Últimos temas
» Free Download Metaheuristics For Hard Optimization Pdf Viewe
Lun Oct 10, 2016 11:16 pm por ysbesyre

» Little Failure Gary Shteyngart Epub Format
Lun Oct 10, 2016 4:08 am por ysbesyre

» saint seiya la leyenda continua
Mar Dic 08, 2015 2:54 am por Invitado

» Central de misiones 3.0
Lun Nov 16, 2015 3:50 pm por Azor Ahai EUC

» Prologo -Capitulo 4- Actualmente
Lun Nov 16, 2015 3:27 pm por Azor Ahai EUC

» Registro de Avatar
Dom Nov 15, 2015 7:38 pm por Azor Ahai EUC

» Registro de Armaduras
Dom Nov 15, 2015 9:07 am por Azor Ahai EUC

» Censo octubre 2015
Dom Nov 15, 2015 9:05 am por Azor Ahai EUC

» Arrasando con la base enemiga (LIBRE)
Jue Oct 29, 2015 11:38 am por Hyperion de Ébano

» La efímera luz de la destrucción *Visto*(Privado: Saga)
Lun Oct 12, 2015 9:24 pm por Phebe el brillante

» La cruz en tu camino
Jue Sep 10, 2015 9:48 pm por Jerico de cruz del sur

» Austenland {Cambio de botón - Elite}
Lun Ago 31, 2015 10:39 pm por Invitado

» llega un nuevo Santo de bronce
Miér Ago 26, 2015 11:11 pm por Ryuko de Pegaso

» Game Threads → Garuda.
Sáb Ago 22, 2015 10:34 am por Suikyo de Garuda

» Y por si fuera poco ahora son dos ( Capricornio y Sagitario)
Vie Ago 21, 2015 10:46 am por Hikari de Cuervo

historia
HISTORIA
Li Europan lingues es membres del sam familie. Lor separat existentie es un myth. Por scientie, musica, sport etc, litot Europa usa li sam vocabular.

Li lingues differe solmen in li grammatica, li pronunciation e li plu commun vocabules. Omnicos directe al desirabilite de un nov lingua franca: On refusa continuar payar custosi traductores.
Administracion
Nombre Apellido
Nombre Apellido
Nombre Apellido

Semilla de Compañerismo.—Lancelot.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Semilla de Compañerismo.—Lancelot.

Mensaje por Maina de Virgo el Dom Abr 12, 2015 9:18 pm

Mentiría si dijera que se había dado a la tarea de reconocer cada rincón del Santuario, pues pese a que había sido algo que se había auto impuesto, no había logrado encontrar el tiempo pertinente para hacerlo. Los daños de la última batalla habían dejado sus restos en el templo de la Virgen, para bendita suerte no era algo que no pudiese ella arreglar, además de ello el añadir que se sometía a largas horas de meditación, si consumía la mayor parte de tiempo. Probablemente comenzarían a catalogarla como alguien solitaria, alejada del resto de sus compañeros, si bien no era la intención que tenía la rubia, sin embargo ponía prioridad en otras cosas; los tiempos en los que estaban viviendo no eran los mejores, distraerse en otras cosas era un beneficio que no podía darse, al menos no a su pensamiento; aunque siempre hubo sido alguien en creer que fortalecer los lazos entre compañeros era una gran estrategia para batallas, parecía que era ella ahora la primera en romper el flujo de ese ideal.

El jardín de los sales, aquella sala que contenía un valor muy importante para Maina, aquel lugar guardaba un sin fin de sentimientos, de emociones, aromas y recuerdos, el solo pisar el césped del mencionado, cambiaba tu sentir, aunque hubo sido testigo de acontecimientos poco gratos, hubo otros que lo hacían un lugar donde pasar el rato en una infinita paz y silencio incomparable, más que solo el sonido del roce de las ramas de los árboles gemelos y el caer de las flores de cerezo; a vista ajena no podría ser creíble que un lugar así existiera bajo el templo de Virgo, pues parecía un mundo totalmente distinto, como si se entrara a una otra dimensión y aquello no perteneciera justamente al santuario.
Unos días atrás, después de estar ausente bajo el yugo de una misión, al entrar al santuario se hubo percatado de algunos cosmos nada conocidos, no notaba el deje de amenaza o parecido, antes de subir por las casas del zodiaco cuestionó a uno de los guardias de la entrada si había sucedido alguna novedad durante su ausencia, llevándose la sorpresa de que las filas doradas estaban casi por ser completadas. Alivio y tranquilidad fue lo primero que cruzó en el sentir de Maina, pronto las casas del zodiaco tendrían a sus doce guardianes y así, las filas de Athena en cuanto a los guerreros de mayor rango, estarían completos.

«Sería bueno dar la bienvenida a los caballeros.»

Lo medito por un tiempo al haber vuelto a su respectivo templo, tal vez ya era momento de salir de su confinamiento y conocer a las nuevas promesas en las filas doradas. Con un paso primero hacia el jardín de los sales, de aquellas flores que habían caído logro hacer unos cuantos ramilletes, no tenía más que llevar y la idea de irrumpir los templos ajenos con las manos vacías no le era de su total agrado, al menos con aquel detalle se sentiría mejor consigo.

