Últimos temas
» Free Download Metaheuristics For Hard Optimization Pdf Viewe
Lun Oct 10, 2016 11:16 pm por ysbesyre

» Little Failure Gary Shteyngart Epub Format
Lun Oct 10, 2016 4:08 am por ysbesyre

» saint seiya la leyenda continua
Mar Dic 08, 2015 2:54 am por Invitado

» Central de misiones 3.0
Lun Nov 16, 2015 3:50 pm por Azor Ahai EUC

» Prologo -Capitulo 4- Actualmente
Lun Nov 16, 2015 3:27 pm por Azor Ahai EUC

» Registro de Avatar
Dom Nov 15, 2015 7:38 pm por Azor Ahai EUC

» Registro de Armaduras
Dom Nov 15, 2015 9:07 am por Azor Ahai EUC

» Censo octubre 2015
Dom Nov 15, 2015 9:05 am por Azor Ahai EUC

» Arrasando con la base enemiga (LIBRE)
Jue Oct 29, 2015 11:38 am por Hyperion de Ébano

» La efímera luz de la destrucción *Visto*(Privado: Saga)
Lun Oct 12, 2015 9:24 pm por Phebe el brillante

» La cruz en tu camino
Jue Sep 10, 2015 9:48 pm por Jerico de cruz del sur

» Austenland {Cambio de botón - Elite}
Lun Ago 31, 2015 10:39 pm por Invitado

» llega un nuevo Santo de bronce
Miér Ago 26, 2015 11:11 pm por Ryuko de Pegaso

» Game Threads → Garuda.
Sáb Ago 22, 2015 10:34 am por Suikyo de Garuda

» Y por si fuera poco ahora son dos ( Capricornio y Sagitario)
Vie Ago 21, 2015 10:46 am por Hikari de Cuervo

historia
HISTORIA
Li Europan lingues es membres del sam familie. Lor separat existentie es un myth. Por scientie, musica, sport etc, litot Europa usa li sam vocabular.

Li lingues differe solmen in li grammatica, li pronunciation e li plu commun vocabules. Omnicos directe al desirabilite de un nov lingua franca: On refusa continuar payar custosi traductores.
Administracion
Nombre Apellido
Nombre Apellido
Nombre Apellido

Una lección de vida[Maina]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Len de Escorpio el Dom Ene 18, 2015 1:21 am

No tenía mucho tiempo de haberme convertido en el caballero dorado de escorpión tras haberle traído una planta medicinal importante al patriarca de tierras enemigas. Muchos amigos perecieron en la ocasión pero de algún modo sobreviví y termine la tarea. Sin embargo los caballeros dorados estábamos desunidos según el patriarca. Necesitábamos aprender a trabajar en equipo y todas esas cosas.

Sinceramente el trabajo en equipo no parece ser un problema para mí, yo hago lo que me ordenan cuando me lo ordenan sin preguntar o sin dejar que mi problema con el resto se meta en el camino, pero parece que el patriarca no está tan convencido de ello. Fui llamado frente al patriarca y se me encomendó una misión. Rutinaria, probablemente más merecedora de un caballero de cobre o plata que de un oro como yo, pero si el patriarca lo ordenó entonces hay que hacerlo. Se trata de dar vueltas por los pueblos vecinos para ver que todo está bien e investigar unas extrañas desapariciones.

Soy consiente de que corren rumores de que hay algo raro conmigo pero no es de importancia para mí dado que no afecta mi desempeño.

Era una mañana tras que me informaran de la misión, me encuentro frente a las puertas de Asgard esperando a mi compañero o compañera.  Vengo con mi ropa de calle, mi armadura está en su caja cual está envuelta por un saco que la oculta. Arriba de él están mis cosas para el viaje.

Estoy recargado junto a la puerta con una hoja de papel que intento convertir en una figura de origami. Mi idea es hacerla un escorpión pero no me sale, más no muestro molestia, confusión tristeza ni nada en el rostro cuando fallo simplemente deshago la hoja y empiezo de nuevo.

Mi misión es dar una vuelta por algunos pueblos cercanos a Asgard, revisar que está bien y revisar algunos incidentes de desapariciones por los alrededores. Se supone que esto seria trabajo de los caballeros de plata, quizás lo de bronce, pero mandaron a mi. Sinceramente con misiones como esta siento que si puliera mi armadura encontraría que es de cobre jeje, pero bueno, haré lo que sea que me pidan, más si es mi diosa misma quien me lo ordena.


