Últimos temas
» Free Download Metaheuristics For Hard Optimization Pdf Viewe
Lun Oct 10, 2016 11:16 pm por ysbesyre

» Little Failure Gary Shteyngart Epub Format
Lun Oct 10, 2016 4:08 am por ysbesyre

» saint seiya la leyenda continua
Mar Dic 08, 2015 2:54 am por Invitado

» Central de misiones 3.0
Lun Nov 16, 2015 3:50 pm por Azor Ahai EUC

» Prologo -Capitulo 4- Actualmente
Lun Nov 16, 2015 3:27 pm por Azor Ahai EUC

» Registro de Avatar
Dom Nov 15, 2015 7:38 pm por Azor Ahai EUC

» Registro de Armaduras
Dom Nov 15, 2015 9:07 am por Azor Ahai EUC

» Censo octubre 2015
Dom Nov 15, 2015 9:05 am por Azor Ahai EUC

» Arrasando con la base enemiga (LIBRE)
Jue Oct 29, 2015 11:38 am por Hyperion de Ébano

» La efímera luz de la destrucción *Visto*(Privado: Saga)
Lun Oct 12, 2015 9:24 pm por Phebe el brillante

» La cruz en tu camino
Jue Sep 10, 2015 9:48 pm por Jerico de cruz del sur

» Austenland {Cambio de botón - Elite}
Lun Ago 31, 2015 10:39 pm por Invitado

» llega un nuevo Santo de bronce
Miér Ago 26, 2015 11:11 pm por Ryuko de Pegaso

» Game Threads → Garuda.
Sáb Ago 22, 2015 10:34 am por Suikyo de Garuda

» Y por si fuera poco ahora son dos ( Capricornio y Sagitario)
Vie Ago 21, 2015 10:46 am por Hikari de Cuervo

historia
HISTORIA
Li Europan lingues es membres del sam familie. Lor separat existentie es un myth. Por scientie, musica, sport etc, litot Europa usa li sam vocabular.

Li lingues differe solmen in li grammatica, li pronunciation e li plu commun vocabules. Omnicos directe al desirabilite de un nov lingua franca: On refusa continuar payar custosi traductores.
Administracion
Nombre Apellido
Nombre Apellido
Nombre Apellido

«Decidiendo el destino del mundo (Titanes)»

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

«Decidiendo el destino del mundo (Titanes)»

Mensaje por Hyperion de Ébano el Vie Abr 17, 2015 10:53 am

«..Je... Son como niños traviesos. ¿Hasta cuando dejarán de jugar?..»

-MUSICA-

Caminando sobre la congelada superficie de uno de los territorios más inhóspitos de todo el planeta, un alto hombre bronceado de largo cabello negro y una imponente armadura de matiz oscuro se paseaba por los alrededores como si fuera algo sumamente normal. No importaba la temperatura a muchos grados bajo cero que allí podía sentirse, o que indumentaria y cabello se cubrieran de la misma espesa capa de nieve que se precipitaba sobre el gélido piso. Después de todo ¿Por que habría de quejarse del frío si aquel lugar era una bendición a comparación de los verdaderamente helados confines del nivel más profundo del inframundo? Cualquier lugar en la tierra era mejor a eso.

«.. No me he dado mucho tiempo para hablar con ellos desde que llegamos aquí. Me gustaría saber cual es su opinión respecto a estos seres conocidos como mortales. Se que acabaremos con quien nos estorbe pero... ¿Y los demás? ¿También habremos de eliminarlos? ¿O acaso no merecemos ser venerados por estas criaturas inferiores así como los Dioses lo han sido en nuestra larga ausencia? Somos más que ellos después de todo, tiene sentido que los humanos se den cuenta de ello.»

Meditando el mismo el futuro de la humanidad, Hyperion daba vueltas por el largo continente antártico para pensar en un lugar donde el constante ruido de la sociedad no lo molestara. Pudo haber permanecido en el laberinto de su hermano más poderoso, pero estar tan cerca del santuario también le provocaba ansiedad de bajar de allí y hacerle frente a Athena de una vez por todas, para así poder ver la reacción de los mortales cuando se vieran despojados de su Diosa. ¿Se rendirían? ¿Se entregarían a una infructuosa venganza? Deseaba saber.