Dándose a la tarea de primero bajar los templos respectivos e iniciar bajo el orden de estos fue que cruzó Aries, Tauro, Géminis la cual permanecía vacía ante la ausencia de su guardián, y subiendo así consecutivamente hasta llegar al templo de Capricornio, ¿también tenía guardián? Si bien, aquel guardia de la entrada no le había hecho mención de que casas son las que se habían ocupado, y había corrido con la suerte de con los primeros templos se encontrará con el caballero correspondiente, sin embargo ahora en el décimo templo no parecía haber alguien, ni siquiera sentía algo de su cosmos energía; su entrecejo se curveo ligeramente, avanzando unos cuantos pasos, agudizando su oído por si escuchaba algún sonido o algo, pero nada, parecía ciertamente estar vacía.

Hmp, será que aún no hay caballero de Capricornio...

Dejando el comentario al aire, haciendo que su voz resonara en eco dentro de aquel templo, arrugó un poco sus párpados, los cuales permanecían cerrados, en lo que aspiraba el aire del lugar, el olor a humedad del clima de ese día junto con lo antiguo que pertenecía al templo por sus años de construcción, hacían de un aroma curioso, algo que a la Santa le hizo ladear una sonrisa.

Giró sobre sus talones, dispuesta a salir de aquel templo, no sin antes desviarse un momento y acercarse hacia lo que parecía ser una mesilla, dejando allí el ramillete de flores de cerezo que bien había regalado en gesto de bienvenida a los nuevos caballeros. ㅡAsí que después de todo, si tienes guardián.ㅡ Como si hablase con el templo mismo, ¿porque el decir ello? Por un breve momento logró sentir un cosmos en el lugar, más seguramente su respectivo guardián estaría ocupado y no era intención de Virgo el interrumpirle, después de todo, siempre podría volver en otra ocasión.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Semilla de Compañerismo.—Lancelot.

Mensaje por Lancelot de Capricornio el Dom Abr 12, 2015 10:48 pm

El viento se pasaba por alguno de los recovecos del templo de capricornio dejando una agradable brisa qué le hacía pensar profundamente en aquellos últimos años pues conocer la verdad del mundo fue algo que en su momento le impactó sin embargo se sentía orgulloso de poder servir a la diosa Atenea... Sin embargo sentía que sus compañeros no tenían especial confianza en él pues es cierto que este había conseguido su vestimenta dorada quizás en un tiempo record dado que no tardó mucho en finalizar su entrenamiento por que lo que era relativamente normal que estos no confiaran en él, sin embargo esa tenue brisa que acariciaba su rostro le hacía olvidar levemente aquellos problemas pues tampoco era algo que necesariamente fuese a acabar con su vida al menos el santo creía que a pesar de su dura forma de ser sus compañeros comprenderían que en el fondo era una persona que se preocupaba por el mundo y por aquellos que estaban en su afilado corazón.

Debería empezar a entrenar un poco la mente... dijo caminado hacia dentro de su templo, su casa... su hogar, y es que era ahí donde viviría el resto de sus días hasta caer en glorioso combate, se acercó hasta la estatua que en el centro del templo se encontraba, la estatua de atenea y en los pies de estas la armadura de oro que Lancelot se había ganado con su sudor y sangre para poder vestir sus dorados ropajes con orgullo. Como cada día el santo de capricornio se sentó mirando hacia la armadura su forma de despejar la mente era imaginar una impoluta espada siendo salpicada por todo tipo de materiales mientras estos deslizaban por el cuerpo de esta sin dejar una sola mancha la perfección mental a la que el quería llegar sin embargo su concentración fue interrumpido pues notó como un intenso cosmos se adentraba en el templo, la armadura en un instante se acopló al cuerpo de este lo que tardó él en levantarse y darse la vuelta.

Ciertamente no esperaba esta visita. dijo con su pulcra voz, probablemente como siempre parecería una frase seria transmitida por su frío rostro sin embargo este se acercó hasta la mesa tocando con la yema de sus dedos el regalo floral que esta había dejado en ella. Este templo necesitaba de algo como esto, la naturaleza es inherente en cada caballero y nada como esto para representarla, Gracias. entonces se dirigió hasta inclinándose ante esta y llevando su mano derecha hasta el hombro izquierdo en el movimiento con fin de saludarla lo más cortés que este podía imaginar manteniendo una distancia en la que ella estuviese cómoda pues no la conocía del todo. Se incorporó y la miró directamente. Quizás no recuerdes mi nombre mas me llamo Lancelot, soy relativamente nuevo no dejaba de tocar aquel regalo su tacto era suave pues sus manos estaban curtidas y acostumbradas a los golpes quizás los demás santos podrían llegar a burlarse más Lancelot lo consideraba un regalo encantador aunque quizás su expresión directa no lo mostraba.

Lo único que puedo ofreceros es algo de beber y no intentaba ocultarme... solo entrenaba un poco la mente, es usted bienvenida al templo de capricornio cuando gustes. Apartó una de las sillas por si esta quería tomar asiento, al mismo tiempo la miraba y escuchaba por si esta necesitaba hidratarse, atento a su ''invitada'' intentando ser lo más cortés posible con ella.

avatar
Lancelot de Capricornio
Santo de Oro


Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Semilla de Compañerismo.—Lancelot.