Última edición por Len de Escorpio el Lun Ene 19, 2015 12:04 am, editado 2 veces
avatar
Len de Escorpio
Santo de Oro


Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 15/01/2015
Localización : Buscando mi lugar en el mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Maina de Virgo el Dom Ene 18, 2015 8:55 pm

No hubo mayor cambio a como había iniciado la reunión que como al momento en que esta finalizo, tomando todo aquello un rumbo incierto que solo cuando se dispusieran a recuperar el Santuario y enfrentarse a Chronos, las cosas serian dictadas, si aquello seria bueno para ellos, el darle la victoria o simplemente ir al fracaso rotundo, no era de esperarse que Maina estuviese acongojada por ello, con mil y un pensamientos en su mente, porque a diferencia de sus antencesores ella temía por el bienestar de cada uno, porque no hay mayor victoria que el trabajo en equipo, el confiar el uno con el otro, y tal parecía que había mayor ausencia.
Se sumiría nuevamente en una profunda meditación, pues destacaba la idea de pedir un permiso para peregrinar, porque solo así se encontraba con ella misma y al menos poder servir como un pilar para sus compañeros, un equilibrio entre tanto desacuerdo que existía, sin embargo sus planes fueron desertados al ser llamada por su Diosa, observando como antes de ella, otro caballero salía del salón en el palacio Valhala.

Tenía ahora una misión, una de llevar a cabo antes de volver a concentrarse todos para finalmente tener una solución al mayor problema que les acontecía; mas le parecía un tanto irreal aquella clase de misión, que cualquier caballero de un rango menor podría realizarla, pero al menos eso le daba pie para alejarse de todo lo referente a Asgard, al menos solo por una pequeña brevedad. Mas le causo interés las palabras que acompañaron después de la descripción de su misión, como si su Diosa le encargara algo más, depositando en ella una confianza ciega, ¿a que se debía todo ello? Era intriga lo que también acompañaba ese sentimiento; sin mas solo asintió asegurando a su Diosa una noticia favorable en cuanto a la misión y al detalle derivado de esta para su regreso.

Fría noche, ¿no cree caballero de Escorpión?ㅡ Tras haber arribado a la entrada de Asgard, siendo este el punto de encuentro antes de partir a su misión; con anterioridad sabia quien seria su compañero, y de cierta forma ahora comprendía lo encomendado a su Diosa, y porque a ella y a su compañero, así como a los demás, se les habían sido asignadas ciertas actividades, porque la confianza y unión serían puntos importantes para todos.
Vistiendo sus ropajes típicos hindúes con el detalle únicamente de estos ser manga larga con fin de cubrirse del gélido aire de Asgard, se posicionó al lado del mencionado caballero; la caja de Pandora yacía a su espalda cubierta como de costumbre para ocultarla a los ojos civiles y enemigos. ㅡMe asignaron como tu compañera de misión; creo que no habíamos tenido la oportunidad de cruzar palabra y conocernos. Mi nombre es Maina.ㅡ Ladeando su rostro en dirección hacia el joven, aun cuando sus ojos permanecían sellados, una amable sonrisa pequeña estaba postrada en la comisura de sus labios, conocer a su compañero antes de iniciar la misión, era el primer paso.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Len de Escorpio el Dom Ene 18, 2015 9:36 pm

Seguía esperando y seguía fallando en crear el origami de escorpión. Quizás debí pedir clases para hacer un origami simple siquiera antes de empezar, pero supongo que con tiempo terminaré descubriendo el truco y voy a necesitar algo para pasar el rato durante el viaje.

De repente llego mi compañera, parece que me había tocado Virgo. Debía decir que sin su armadura era difícil creer que ella es una guerrera en lo absoluto. Luce muy femenina y hasta delicada, claramente las apariencias engañan.

-Sí. Así son las tierras de odín. Lo que más temo aquí es que llegue el día despierte con el trasero congelado y tenga que usar un pica hielo con él. - Pongo cara como si esa sola idea me causara escalofríos antes de retirar la expresión de mi rostro -Pero es más fría la calle. Así que supongo que he de estar agradecido de que la señora Hilda nos diera un lugar donde pasar estos obscuros tiempos. Lo minimo que podemos hacer es asegurarnos de que sus tierras estén seguras- Digo separándome de la pared sin importarme si deje entrever que viví en la calle en algun momento.