«..En fin... creo que ya estuve solo el tiempo suficiente. Veré si alguno de ellos no está tan ocupado como para venir a conversar un rato..»

Elevando su cosmos a un nivel devastador, la sola aura que Hyperion despedía fue suficiente para cuartear en pedazos varios kilómetros a la redonda el hielo donde se encontraba de pie. Aunque los mortales hubieran sentido ese súbito poder, dudaba verlos en un lugar tan desolado como lo era ese. Por otro lado, confiaba en que despertaría la curiosidad de sus hermanos para que fueran allí a ver que quería. Y en caso que todos estuvieran ocupados, simplemente iría a seguir haciéndose de más seguidores, a pesar que estos no creyeran en el y solo eran personas que harían lo que fuera para permanecer con vida.
avatar
Hyperion de Ébano
Titanes

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 13/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: «Decidiendo el destino del mundo (Titanes)»

Mensaje por Coeos del Relámpago Negro el Dom Abr 19, 2015 1:51 pm

El titan apareceria en ese paraje donde la vida era nula a simple vista, el blanco bañaba aquellas tierra aridas hasta donde alcanzaba la vista.

Coeos, enfundado en su souma la cual presentaba minimos daños en las palmas, la espinilla derecha y el costado izquierdo, anduvo por la inhospita tierra caminando sin rumbo, saboreando solo la miel de aquella batalla que habia tenido hace solo unos minutos.

Treinta minutos despues el titan desaparecio del lugar y aparecio frente a Hyperion, no hizo una reverencia ni saludo, se encontraba frente a un igual y no habia necesidad de eso.

-Que es aquello que necesitas para provocar este alboroto? No debes subestimar ni a los Cronidas ni a los humanos, lo hemos hecho antes y por eso hemos pagado una larga condena en el tartaro. Pero cuentame hermano que es aquello que te aqueja y que reclama nuestra presencia-

Coeos, a pesar de ser un guerrero, titulo con el cual se autoproclamaba, era uno de los titanes mas sabios, aquel que pensaba antes de actuar. Tal vez solo Coeos veia en el hombre a su mas grande rival y a quien menospreciaba era a los dioses olimpicos, pues creia que despues de tanto tiempo al poder, estos confiaban mas de su titulo que de su fuerza.
avatar
Coeos del Relámpago Negro
Titanes

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 20/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: «Decidiendo el destino del mundo (Titanes)»

Mensaje por Hyperion de Ébano el Lun Abr 20, 2015 5:38 pm

-Coeos.

Mencionó el nombre del recién llegado en voz alto, mirándole satisfecho por su puntualidad. Realmente ya se anticipaba que para algunos de sus hermanos, ese llamado no sería más que una molestia que interrumpiría su diversión con los mortales. Pero era precisamente aquello que quería discutir. Después de todo, no negaba que pudieran ser una amenaza, mas dentro de sus intenciones, esperaba poder convertirlos en seguidores.

-No tienes que llamarle alboroto. Deja ese término para sus juegos con los vasallos de los dioses. Que por cierto, no fue difícil percibir que te morías de ganas de jugar con ellos un rato, aunque... - Hizo una breve pausa y se le quedó mirando fijamente a su Soma de Rapier, especialmente unos finos raspones que apenas se podían notar en los brazales y espinilleras - - Parece que lograron entretenerte más de la cuenta.

Dándole la espalda unos momentos a su hermano mientras su negro cabello se teñía de blanco gracias a la fuerte nevada que acontecía en aquella región, dio algunos pasos para mirar fijamente el horizonte, haciendo una pequeña reflexión personal, antes de volver a voltear la mirada hacia Coeos. El titán del Sol entonces sujetó del mango la enorme espada que llevaba a sus espaldas y la encajó en el gélido piso, rompiendo parte de la capa congelada sobre la cual estaba de pie, mas no suficiente como para que cayera al agua.