Mensaje por Maina de Virgo el Lun Abr 13, 2015 12:31 am

De pronto fue como si el silencio eterno en el décimo templo se hubiese ido, tan solo con el sentir la presencia de su guardián es como si todo allí hubiese cobrado vida, respondiendo ante la presencia del caballero. Sonrió para si, aquella sensación también le era causada en su respectivo templo, como si estos sintieran la conexión entre guardián y casa, tal vez la soledad y el silencio del cual se percataba era por la ausencia de cada caballero respectivo, o al menos era la perspectiva que ella tenía, así como las armaduras respondían a ellos y su cosmos, podría ser que los templos de igual manera.
Giró su rostro ante lo agudo de aquella voz que la saco de la profundidad de sus pensamientos, no necesitó preguntar para confirmar que aquel joven de impecable apariencia era el caballero guardián de Capricornio.
Me disculpo si he interrumpido su descanso, caballero.

Sintiéndose un tanto más aliviada al buen comentario de su regalo, un pequeño detalle pero así como ella pensaba que seria de buen ver, parecía que alguien más opinaba como ella, no solo por la suavidad y frescura que mostraba aquel ramillete de cerezos, el aroma que estas desprendían y que a sus conocimientos de aquellos árboles gemelos, serían de una larga duración, al menos hasta que el santo o en este caso amazona regente de Virgo estuviese con vida. ㅡProvienen del jardín de Virgo, con solo un poco de agua cada tanto vivirán por largo tiempo, siempre es bueno un toque natural, provee tranquilidad.

Ante el acto de saludo cordial por parte de él, la fémina rubia en respuesta hizo una venia de noventa grados, pasando por su mente el recuerdo fugaz de cuando su maestro le había enseñado tales modales en aquel viejo templo budista, viese por donde se viese había carencias, pero jamás faltarían los modales y valores.
Habiendo abierto sus párpados, la azulina mirada de Virgo observó con detenimiento al caballero, otro joven mayor en la orden Athenienses, podía percatarse de ello sin necesidad de preguntar, alguien con suma fortaleza y un cosmos de admirar, sin duda alguna un valeroso caballero dorado.
No había tenido la total oportunidad de cruzarme contigo, un gusto Lancelot, mi nombre es Maina, como sabrás, portadora de la armadura de Virgo.ㅡ Con su total atención en él, podía descifrar ciertas cosas que abiertamente el joven no expresaba en totalidad, como ese detalle de las yemas de sus dedos tocar con constancia el ramillete que le había regalado, Maina sonrió para si misma, consideraba ese gesto como algo positivo y que su regalo había sido del agrado del caballero.

Oh descuida, está bien algo de beber, te lo agradecería mucho. Y disculpa nuevamente la interrupción, he venido hasta acá a dar la bienvenida, ya que desde ahora, seremos compañeros y creo que nada es mejor que conocerse.ㅡ Ante su gesto se dirigió hasta donde la silla que había sido apartada para ella, tomando asiento en esta; tantas personas diferentes que seguían un mismo ideal, el proteger a su Diosa, fuese cual fuese el pasado de cada uno, su educación, Maina se fascinaba con todo ello, en su vida solo hubo conocido a los monjes budistas, siendo así que todos tenían la misma manera de pensar y modales, siendo una amazona de Athena, le había ampliado su visión de ello, considerándolo algo que valorar y además, como un aprendizaje. ㅡ¿Entrenar la mente?ㅡ La curiosidad pareció salir de la fémina, esperando no ser tan entrometida en ello, pues ciertamente le agradaría saber, después de ella y sus métodos budistas no había conocido alguien en la orden dorada que buscará el entrenamiento con su mente, si, realmente tenía curiosidad.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Semilla de Compañerismo.—Lancelot.

Mensaje por Lancelot de Capricornio el Lun Abr 13, 2015 1:30 pm

Puse plena atención en cada palabra que decía su compañera la hermosa amazona dorada pues era un caballero en todos los sentidos y aun con el semblante frío que siempre mostraba intentaba dar una impresión de confianza hacia los suyos, al parecer el ramillete había sido recogido y hecho con los cerezos del templo de virgo por lo que era más espectacular aun de lo que pensaba, aquel lugar de máxima tranquilada el templo de la Virgen impoluto en cuerpo y alma. entonces tomó el ramillete y observó directamente con sus ojos esmeralda los cristalinos y azules ojos de ella. Un segundo. Y nos  necesitó más pues la estatua de su diosa no estaba lejos y en un desplazamiento veloz dejó en la mano de la estatua el ramillete y volvió hasta el lugar de la joven. Semejante regalo debe estar en el lugar adecuada, al lado de nuestra diosa Atenea. y ella siguió diciendo que el nombre de esta era Maina... Maina de Virgo... No lo olvidaría pues su buena actitud y carácter habían sido grabados ya a fuego en la mente del espadachín.

Entonces acercó una jarra de agua a la par que escuchaba lo que ella le decía atentamente pues estaba totalmente de acuerdo que conocerse era lo idóneo pues muchas veces en el campo de batalla podía ser la diferencia entra la victoria y la derrota mas este no había ido a otros templos únicamente por que creía que los demás no lo reconocerían como dorado al haber conseguido la armadura en un tiempo tan temprano sin ningún entrenamiento en el cosmos posterior. Comenzó a servirle el agua si ella se fijaba en las manos de este podría apreciar que ambas manos de este estaban completamente llena de cicatrices esto se debía principalmente a que para igualar el nivel de los santos de oro este en el corto tiempo que entrenó lo hizo sin importarle su sufrimiento logrando incluso adquirir la famosa técnica Excalibur, sus manos revelaban quizás una faceta importante de la personalidad de acero de Lacenlot. dejó la jarra al lado de la mesa por si necesitaba más servirle con gusto. Sí señorita Maina, entreno la mente mas no quiero que piense que mi mente está al nivel de lo que podría estar la suya, únicamente intento crear una férrea mente... cual espada... creo que la disciplina mental es tan importante como el cuerpo. Se sirvió algo de agua así mismo y bebió un trago, para luego volver a mirar directamente a su compañera.