Mire a Virgo con una sonrisa vacía que aparenta alegría y le extendí la mano.

-Es un honor. No es exactamente una misión de ensueño. Pero estaré a tu cuidado, Soy Len Denere, puedes llamarme sólo Len o "Mi amor" si quieres que pasemos más desapercibidos, jeje- Digo bromeando un poco para ayudar al compañerismo.

Una vez terminado la presentación me preparo para partir.

-Supongo que debemos conocer las habilidades del otro. Como te imaginaras lo mio es hacer que el enemigo vuelva llorando con su mamí. Pero tengo conocimientos de medicina, armas, herrería, cocina y venenos.  Tuve muchos trabajos cuando era niño. También sé preparar bebidas que le dejen una cruda infernal hasta el más resistente, pero dudo que lleguemos a usar ello..-
avatar
Len de Escorpio
Santo de Oro


Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 15/01/2015
Localización : Buscando mi lugar en el mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Maina de Virgo el Lun Ene 19, 2015 6:55 am

Pese a ser la primera vez que intercambiaban palabras con el caballero de Escorpión, a su primer criterio era una persona interesante, que a diferencia de los encuentros con otros santos de la orden dorada, en una gran habilidad corta a pocos segundos había hecho un ambiente lo bastante ameno como para que Maina se sintiera de cierta manera cómoda con el joven, aunque era un informe repentino para alguien a quien apenas conocía.
Dudo que llegue a pasar tal cosa, nuestros cuerpos están preparados para el frío más gélido o para el más intenso calor, estoy segura que tu trasero estará sin problema.ㅡ Porque en Maina no había tanta ‘seriedad’ como se tenía clasificado a los Virgo, soliendo entrar en confianza con suma facilidad, y con una platica tan fluida, hacia mejor las cosas.
Simplemente asintió a modo de respuesta, dando la razón al ser recíprocos con Asgard, si ellos les habían brindado techo, lo menos que estos podían hacer es cuidar de sus tierras y sus habitantes, así como asistir a esas misiones que por muy banales que se mostrarán, no dejaban de ser importantes.

Notó ciertas cosas en él, para alguien que siempre esta con todos sus sentidos muy por encima de lo normal, no le fue desapercibido el leer entre líneas datos que el chico dejaba al aire libre, tal vez de manera desinteresada o de una manera sutil para que ella conociese mas de él; el patriarca parecía preocupado con él, ¿sería eso por la cual a ella la encomendaron como su compañera? Gran cuestión.

Con cierta extrañeza, extendió por igual su mano, estrechándola con la del Escorpión, no siéndole inevitable el hecho de dejar salir una risa por su comentario. ㅡCreo poco probable que eso llegue a suceder, pero uno nunca sabe.ㅡ No era que estuviese acostumbrada a esa clase de tratos, es mas, jamás pasó por su mente el que otra persona del sexo opuesto le viese con otros ojos fuera de ser una guerrara, por ende ese comentario no le hizo incomodidad alguna. ㅡEs un placer Len, trabajemos muy bien juntos y hagamos de esta misión, un éxito.ㅡ Pudiéndose notar en su rostro la ensanches de su sonrisa, así como la curvatura de sus ojos cerrados alzándose a modo de su gesto expresando la calidez de tener a tan agradable compañero.

Tras soltar su mano, sostuvo las cuerdas de la caja de Pandora que llevaba a su espalda, dando un largo suspiro que tras este salió humo, causado por el frío invernal eterno de Asgard. Le escucho nuevamente, haciendo que se encogiera de hombros, ante semejantes habilidades se consideraba una inútil, pues poco era capaz de hacer en comparación a la lista mencionada por Len.

