otro pie de "Muerte" ataque que no podía esquivar bien, o caería al suelo, el golpe dio en la rodilla derecha por su costado externo, pero antes de caer tomó el arma de su rival con la mano derecha y lo trajo hacia su cuerpo pero Bijaksana se despojó rápidamente de esta y dio una vuelta golpeó con su antebrazo la nuca del santo, quién dio unos pasos hacia al frente para evitar caer, agarro el arma de Crisaor como si la fuese a utilizar y sonrió siniestramente mientras volteaba a ver a su adversario, quién ya no estaba en el mismo lugar, estaba unos metros más a su derecha (izquierda de muerte) misma mano con la que ahora sostenía la lanza de dos picos, "Muerte" no lo sabía realmente y no podía afirmarlo, pues no había visto todo el combate anterior, pero sentía que sin esa lanza el combatiente no era muy eficaz, pero se equivocaría, el cosmos que emanaba de él era impresionante igual o mayor al de los dorados, su velocidad también lo era, se colocó al lado de "Muerte" y tomo la lanza, la jaló hacia abajo con ambas manos y con la derecha golpeó a Cáncer en el pecho, este soltó la lanza y Bijaksana volvía a tenerla en su poder, el hecho de la poca habilidad en combate cuerpo a cuerpo del santo le daba una ventaja a Crisaor, quién ya había entendido eso, no obstante había algo que le preocupaba...

"Si es un dorado y no es muy bueno cuerpo a cuerpo, no quiero presenciar su verdadera habilidad"

Muerte se alejó un par de metros, ya comprobó algo, Crisaor necesitaba de su lanza para combatir, en caso contrario hubiese esperado más antes de intentar recuperarla, El cosmos de "Muerte Lenta" comenzó a arder, la igualdad de poderes era sorprendente, Muerte apuntó con su mano y usó su técnica "Razón de locura" Bijaksana intentó cubrirse con su lanza, pero en realidad el ataque del santo iría directo a la mente y no al cuerpo, por lo que la defensa del marino fue inútil y cayó en los efectos de la técnica...

Pudo observar y sentir como si lo estuviese viviendo en carne propia como su padre abusaba de su hermana, el impulso de ayudarla, de socorrerla haría a su padre enfurecer y atacarlo dejándolo completamente lastimado y enviándolo al hospital, como un destello fugaz volvería a aquel maldito hogar, donde ahora su padre intentaba abusar de él, sería esta vez su madre quién se interpondría y acabaría asesinada, el intentó del padre continuó, pero antes de que lograse algo, lo vio salir expedido hacia atrás completamente acabado, había sido testigo de la muerte de todos sus familiares a excepción de la de su hermana, quién se había suicidado mientras él continuaba en el hospital, luego sufriría el dolor y el tormento de ver el líquido que cambiaría el color de sus ojos y su visión del mundo...

Bijaksana estaba tirado en el suelo, estaba herido y sangrando, "Muerte Lenta" había aprovechado la ilusión extrema para golpearlo, sin embargo el marino se reincorporaría poco a poco...

- Así que esa es la razón... de verdad lo siento, creo que eres alguien que merece otra oportunidad, pero no puedo dejar que atentes contra mi dios -

Bijaksana parecía sincero, no... no solo parecía lo era, no quería acabar con el dorado, no pensaba que era algo justo, por su lado "Muerte" solo reía, sentía tener el combate ganado pues había alejado por completo la lanza de Bijaksana mientras este estaba "hipnotizado"...