Si es de su agrado y espero no sea demasiado atrevido lo que voy a decir, me gustaría algún día poder meditar con usted en el templo de virgo, seguro que usted podría darme las indicaciones necesarias para mejorar en mi meditación. Aquella petición iba con dos propósitos pues si ella aceptaba este mejoraría en el temple de su mente y además poco a poco irían forjando una amistad que probablemente les ayudaría en el campo de batalla, además tendría que ser sincero consigo mismo forjar una amistad con semejante belleza era todo un honor y más allá de su belleza física pensaba en su interior pues al lado de ella se podía respirar la calma de una mente completamente entrenada y la pureza de un corazón digno de portar la armadura que ella tenía ahora mismo. ¿He sido descortés con la petición? pues no quiso incomodarla, eso era lo primero.
avatar
Lancelot de Capricornio
Santo de Oro


Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Semilla de Compañerismo.—Lancelot.

Mensaje por Maina de Virgo el Lun Abr 13, 2015 10:35 pm

Asintió continuamente ante las palabras del caballero, desviando su mirada hacia el paso fugaz que había tomado, dejando su vista en el ramillete regalado sobre la palma de la mano de la estatua de Athena, un gesto que le pareció de total respeto y fidelidad hacia la Diosa de la Guerra, ciertamente Maina estaría encantada de entregarle un ramo similar a la Diosa en persona, sin embargo, desde la última junta tras el anuncio de la alianza entre Generales Marinos y Athenienses, no habían vuelto a hacer acto de presencia, aunque Virgo sabia que más allá de la cámara del patriarca, en el santuario de Athena, se encontraba la pontífice, el cosmos emanado en todo el lugar greco podía sentirse, esa calma y seguridad que transmitía.
Regresó su atención al guardia de Capricornio, inclinando nuevamente su cabeza en una pequeña venia en agradecimiento por el agua, puso cierta atención en cada detalle del caballero en lo que parecía centrar su vista a brindarle algo de beber, permitiéndole así observarlo, tenía la impresión que tras ese gesto un tanto ‘inexpresivo’ se encontraba un gallardo y amable caballero, por como le había tratado hasta ahora, casi es que podía asegurarlo; tras definir su rostro continuó su mirada hasta toparse con sus manos, pues si bien la armadura era una obra como cualquiera de las otras doradas, sin embargo aquellas blanquecinas manos llamaron su atención.

«Cicatrices de batalla, tal vez.»

Nuevamente su mente se ocupaba en el pensar de cada uno de sus compañeros así como de él caballero en presencia, ¿qué clase de entrenamientos hubieron pasado cada uno? Si bien, ella había tenido que soportar algunas tormentas torrenciales y sobre todo, esos calores infernales que te gastaban el aliento y dejarte a un cuerpo en vida sin conciencia, ese era el camino para un Santo de Virgo, alcanzar el punto máximo en la meditación donde todas las habilidades de las cuales se es dotado al nacer se desarrollarán en su máximo limite. Hubo su tiempo para hacerse de conocimientos acerca de peleas, como artes marciales, mas no era algo peculiarmente necesario para alguien que se le considera la mano derecha de Dios.
Sin embargo, las cicatrices en las manos del caballero indicaban el esfuerzo empleado para llegar a lo que es ahora, sin imaginar que tantas complicaciones pudo tener y a que tuvo que enfrentarse.

Salió de su ensimismamiento, mirando el vaso lleno de agua al frente suyo tomo de este con su diestra, dando un trago, dejando que el liquido pasara por su garganta, refrescándola.
Si la mente está bien, el cuerpo lo estará y viceversa, si uno se encuentra inestable, se perderá el equilibrio.ㅡ Sin duda le parecía intrigante que él se interesara por esa clase de entrenamientos, poco usual para no ser un caballero regente a Virgo, se podría decir que ello causó en la fémina una admiración por el santo. ㅡOh no, no, en absoluto, por favor, al contrario, siéntase usted completamente bienvenido al templo de Virgo cuando guste. Será para mi un honor contar con un compañero de meditación; siempre que pueda ser de ayuda en algo, tenga por seguro que lo haré.ㅡ Esbozó su más cálida sonrisa, dicho esto con el entusiasmo que le causaba la idea, había experimentado ese sentir en ocasiones atrás cuando entrenaba a su pequeña alumna; en diferencia al anterior santo de Virgo y maestro de ella, la amazona si disfrutaba de la compañía ajena, el aislarse solo lo hacia cuando requería de total concentración, sin nada ni nadie que le molestase, y ello era usual cuando se acercaban batallas, fuera de ello, procuraba entablar y forjar lazos de amistad con sus compañeros, y no dudaba que con el santo de Capricornio tendría un buen y gran amigo.