Me temo que no poseo tantas habilidades como en cuando a destaques de armas o cocina. Sin embargo creo que para identificar enemigos o burlarlos, a que sea necesario embriagarlos, puedo engañarlos. Tengo la capacidad de crear ilusiones a cualquier distancia, también tengo la habilidad de la telequinesia, así que si queremos aturdir a alguien sin necesidad de mover un músculo, eso nos puede servir. Puedo moverme también entre dimensiones, dejando mi cuerpo en un lugar y mover mi espíritu entre ello, pero dudo sea eso necesario, además de acarrearme demasiado uso de cosmos.ㅡ Pauso por un momento, donde ya se encontraba dando algunos cuantos pasos en dirección hacia los lugares a ir a investigar, ladeando su rostro a manera de observarle de reojo, aun cuando sus ojos aun estuviesen sellados. ㅡCreo que combinando nuestras destrezas, estaremos bien. Además, siempre se puede dialogar, creo que...no es necesaria la violencia para arreglar un problema. Hablando se entiende la gente.ㅡ Y allí estaba el espíritu pacífico de Virgo, característico en ella y en ocasiones no muy oportuno para cuando de una decisión mortal se trataba, mas aun si era en batalla.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Len de Escorpio el Lun Ene 19, 2015 9:51 am

Fue rara la respuesta sobre mi trasero. No supe como tomarla exactamente y mi única sola broma posible a eso iría contra mis palabras despues así que no añadí más al tema.

Conforme la discusión avanzó vi notando que parecía que Maina y yo nos podríamos llevar bien. Al menos no pelearíamos. Es agradable que no sea tan seria que no tome ni una broma o que se pase regañandome por ellas, aunque tampoco es que tuviera problema con callarlas lo más posible si ese era el problema. Primero es la misión. Lo siguiente es el honor así que los chistes malos son solo algo que agrego para llevarme bien y divertirme en el camino. Además que puede servir para provocar al enemigo y hacerle hacer tonterías.

Estrechamos la mano y pude ver una gran sonrisa en Maina, muy linda y me permitía saber que estaba muy bien con la idea de que fuera su compañero lo que era un alivio pues dado que no tengo mucho tiempo entre los dorados temía que algunos me rechazaran.

Seguí intentando hacer mi figura de origami aunque sabía que tardaría mucho antes de finalmente hacer un escorpión.

Maina parece que no sabe de cosas comunes. Aunque habló de dimensiones y sinceramente no tenia ni idea de a que se refería con ello y aunque tampoco me importaba mucho eso era una habilidad así que por el bien de la misión tendría que averiguarlo.

-No te preocupes. Estoy bastante seguro de que tú, sin tus poderes tienes más utilidades que yo. Las chicas lindas las tienen despues de todo. Sí no sabes como usarlas yo te diré si es necesario llegado el momento, aunque tampoco soy un experto- Dije de manera desinteresada como si no pretendiera alargarla por su belleza y esto fuera sólo un hecho que reconozco. -Y tus poderes son realmene impresionantes. Sí seguimos trabajando juntos es probable que lleguemos a usar algunas. ¿Pero a que te refieres con dimensiones? entendería si pudieras sacar tu espíritu y dejar que explore o algo así, pero eso de dimensiones no me queda claro-

En mi tiempo trabajando en el burdel las mujeres de ahí me enseñaron que las chicas lindas pueden lograr cosas increíbles. Relajar a otros, disuadir, convencer, engañar. sacar información, dinero u objetos así como crear peleas y calmar situaciones tensas son sólo algunas de las habilidades que tienen sin involucrar el sexo que aunque en ciertas mujeres podría ser la herramienta más fuerte para lograr sus fines para la mayoria no lo es y seguro que es impensable si quiera en Maina. De hecho, como compañero dorado tampoco lo permitiría si fuera alguien que pudiera usarlo para nuestros fines pues la armadura dorada es un gran honor que no debe ser manchado.

Mi desconcierto ante las dimensiones era entendible. No tuve realmente una educación escolar más allá de la primaria hasta los 8 años. Luego de ello las personas con quienes viví no me enseñaron siquiera la palabra. Lo más que me enseño mi maestro es sobre el cosmos y como usarlo para patear traseros. Así que no estoy seguro de a que se refiere con dimensiones y sí no entiendo lo que hace no le puedo pedir que lo use para cumplir la misión.

Entre todo ello, y sin detener mi andar, hice una gruya con el papel pese a que siempre intenté hacer el escorpión, pero supongo que para lo que lo quiero bastará por lo que saco una bolsa de tela y meto la figura ahí antes de sacar otro papel del bolsillo e intentar de nuevo hacer el escorpión.