-Sencillamente quería saber cual es su perspectiva respecto a estos mortales, ya que por lo que he presentido, cada quien tenemos ideas diferentes al respecto y no quisiera que eso llevase a un desacuerdo en un momento crítico en el futuro. Seré franco y confesaré que yo quisiera hacerme de su lealtad. Quiero despojar a los Dioses no solo del mundo que nos arrebataron, sino de aquellos que los adoran, aquellos que los hacen sentir precisamente como eso. Como Dioses... Claro que si el resto desea simplemente purgar a la humanidad, prefiero saberlo de una vez para cursar mis acciones al deseo de la mayoría. - Comentó de forma sincera el portador de la Soma de Taiken.
avatar
Hyperion de Ébano
Titanes

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 13/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: «Decidiendo el destino del mundo (Titanes)»

Mensaje por Coeos del Relámpago Negro el Lun Abr 20, 2015 6:19 pm

Off: Recurrire un poco al mito de saint seiya puede o no tomarse como canon.

La souma se desprendio del cuerpo de Coeos tomando su forma de rapier mientras en la mano derecha del titan se reunian pequeñas particulas que se desprendian de la mano de Coeos, aquellas particulas se aglomeraron hasta crear una pequeña gota de consistencia viscosa de color cafe rojizo la cual vertiria Coeos sobre su souma y esta enmendaria por voluntad propia sus defectos. El titan tomo la souma para admirarla y sin quitarle el ojo de encima respondio a su hermano.

-Mi amado Hyperion, me temo que tantos eones de cautiverio en el tartaro han deteriorado tu memoria. Haz olvidado que nosotros somos las unicas deidades reales; nacidos del cielo y la tierra, fuimos quienes dimos forma a este mundo y vida a los humanos. A diferencia de lo que ellos cuentan, Zeus no es hijo de Cronos, Zeus pertenecio al primer grupo que se opuso al mandato de los dioses, el y sus dos hermanos encontraron la forma de encerrarnos y tomar nuestro lugar como dioses, o tal vez es mi meria la que falla y me hace inventar historias, de cualquier manera los mortales no son figuras a las que debamos hacer menos. Parece que en su mortalidad han encontrado el motor para obtener un poder que enfrente a los dioses, y si no tenemos cuidado, esos mortales ocuparan nuestro trono.-

Coeos empuño su souma y comenzo a andar por el lugar. El viento revolvia sus rubios cabellos mientras que sus orbes se perdian mirando a la nada. Finalmente el titan se giro hacia su hermano y comenzo a hablar.

-Nuestro objetivo son Zeus y los olimpicos, pero los humanos siempre son un factor a considerar, he comprobado por mi cuenta que algunos poseen la voluntad que poseia el mismo Zeus hace eones y que lo llevo a regir el Olimpo. Conservalos si lo deseas, pero tratalos con cuidado.-

El titan solto su souma la cual se partio en varias piezas que cubrieron su cuerpo, enfundandolo de nuevo en su ropaje de batalla.
avatar
Coeos del Relámpago Negro
Titanes

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 20/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: «Decidiendo el destino del mundo (Titanes)»

Mensaje por Hyperion de Ébano el Miér Abr 22, 2015 6:07 pm

- Es grato conocer tu punto de vista hermano. Tan sensato como siempre. En efecto, me aseguraré de no ser descuidado con estos mortales, aunque para serte sincero no he sido testigo que sean una verdadera amenaza. Pero ahora que conozco tu testimonio, habré de actuar con algo más de cuidado.

Confesó el titán satisfecho por el resultado de la conversación. A decir verdad, la persona con la que se encontraba en ese preciso momento era una de las que más respetaba. Si bien los 11 titanes se consideraban como iguales entre sí, había algo en Coeos que lo hacía ser más sabio y estratégico, su consejo normalmente había llevado a muchos triunfos en el pasado, o al menos eso le dictaban sus memorias, pese a lo confusas que estas pudieran ser respecto a sus días de gloria, antes de la batalla con los olímpicos. Independientemente de eso, al menos ya había compartido su perspectiva con uno de sus hermanos.