Paseo su vista por alrededor de la sala central, con toda la arquitectura greca hasta en la más pequeña grieta; se atrevió a preguntar entonces, como uno de sus tantos pensamientos en voz alta.ㅡA simple vista los templos no lucen tan grandes, una vez estando dentro, son lo contrario, ¿no cree?ㅡ Apenas y tenía conocimiento acerca de los otros templos, pero bastaba con confirmar sus palabras con Virgo, además del templo principal, un jardín oculto y las escaleras que lo unen con el templo contiguo.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Semilla de Compañerismo.—Lancelot.

Mensaje por Lancelot de Capricornio el Mar Abr 14, 2015 7:32 am

Había algo que no podía negarse y era que la regente del templo de virgo era una chica sumamente educada con el peso de las sabías palabras en su lenguaje, en cierto modo le hizo recordar a la primera vez que vio a la diosa la vez que esta le mostró la verdad del mundo y la vez por la que decidió luchar y convertirse en un dorado para defender el mundo pues el santo de capricornio había decidido su destino por defender a la humanidad no tenía un pasado trágico como muchos de los santos, únicamente había decidido esforzarse al máximo por la vida en ese planeta dado que los dioses habían decidido que la vida humana era inútil, habían decidido por los humanos cuando estos los crearon con uso de razón mas esta razón había sida negada y como humano con raciocinio este había decidido que la vida valía la pena y debía luchar contra los dioses que querían deshacer el milagro de la vida, por suerte la caritativa Athena entendía esto... su cosmos era amoroso...era muy diferente a lo que podía sentir con otras personas, sin embargo Maina tenía una mirada que le hacía recordar a la diosa...

Volviendo a la conversación ella le había aceptado la petición de ir al templo cuando este quisiese por lo que en cierto modo se sintió aliviado dado que así podría mejorar lo suficiente, entonces ella le hizo una pregunta un tanto singular y este no tubo más remedio que responder como el corazón le dictaba. Quizás arquitectónicamente parezcan pequeños pero yo los veo como algo enorme... quizás por lo que representan pero dentro de aquí no necesitamos nada... y represantamos todo, no sé si logro explicarme adecuadamente... pero a veces opino que todo es más grande de lo que podría parecer... Quizás la explicación no era muy exacta pero expresarse cuando había entrenado su mente para la mayor inexpresion era extraño... basicamente quería decir que aquello era mas de lo que se merecía y por ello lo veía como algo enorme. Suspiró algo pesado pues había notado que le costaba decirle exactamente como se sentía con aquello.

Bueno... cambiando de tema...¿Crees que podríamos empezar a entrenar mi mente ahora? Quizás parecía algo inoportuno sin embargo el era un hombre de acciones rápidas pues acostumbrado a entrenar con una frecuencia extrema ahora quería empezar con su mente para fortalecerla bien es sabido que la santa de virgo tenía poderosas técnicas que alteraban la mente y eso podría poner en jaque a Lancelot lo que ayudaría en el futuro cuando se encontrase con técnicas enemigas similares. Siento ser tan repentino mas viendo lo que se avecina me gustaría comenzar cuanto antes... miró con su esmeralda visión a la chica, férreo y seguro.
avatar
Lancelot de Capricornio
Santo de Oro


Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Semilla de Compañerismo.—Lancelot.

Mensaje por Maina de Virgo el Jue Abr 16, 2015 7:08 am

Puede ser subjetivo para cada quien, sin embargo, comparto el modo de pensar de usted, apreciamos el valor que cada templo representa.

Desde saber que seria la nueva guardiana de la constelación de Virgo supo el peso que caía sobre sus hombros, sin embargo era total consciente de ello, pues para eso es que había entrenado tanto durante largos años, y aun así, el saber de tal responsabilidad era algo increíble, no hubo sentido esta hasta una semanas atrás que les devolvieron la esperanza y el hogar que por derecho es de los dorados; su inicio como amazona dándose en las gélidas tierras de Asgard, con una incertidumbre de como estaría el lugar que deberían proteger, bajo el supuesto cuidado de los Generales Marinos, hasta estar allí nuevamente, y sentir de lleno lo que era una carga de protección y hasta el punto de sacrificar la vida, porque para la fémina rubia eso significaba ser guardián, proteger a Athena y a la misma humanidad, tal vez era mucho significado a un templo que pareciese simple a vistas de otros, mas quienes pasaron complicaciones como ellos y sabían el peso que eso infería, tenían una perspectiva diferente.