- Ahora estás perdido -

Muerte, se preparó para atacar de nuevo, pero entonces sería sorprendido, Bijaksana llamó a su lanza únicamente con extender su brazo y elevar un poco su cosmos al parecer el plan de Cáncer, aunque bueno, no había sido suficiente, el marino cargó cosmos en su lanza y un rayo salió despedido hacia muerte, no era un ataque muy rápido pero aunque el dorado intentaba evitarlo este lo seguía, un movimiento en falso de Cáncer le haría ser golpeado por la ira de Poseidón, o al menos así le había llamado el marino, "Muerte Lenta" caería en el suelo herido por el golpe, mientras se levantaba poco a poco sentía como el dolor aumentaba.
Bijaksana se acercó a él rápidamente y su lanza comenzó a brillar, extremadamente veloz y certero utilizó su "Lanza Relampagueante" pero su enemigo ya estaba preparado, pues apenas se levantó extendió sus dos brazos, y justo cuando iba a ser alcanzado un escudo lo protegió al parecer era el escudo de Atenea, Muerte rió y se alejó un poco, luego utilizó su técnica "Mil almas en pena", levantó su mano derecha y un sin fin de almas se lanzó hacia Bijaksana, una tenía un brillo particular, el santo la reconoció como la de Dáskalos, al parecer su muerte estaba confirmada...

Bijaksana hizo girar su lanza y se defendió del ataque, aunque no pudo evitar escuchar los alaridos, los cuales le perturbarían y dejarían sordo por un momento...

"Es tan extraño, ¿como un dorado puede tener técnicas tan oscuras? debo apresurarme antes de que utilice su técnica final en mi"

La lanza fue clavada en el suelo, el gran dragón de mar salió del mismo su tamaño era impresionante era el doble de la que había salido contra Dáskalos, Cáncer sabía que debía actuar rápido, no quería ser otra victima de la mascota de Bijaksana. Levantó su mano opuesta a aquella en la que mantenía el casco y así manifestó sus ondas infernales, el siervo de Poseidón hizo a su criatura dirigirse a muerte, pero antes de que le alcanzara ya estaban en el Yomotsu, el General miraba extrañado el lugar, sabía que tenía el combate perdido si no entendía rápido lo que sucedía, miró como su cuerpo era traslúcido y el de su rival completamente tangible, entonces comprendió rápidamente la única manera de dañarlo sería con cosmos, el dorado se encontraba algo pensativo, no encontraba el cuerpo de su anterior víctima por ningún lado, supuso que o bien había logrado escapar o bien los espectros se habían encargado de ella...

Krisaor ejecutó una vez más su técnica "La ira de Poseidón" contra Muerte, el dorado intentó evitarla de nuevo, se movía constantemente hacia la derecha, o en círculos, lo hizo hasta utilizar su velocidad para quedar detrás de Bijaksana antes de que este se diese cuenta, elevó su cosmos y lo pasó a su casco, el mismo que envió con una fuerza increíble hacia su oponente, pero no pudo evitar ser golpeado por el rayo de la Lanza bidente de aquel soldado fiel al dios de los mares... Mientras el casco dio de lleno en la cabeza de Bijaksana, el rayo golpeó a Muerte en el mismo punto que lo había hecho la primera vez, ahora ambos se encontraban tendidos en el suelo inconscientes...

Al pasar cerca de media hora, Muerte comenzó a abrir sus ojos y volver en sí, quedó sentado observando a Bijaksana, quien aún permanecía tirado en el suelo, el dorado se acercó y tomó su casco con una mano, con la otra tomó de alguna manera el alma del General, solo "Muerte" conocía su técnica a la perfección, así que sólo él entendía como podía hacer algo así, se marchó de inmediato al templo de sagitario, devolvió el alma al cuerpo de su adversario y se marchó del lugar, se unió con los dorados que quedaban vivos y todos se devolvieron a tierras Asgardianas... Algunos se percataron de lo que hizo Cáncer, pero solo un dorado se atrevió a cuestionarlo...

- ¿Porqué hiciste eso? pudiste ser el único en matar a un marino y lo desaprovechaste... -

Muerte se mantuvo en silencio y únicamente le miró con odio, luego sonrió y se adentró en el bosque de Asgard, debía entrenar, no quería volver a ser parte de "un empate"...
avatar
"Muerte lenta"
Santo de Oro


Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 09/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de los pilares

Mensaje por Dégel. el Lun Nov 03, 2014 12:32 am

Ambientación:

La casa de Acuario, faltaba poco para llegar, las luces de las estrellas se mostraban en el firmamento y el reloj apagaba las llamas azuladas de capricornio  para pasar a la llama del cántaro, Se quedo relegado en el grupo porque sabía que era su turno. Turno de morir o de vivir. La presencia de un marino que poseía un cosmos similar se sentía cercano. El aire gélido se sentía en el aire. Más sintió estar sorprendido al sentir un cosmos conocido acercándose.
— ¡Dégel!  ¡No entres en la casa de acuario para pelear!- Grito una silueta conocida que al salir de las sombras venia siguiéndole, y allí a la luz de la noche se mostro. –Déjame a mí a este, sigue tú, debemos rescatar a Athena. Ándate. —Era Shion de Aries quien tuvo una batalla bastante sencilla en la primera casa.
—Shion, no puedo permitir eso. Yo soy el dueño de esta casa, es mi deber hacerla respetar. —Contesto Dégel quien mirando a Shion señalaba la casa de Acuario.
—Créeme, Dégel cuando te digo que a este le conozco. Por favor confía en mí.
—Es la única vez que jugare con tus reglas Shion, pero por favor síguenos cuando termines.
—Así será. —Shion pasó al frente adelantándose al grupo, para enfrentar al general que le esperaba.
—Dégel apresúrate. —Le hablo Astryd quien le acompañaba, la diosa guerrera —El tiempo se acaba.
La entrada mostraba en el atrio la escultura de una vasija, demostrando que habían llegado al lugar predestinado. En lugar observo de reojo al general pasando de largo junto a otros, quiso quedarse, sus pies pesaban en ese lugar, como si hubiese llegado a casa, allí su armadura brillo con fulgor natural en aquel templo. Lo miro recorriendo con sus ojos todo el lugar y algo de nostalgia broto de su alma, sus lágrimas se hicieron evidentes.
Cerro sus ojos y de tras sintió como el cosmos de una cruenta batalla comenzaba a formarse. Pero por quedarse relegados cuando subían a la casa de Piscis uno de los caballeros rebeldes a Poseidón, plateado que se unió a los dorados, fue a empalado por el brazo de un espectro alado que cayó del cielo produciendo un cráter y levantando escombros por doquier.
Era una mujer que vestía el ropaje de una sapuris.
— ¡Astryd cúbrete! —grito Dégel mientras cubría a Astryd entre entres sus brazos —¡Corre salva tu vida!
— En este mismo momento los matare a todos —Dijo el espectro.
— ¡Dégel no! No lo hare prometimos luchar juntos. —Contesto a Astryd
—Márchate, mi momento ha llegado. Ayuda a los demás.
Astryd mirando atrás y soltando la mano del Santo sin querer despegarse se retiro de él.
—Promete volver, promételo
—Lo prometo —Cerrando los ojos, lanzo un puño al espectro quien esquivo el ataque aun con el santo atravesado por su brazo. Pero en realidad aquello era para que Astryd cruzara.
—Como lo dijo la Señorita Pandora, los santos han regresado. —Dijo el espectro riéndose de forma sínica.
El caballero de plata aun observaba vivo como la mano del espectro le había atravesado desde la espalda, su boca vomito sangre al instante y sus ojos abiertos como platos no podían creer lo que observaban.
—Yo uno de los tres jueces del infierno, Moira de Wyvern, la Estrella Celeste de la Furia te matare —Hablo el espectro.
—De… De… —Hablo el santo plateado mientras extendía la mano hacia el dorado. —Salva a Athena.
—Cállate inútil —Hablaba la Juez mientras la sangre del santo plateado caía por su brazo hasta hacer un charco en el suelo y esta bajaba lentamente por las escaleras.
Dégel abrió sus ojos bajo la máscara que oscurecía su rostro al ver tan macabro hecho, mirada que fue transformándose en una fuente llena de ira.
Aquel espectro saco su mano del cuerpo ya muerto del Santo, quien cayó rodando a los pies del Santo dorado. El brazo de Moira mostraba el brillo rojo de la sangre a la luz de la luna.
Dégel a la velocidad de la luz, invoco una orbe de cristales de hielo en la palma de su mano, la elevo al aire y arrojo en un solo golpe toda su furia al demonio que se levantaba ante él.