- Pero aún así veré si algunos cuantos más tienen tiempo de venir, aunque no los culpo si no. Tantas cosas que nos hemos perdido estando confinados en el tártaro... entiendo la emoción de finalmente estar libres y poder hacer prácticamente lo que nos plazca. - Comentó reflexivo mientras se le quedaba viendo a su enorme espada que seguía clavada en la superficie del suelo antártico. Aparentemente aún no tenía razones para removerla de allí.
avatar
Hyperion de Ébano
Titanes

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 13/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: «Decidiendo el destino del mundo (Titanes)»

Mensaje por Coeos del Relámpago Negro el Jue Abr 23, 2015 12:04 pm

El titan miro a su hermano pensativo y el mismo comenzo a reflexionar. Un minuto despues volvio a tomar la palabra.

-Tienes razon, parece que solo hemos perdido el tiempo, crei que esta estrategia era buena, sin embargo parece que no es asi. Pensemoslo friamente; Hades esta imposibilitado, Ares fue encerrado en el tartaro hace tiempo, Atenea y Poseidon estan aqui en la tierra defendiendola.

Crei que seria bueno detener a Atenea, Poseidon y sus ejercitos aqui para derrotarlos, sib embargo podemos dejarlos batallando contra el efecto del reloj de arena t atacar directamente al Olimpo, piensalo; Zeus es el unico de los tres grandes alla arriba y sus dos dioses de la batalla se encuentran fuera del olimpo. Debo avisar a Cronos sobre esto, Si ves a nuestros hermanos traelos de vuelta al laberinto. Esta oportunidad es unica y una vez que Zeus caiga, veremos la mejor manera de hacernos de la devocion de los humanos.-

La satisfaccion se reflejo en el rostro de Coeos quien sabia que su razonamiento tal vez los podria llevar a recuperar aquello que les habia sido arrebatado hace tanto tiempo. El titan se alejo de su hermano y comenzo a resplandecer hasta convertirse en una luz que al apagarse mostraba que el titan ya se habia marchado.
avatar
Coeos del Relámpago Negro
Titanes

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 20/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: «Decidiendo el destino del mundo (Titanes)»

Mensaje por Hyperion de Ébano el Miér Abr 29, 2015 4:58 pm

-Es una maravillosa idea la que se te acaba de ocurrir Coeos. Es una pena que sea la opinión de Cronos la que realmente importe para que en efecto la llevemos a cabo. Pero confía en que apoyaré tu postura llegases a necesitar apoyo. Te veré luego entonces.

Concluyó para luego permanecer de pie bajo la incesante nevada, mirando como el otro titán daba algunos pasos para alejarse y finalmente desvanecerse del lugar en un súbito resplandor. Aunque le gustaría cumplir con su encomienda, encontrarse con los otros titanes podría no ser un acontecimiento que ocurriera de inmediato. Podía sentirlo desde tan lejana zona. Sus hermanos aterrando inocentes, destruyendo poblados y más de uno encarando a los susodichos "caballeros" al servicio de los Dioses.

«Je... Debo conseguirme algunos de esos. Los olímpicos parecen tener un obsesivo interés en que los humanos luchen su pelea. Pero bueno, si el plan de Coeos funciona, lo último de lo que tendremos que preocuparnos es de los mortales. Supongo que los dejaré vivir para que puedan apreciar ese panorama.»

Se dijo Hyperion a sí mismo para posteriormente levantar la espada del hielo y colocarla sobre su espalda. No parecía que ninguno de sus hermanos fuese a venir, ya fuera que lo hubiesen ignorado o simplemente no lo hayan sentido por haber estar entretenidos haciendo lo que fuese que les causara goce. Tampoco quería ir a buscarles puesto que sentía que merecían algo de diversión luego de tanto tiempo. Permanecería allí otro rato y de no encontrarse ya con nadie, volvería al laberinto para ver como le iba a Coeos con su propuesta.
avatar
Hyperion de Ébano
Titanes

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 13/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: «Decidiendo el destino del mundo (Titanes)»

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.