No esperaba que lo que se consideraría como entrenamiento diera inicio tan rápidamente, mas comprendió el porque de su necesidad; ciertamente cualquier clase de apoyo que pudiese desarrollarse debería ser en el momento preciso, sin aguardar o alargarlo, no podían darse ese lujo dada la situación en la que estaban, el peligro acechaba por cualquier lado que se mirara, no era un panorama digno de ver, y aquello bajo la responsabilidad de Athenienes como Marinos, no podía tomarles más tiempo del necesitado.
Lo entiendo, pues comencemos ahora, ¿usa algún área del templo en particular para recurrir a su entrenamiento mental?ㅡ Entre dicho sus palabras, hizo a levantarse de aquella silla donde había tomado asiento, dirigiendo su mirada por alrededor del templo, como si lo inspeccionará y finalmente volver esta hacia el caballero de Capricornio.
La mente es muy compleja, y depende de que tan tranquilo este uno consigo mismo y que no, si hay un trastabilló y se pierde el equilibrio, el resultado puede ser fatal. Es imprescindible saber las cuatro provisiones; observación, análisis, elección del silencio y finalmente, el alejamiento de la tensión, por supuesto estas no trabajan sola, mediante la meditación es que se van desarrollando así como van de la mano con las cinco fuerzas.ㅡ El semblante en Maina había cambiado, si bien no mostraba una expresión en especifica, mas su mirada demostraba la seriedad ante la petición que le había hecho el caballero, si bien Maina destacaba en ser entregada al cien por ciento cuando de esa clase de entrenamientos refería, así como cada quien tenía su punto de experiencia en alguna cosa, para Virgo, lo era referente a mente y meditaciones, después de todo cada una de sus técnicas involucraba alguna de ambas cosas.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Semilla de Compañerismo.—Lancelot.

Mensaje por Lancelot de Capricornio el Vie Abr 17, 2015 9:07 am

Escuchó cada palabra que decía esta pues era la experta en el arte de la meditación y se notó pues apenas aceptar su actitud cambió completamente mostrando una seriedad y profesionalidad digna de aquella que regía en la casa de la virgen, su primera pregunta fue un lugar donde Lancelot pudiese profesar una mayor tranquilidad y una capacidad de relajación mayor y evidentemente no tenía ni un ápice de dudas en cual era el susodicho lugar. La estatua de nuestra diosa... está situada en un espacio amplio, por lo que siempre me siento delante de esta para meditar cuando puedo... Quizás podría parecer un cliché pero era cierto pues fue la vista de su diosa la que le hizo revelar la autenticidad del mundo y fue por su compasión por lo que se introdujo en aquella guerra, se podría decir que en cierta medida sentía un profundo amor por esta.

Entonces escuchó la explicación de esta jamás hubiese imaginado que para un entrenamiento mental se necesitasen tantas cosas si bien era un santo que no subestimaba el poder de la mente no se imaginaba que para entrenarla altos niveles se necesitase de tantos factores pero sin duda alguna o al menos el así lo pensaba frente a la estatua de la diosa era donde más podía profesarse esos factores al menos en el templo que este regía. ¿Debo tener alguna postura concreta? la verdad es que tras escucharte me asaltan muchas dudas de como debo realizar mi entrenamiento a la meditación... aunque la verdad no sé cual era tu idea... mas yo quería meditar e intentar mantener la calma....mientras soy sometido a tus técnicas quizás así era más hardcore pero era lo que este necesitaba, así al ser sucumbido por técnicas de este tipo su efecto en este sería menor.

OFF: Siento ser tan escueto creo que podré alagarme mejor si empezamos con lo de tus técnicas.
avatar
Lancelot de Capricornio
Santo de Oro


Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Semilla de Compañerismo.—Lancelot.

Mensaje por Maina de Virgo el Vie Abr 24, 2015 8:44 pm

Escuchando minuciosamente donde es que era su habitual lugar de meditación, la fémina se dirigió hasta el mencionado; cada paso resonaba ante el eco causado por el templo, debido al peso que refería la armadura dorada; una vez habiendo estado frente a la estatua en escala de la Diosa Athena, Maina prosiguió a sentarse en el frío mármol del templo, adoptando la posición del loto, tras ello, dejo caer sus párpados, completando así lo inicial a meditar.

Pasa por alto mis primeras palabras. No pretendo cambiar el modo de tu meditar, teniendo en cuenta que posees ya uno; si bien pediste mi ayuda para mejorarlo, es lo que haré. Probemos que tan efectivo es su método.

Una vez que mencionó el tener algunas dudas, cayó en cuenta que no estaba allí para enseñar, no como una maestra que entrena a un alumno, si no mas bien como una compañera que brindaría ayuda en mejorar una habilidad en desarrollo similar a las que ella posee. ㅡHaga lo usual para cuando está en meditación, cuando entrena su mente, entonces comenzaré con mi parte.

El cosmos dorado de la virgen envolvió a la fémina rubia alzándose una parte de este, tomaría cuidado con la clase de ilusiones que crearía para su compañero mas no quería decir que sería condescendiente, si quería tener un buen resultado, debería poder ser capaz de soportar y cortar las ilusiones de ella sin verse afectado mentalmente; hasta ahora seria la primera vez que sometería a alguien de la orden dorada bajo sus técnicas, descontando el entrenamiento a su alumna, ella había sido la única; Lancelot implicaba ser el primero en ello fuera del ámbito de enseñanza.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Semilla de Compañerismo.—Lancelot.

Mensaje por Lancelot de Capricornio el Lun Abr 27, 2015 10:23 am

No tardó en seguir las indicaciones que su compañera le había dado pues tenía que seguir cada palabra que ella decía para poder entender el flujo de la mente y ella misma había dicho que hiciese lo habitual que hacía este para meditar. Gracias por colaborar Maina. entonces comenzó a caminar hasta ponerse en frente de la estatua de su diosa cerró los ojos y su armadura se desprendió colocándose en el altar con la forma habitual de esta. Cerró los ojos y empezó a disminuir su cosmos al mínimo concentrándose y realizando una respiración calmada y profunda.