— ¡Polvo de Diamantes! —Grito Dégel, el rayo helado alcanzo Wyvern congelándole por completo y encerrándole todo su cuerpo en hielo macizo. El hielo se escuchaba crujir mientras ascendía hacia arriba formando una figura geométrica irregular alrededor de Moira.
Degel tomo el cuerpo del plateado, lo coloco a un lado y cerro sus ojos. Se quito su capa y lo cubrió con ella. Luego comenzó nuevamente a crujir el hielo a sus espaldas.
— Es una simple capa de Hielo. Esto no es nada para… ¡El rugido de Wyvern! —Dijo el espectro reventando el hielo en mil pedazos y liberándose al instante. —¿Una bolita? Una bolita de nieve,  el frio en forma de bolita. Ya veo.
—Tsk… —Se giro Degel rechinando sus dientes, preso de la impotencia al ver que aquello no produjo efecto alguno. «Quebró el Hielo con un solo rugido» Pensó el dorado. «Debo pensar en algo, la estrategia es más fuerte que una técnica, si es por fuerza me ganara»
—Gracias por refrescarme Acuario.
—Eres demasiado arrogante y quizás eso te lleve a tu derrota.
—Bien, ya perdí tiempo contigo, es momento de buscar a tu amiguita y darle muerte. Ahora es cuando mi parte en la guerra santa empieza.
—O quizás sin haber comenzado termina con tu despojos congelado disperso por todas partes. ¡Polvo de Diamantes! —Grito Dégel haciendo la misma invocación, concentrando en su mano derecha el poder de su cosmos en una esfera de luz azulada y arrojándosela a Moira.  
—Eso ya no servirá conmigo, ¡que el Rugido de Wyvern te destroce! ¡Rugido de Avaricia! —Grito el espectro provocando ondas que viajaban en el ambiente.
Pronto los dos cosmos chocaron, destrozando las estructuras en las escaleras. Y dejando los brazos congelados de Wyvern quien se libera fácilmente de su estado. Pero Dégel queda aturdido por el impacto recibido.
—Tu frio no basta. —Rio a carcajadas la mujer.
—No estés tan segura de eso. —Contesto Dégel riéndose de medio lado. —Solo alcanzado el cero absoluto basta para que tocando ciertas partes o puntos débiles de tu ataque repetido destroce tu armadura.
— ¿Cómo? Mi armadura —Se observo la armadura mas no vio fisura en ella. —Estás loco mi armadura esta…
—Estará destrozada —Al instante ciertos puntos vitales comenzaron a agrietarse en la sapuris brotando hielo de ellos.
— ¿Pero qué demonios pasa aquí? ¿Cómo puede ser posible?
—Sencillo es ciencia.
— ¿Ciencia?
—Al propagar el aire frio en tus puntos débiles puedo llegar a tocarte con él, es allí donde llegando al cero absoluto congelo a merced. El agua se congela a cero grados centígrados, el alcohol a catorce grados bajo cero, las armaduras también se congelan a cierta temperatura. Y antes de llegar a los doscientos grados bajo cero existe un punto donde tu vestidura cede y empieza a agrietarse.
—Cállate niño sabelotodo.
—Ahora el que pierde su tiempo soy yo. Te derrotare para llegar con los míos, estas acabada. —Contesto Dégel concentrando su cosmos de hielo nuevamente en la palma de su mano.
—Que atrevimiento, ¿Crees que pasar a través de mis alas están fácil? Eso son solo rasguños para mí, miserable insecto—Contesto el espectro. —Te tengo reservado un cataclismo Acuario. —Moira junto sus manos y aferrándose al suelo con sus piernas, abrió sus alas. — ¡Gran Precaución! —De aquellas manos salieron destellos incandescentes de una luz violeta que ilumino todo el lugar.
Degel no vio venir el intenso ataque de cosmos y recibiendo de lleno el golpe cayó al suelo haciendo un surco escaleras abajo, desprendiéndole de su mascara. Luego con el cabello sucio y algunos rasguños se levanto nuevamente.
—Con que el insecto no murió. —Dijo el espectro de Wyverm mirando por encima del hombro a su enemigo. —Está bien, te aplastare en un segundo. Has demorado mucho. ¡Te aplastare en mil pedazos!