Como de costumbre para poder centrarse visualizó una espada en su mente, una espada que iba afilándose lentamente con la respiración profunda de esta su cosmos disminuía formando una espada mental frente a él, probablemente esto no era normal en los demás caballeros de Capricornio sin embargo este había entrenado tanto la mente como el cuerpo de manera que involuntariamente había sido capaz de lograr crear una espada con su mente, así como cientos de años atrás lo hizo el cid en su leyenda, sin embargo no era lo suficientemente estable como para poder usarse aún, necesitaba más entrenamiento poco a poco fue olvidando o mejor dicho obviando el hecho de que su compañera estaba ahí por lo que su concentración se incrementó y poco a poco se visualizaba más el cosmos en formas de una refinada espada.
avatar
Lancelot de Capricornio
Santo de Oro


Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Semilla de Compañerismo.—Lancelot.

Mensaje por Maina de Virgo el Mar Abr 28, 2015 9:42 pm

Es  fuerte...

Fue el primer pensamiento que vino a la amazona de Virgo tras sentir como en un estado de transición por parte del caballero de Capricornio, sentía como dejaba todo de lado a su alrededor, sumiéndose en su total concentración, incluso que pasaría de ella y su presencia, debía apremiarle lo profundo y buen manejo que tenía acerca de la meditación, aunque fuese un método muy diferente al de ella, percibía su cosmos, y como este conforme el caballero se profundizaba en su mente, se volvía más lúcido y así mismo más afilado, no podía esperar menos del regente a Capricornio, si algo destacaba en estos caballeros desde la línea antecesora, era la fiel espada que portaban en uno de sus brazos.

Bien, Maina pondría a prueba aquel filo de esa espada, que tanto era lo que podía percibir de lo real a lo ilusorio,y sobre todo, que tanto tenía entrenada su mente para dejarse sucumbir o no por los acontecimientos que la fémina rubia, tenía ya preparados. El cosmos dorado de la Virgen se elevó un poco más, sin pronunciar alguna clase de palabra, solo haciéndose uso de sus habilidades, conectó su técnica ilusiona a la mente del caballero, en una brevedad, comenzó con esta.
El panorama del templo de Capricornio había desaparecido, siendo sustituido por un lugar desolado, oscuro, en una combinación de frío y calor, donde la tristeza y abandono podía sentirse hasta en el más mínimo rincón, y por sobre todo el aroma a muerte, aquel lugar tan oscuro y sin seña de algo viviente como se veía en el mundo terrestre, era una parte del Inframundo, Maina había creado aquel paisaje porque lo hubo creído más adecuado, que mejor que ‘enfrentar’ uno de los némesis para los Athenienses, que el eterno Inframundo y sus espectros.

Es ahora que comenzara su prueba, Capricornio...

Sus pensamientos, donde solo los daba para si misma, expresaban el inicio o bien el clímax de aquella técnica ilusoria, pues si bien recrear el Inframundo solo era la parte inicial.
Unos metros más delante, en la cima de lo que se conoce como el monte Yomotsu, se podía observar una silueta, con unas grandes alas extendidas, con algo de la poca luz que iluminaba el lugar se podía ver el tono morado-negro de esta, la súrplice del juez de Grifo, sin embargo, el cuerpo que la portaba estaba en total oscurecido, sin dejar ver un rostro que reconocer; aquel juez hacia uso de su técnica marionetista hacia un objetivo...y aquel no era nada más y nada menos que su Diosa, Athena, envuelta en aquellos hielo invisibles que apresaban a la sagrada Diosa, sujetando de esos y tensándolos, causando heridas en el cuerpo divino de la Diosa, dejando salir los hilos de sangre en cada una de estas.

¿Que harás...que harás? Con ello, había aceptado una parte del clímax  de su técnica; Virgo realmente esperaba ver la reacción del caballero, de que manera saldría de aquello, lo creería como tal o bien sabría como romper con aquella ilusión. Maina por su parte había escondido su presencia; sabiendo que en el estado de profunda meditación que yacía su compañero, pasaría de ella por un rato, haciéndose de ventaja de ello para el uso de su técnica fuese exitosa.

Dio un impulso más para que el caballero tuviese ‘mejor reacción’; ante aquella imagen, las risas socarronas y burlescas del juez se unían ante los lamentos de la Diosa en cuestión, así como sus quejidos, haciendo de ello una imagen más creíble.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Semilla de Compañerismo.—Lancelot.

Mensaje por Lancelot de Capricornio el Miér Abr 29, 2015 7:49 am

No podía creer lo que estaba sucediendo pues de pronto notó una gota de sudor corriendo por su mejilla el calor había ascendido o al menos eso es lo que él creía pues al abrir sus ojos ya no se encontraba en su templo si no en el Yomotsu en un principio su afilada mente lo condujo a pensar que todo aquello era una ilusión sin embargo la fatiga de su cuerpo, las sensaciones eran totalmente reales...¿Este era el poder de Virgo? ¿Qué se puede considerar ilusión entonces? ¿Y que no?... si las propias ilusiones de estas hacían sentir al propio cuerpo que todo aquello era real...¿Entonces... es real?... ¿Y si todo esto realmente está pasando? unas profundas dudas se impregnaron en el afilado corazón de Lancelot sin embargo su expresión no cambió lo más minimo como era de costumbre.