— ¡Ejecución de Aurora! —Tras separar las piernas para lograr un buen equilibrio, junto ambas manos frente a su pecho con los dos brazos estirados en forma de urna, a continuación los eleva sobre su cabeza. A medida que su cosmos aumenta y el aire a su alrededor se enfría considerablemente, los brazos extendidos y unidos de esta manera toman la apariencia de un afora o urna de oro repleta de agua (símbolo de Acuario, fuente de la vida sostenida por Ganimedes), mientras la representación del signo de Acuario aparece apenas un palmo por encima del ejecutor de la técnica es cuando alcanza el pleno poder, el Santo de Acuario baja los brazos con las manos aun cruzadas hacia su oponente. La urna, apoyada esta vez en las manos del aura del aguador, emblema del signo de Acuario, reproduce finalmente sus movimientos, revelando poco a poco su contenido deslumbrante: las energías combinadas del Santo Dorado y la constelación. La Ejecución de Aurora inicia desde la boca de la propia urna, que lanza un río de Cosmos giratorio, que se fusiona con una tormenta de aire helado que brota de las manos del Santo. En el momento del impacto, la frialdad del aire es tal que los átomos en el cuerpo del objetivo y su armadura se ralentizan súbitamente hasta detenerse por completo, en una pérdida de energía tan brutal como para causar la destrucción total de la armadura de Wyvern.
El espectro voló por los aires cayendo al suelo sin su armadura.
—¿Pero qué ataque fue este? este no era el mismo de antes —Dijo Moira mientras quiso moverse pero no pudo. Cuando miro los ojos de Degel, el santo poseía una brillante luz que desprendía de estos, parecía estar conjurando algo y un cosmos amarillo se desprendía de su cuerpo.
— ¿Qué diablos estás haciendo dorado? —Contesto la Juez aletargándose en su movimiento mientras el hielo le cubría algunas partes. —Mi armadura fue congelada y destrozada. «Me estoy dejando vencer por un dorado» Pensó Wyvern con su orgullo herido y llena de rabia, mientras sus dientes rechinaban. — ¡Que humillación, no seré derrotada por alguien como tú. No como juez, No como espectro! ¡Rugido avaricioso!
Las ondas expansivas del espectro, partieron de un grito de su boca, detrás de ella la figura de un inmenso dragón cornamentado y con alas se dibuja desde su cosmos  con las fauces abiertas, las ondas llegaron nuevamente a Dégel y liberaron al espectro de las ataduras de hielo que la rodeaba. Hielo que se destrozo en mil pedazos. Dégel voló por los aires, impacto contra una columna de piedra la cual después se rompió y se le vino encima.
—Ya termine con él. Pero no tengo mi armadura. ¿Por qué no respondería a este último ataque? Me hubiese ganado. Ahora voy por la chica, se me paso. —Moira intento caminar para subir por las escaleras a la casa de Piscis, pero nuevamente aquellos puntos comenzaron a congelarse nuevamente. Se giro y observo que de las ruinas de la columna brotaba aun cosmos dorado.
—Mejor te hubieras dejado matar insecto. Eres demasiado fastidioso. Esta vez te arrancare el corazón.
—No si antes congelo el tuyo. Lo siento por ti. —La columna se congelo y se destrozo dando paso a un furioso guerrero dorado que con su mano en el aire señalaba el cielo. — ¿sabes por qué no te ataque? Porque quiero darte sepultura en este lugar. Con mi… ataúd… de… ¡Cristal!
—Te aplastare dora…— De repente Moria se toco pecho pero aquel lugar le dolía y no pudo respirar, todo se había detenido. Todo su cuerpo se fue congelando lentamente en un cubo de Hielo inmenso.
—Ni el más poderoso de tus ataques podrá agrietar este Ataúd. Conservare tu belleza en el. Al menos eso es lo que se puede salvar de ti. La vida termina algún día. Esta vez no fui yo.
Nuevamente el dorado comenzó a correr a la casa de Piscis, mientras Moira yacía en el hielo perpetuo con sus ojos cerrados y con su bello rostro dormida eternamente bajo el hielo que nadie rompería.
avatar
Dégel.
Nuevo


Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 22/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de los pilares

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.