Esto es... surrealista... Entonces se giró y lo que observó hizo que su cuerpo y por primera vez su expresión cambiasen su diosa... en manos de un juez ¡Tu, Maldito!... De pronto la expresión de este cambió por una de cólera mientras su cosmos se elevaba sin embargo entre más inestable era su mente por la ira más lejos se veía de poder ayudar a su diosa... sin duda alguna este era el mayor de los infiernos... su espada que tan entrenada había sido durante años ahora no era nada...¡Pero el no era así! ¡No iba a rendirse! Entonces cerró los ojos y todo su enorme cosmos se concentró frente a él y volvió al estado de concentración y plenitud máxima ... no era la primera vez que su diosa sufría, sufría a diario por nosotros y el mundo era hora de darle lo que más se merecía... un caballero leal que mirase por encima de todo eso. Sus cosmos formó una espada mental ... y entonces esta se blandió frente a la diosa y el juez creando una grieta en la ilusión y cortando a partir de esta, Tyrfing... así llamaría a su espada mental...

... Impresionante... entonces volvió a blandir esa espada mental destrozando la ilusion cortando a través de esta mientras poco a poco volvía el yomotsu a ser su templo, y hasta que volvió avistar aa su compañera... de nuevo el don del esfuerzo y quizás algo de su increíble capacidad de evolución lo habían llevado a mejorar...sin embargo se sentia profundamente agotado pues no era algo a lo que estuviese muy acostumbrado ... Lo siento... creo que por hoy deberiamos parar... agradezco tu ayuda Maina.

Aclaracion:
Tyrfing es una técnica en la que creo una espada mental y la aprovecha para cortar a través de la ilusión Very Happy siento ser tan escueto peque D:

avatar
Lancelot de Capricornio
Santo de Oro


Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Semilla de Compañerismo.—Lancelot.

Mensaje por Maina de Virgo el Miér Abr 29, 2015 1:44 pm

Impasible, así es como era la postura y gesticulación de la amazona de Virgo, en su totalidad concentrada en la ilusión que mostraba al caballero de Capricornio, el interés y curiosidad por descubrir que tanto o no se dejaría engañar por ello había hecho algo de aumento tras sentir la variación en el cosmos de su compañero, parecía haber dado en el punto clave, porque si algo era una debilidad para la mayoría o bien todos los Athenienses, era el ver a su Diosa en peligro, cierto que, el sufrimiento de la protectora de la tierra era casi a diario, a cada segundo que pasaba, sin embargo, el verla envuelta en manos enemigas y que estas la atacaran como cualquier dama indefensa, podría poner de muy mal humor hasta al más pacífico caballero; y Lancelot no había sido la excepción, por un solo momento creyó que allí se habría dejado caer por la ilusión en su totalidad y tendrá que ser ella quien lo sacase de aquel trance, pero Virgo lo estaba subestimando, y lo comprobó.

En aquella posición de loto, ella trastabilló, el flujo de su cosmos que hasta ahora había estado en un equilibrio constante se vio tambaleado ante una repentina fisura, y no estaba por demás el decir que ello le hizo fruncir ligeramente el entrecejo y ladear una pequeña sonrisa, no era una sensación de ‘molestia’ por el contrario algo parecido al haber sido superada; y de cierta manera, le dio alegría. No era necesario que hiciera elevar mas su cosmos pues no tendría caso el continuar con aquella ilusión, ante la fisura hecha estaba segura que Lancelot habría descubierto el engaño, por si que de eso se trataba; tan solo espero a los segundos cuando su ilusión por completo se vio desechada, regresándolos a la realidad, a aquel décimo templo, dejando ver que el cuerpo de ambos no se había movido ni un solo centímetro y que en efecto, todo había sido parte de la ilusión de Virgo.

Capricornio se había superado así mismo, desconocía ella en que niveles con anterioridad tendría su mente y el entrenamiento mismo, sin embargo podría asegurar que con lo conseguido en ese día, podría ser capaz de acabar con cualquier ilusión, siempre y cuando entrenará más aquella técnica, pues aunque había sido un éxito, no era algo a lo que estuviese acostumbrado, pudo notarlo con solo el flujo de su energía, había descendido más de lo normal y pudo corroborarlo al escucharlo hablar, no hacia falta que lo dijera a voz alta para que la amazona supieses que su compañero había gastado suficiente de su energía y habilidad y esto le había dejado un profundo cansancio.

Nada que agradecer, dese el mérito por su buen trabajado, si entrena como es debido esa técnica, será infalible contra cualquiera que desee usar una ilusión contra usted, incluso contra las mías.

Pues si bien ella solo había dejado mostrar una parte de sus capacidades. Rompió la posición de loto, apoyándose en su mano derecha para levantarse del lugar donde yacía sentada, y ante sus otros cuatro sentidos en uso, se movió por el templo hasta donde unos minutos atrás habían estado, tomando el atrevimiento de servir en un vaso, de la jarra de agua que el caballero había dejado, volviendo a los segundos donde el guardián de Capricornio, extendiendo así el vaso hasta él.
Estoy impresionada de lo que ha hecho hoy, será una poderosa arma; mas por el momento necesita descansar, sin reclamo ni pero que valga— Dicho esto, la fémina esbozo una cálida sonrisa, dando por hecho que si él quería continuar entrenando con su ayuda, debería primero dar prioridad a recuperar su energía; una forma de decir que se preocupaba por su estabilidad.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Semilla de Compañerismo.—Lancelot.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.