Maina dice que no se necesita la violencia por lo que alzo la ceja. -Si fuera tan facil el mundo sería un lugar mejor. También significaría que no tendríamos armadura, ni serviríamos con honor a Athena o por lo menos no hubiéramos perdido el santuario. Cierto, la violencia puede evitarse, se pueden resolver las cosas con palabras, pero sólo si ambas partes están de-acuerdo con hablar y están en un terreno de igualdad, lo que no siempre sucede. La ley del más fuerte que rige la naturaleza aun domina a los humanos aun y cuando uno tiene el poder encuentra mucho más facil apropiarse de lo que quiere por la fuerza tomándolo de débil. Incluso si se dialoga y están en terrenos igualados si no se llega a un acuerdo la violencia y el odio llegaran. De hecho esto incluso puede suceder si el débil está lo suficientemente desesperado pero el fuerte no puede dar lo que el débil quiere. Es bueno querer todas las cosas por el dialogo pero al final sólo podemos asegurar de que eso tenga valor si somos nosotros los más fuertes, sí somos capaz de solucionar todo con la fuerza y aun entonces no siempre lo tendrá.-Digo con seriedad.

Miré a Maine por un momento y sonreí. -No me mal interpretes. Prefiero hablar, siempre que no se alargue resulta menos problemático. Pero pueblos han sido sometidos y destruidos por no defenderse para intentar resolver las cosas del dialogo cuando el otro no tenía el interés de intentarlo. Hay que intentar hablar primero pero hay que saber cuando el otro no tiene la intención de hacerlo y también hay que estar preparados para defendernos inmediatamente si es necesario-
avatar
Len de Escorpio
Santo de Oro


Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 15/01/2015
Localización : Buscando mi lugar en el mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Maina de Virgo el Mar Ene 20, 2015 3:05 am

Aquello le tomó por sorpresa, nuevamente como había pensado con anterioridad, jamás había reparado a pensar si era de atributos físicos atractivos o no, para alguien que estuvo en un entrenamiento donde la belleza era relativa y lo importante era el espíritu, esas cosas eran simples banalidades.  ㅡPero aseguró que debes saber mas que yo.ㅡ Pese a que otros podrían tomar ello como una clase de burla, quien conociese a Maina sabría que hablaba en serio y no de manera broma, pues careciendo de el hecho como actuar ‘coqueta’ o derivado, tal vez a él, que por sus palabras, parecía que había vivido el mundo de una manera totalmente diferente a ella.

Virgo calló por un momento, era extraño que le preguntaran acerca de sus técnicas, sobre todo de aquella en la cual solía usar solamente cuando su Diosa lo requería, así como su antecesor lo había hecho para poner a prueba la fidelidad de un caballero, y en cuanto a ella solo por descubrir movimientos y tener para si algunas estrategias de batallas, explicarlo no era cosa fácil pero era cierto que si iban a trabajar juntos y a posteriores batallas, debían saber todo lo suficiente el uno del otro.

Sin detener su paso, ajena a lo que el caballero de escorpión se dedicaba, la palma de su diestra la giro hacia arriba, dejando esta visible, concentrando en ella cierta cantidad de cosmos, porque Maina le gustaba hacer ello, sentir como la energía fluía y podía tener el control en la palma de su mano, como si todo lo que hacía realmente valiera la pena y tuviese un resultado favorable. ㅡVerás, cuando entro en total estado de meditación puedo desprender mi espíritu de mi cuerpo, este se queda en el mismo lugar, como en un estado de trance, y el espíritu viaja dependiendo de donde desee, como se puede ir al mismo Inframundo, como al encuentro con Buda, al Santuario, cual sea el dicho lugar. Por supuesto, el cuerpo puede ser herido si se descubre su ubicación y quien ataque posea técnicas de larga distancia y por igual de viaje entre dimensiones, aunque son muy pocos los guerreros que poseen tales técnicas.ㅡ Esperaba el ser un tanto clara con su explicación, había buscado las palabras correctas para describirlo, y si fuese necesario mostrarle, podría hacerlo, después de todo, peligro a su cercanía no lo había.

Había escuchado tantas veces palabras similares a las de Len que ya no le era sorpresivo, lo peor a ello es que Virgo no cambiaba su modo de pensar, siguiendo férvidamente su camino sin violencia a menos que fuera excesivamente necesario.
No, el mundo no es fácil, es cierto, por algo estamos aquí. Sin embargo, si todo se resolviera con la fuerza, a la ley del más fuerte, seriamos capaces de usar armas, ¿para qué entrenarse si con toda la tecnología y armas que hay en este siglo se puede resolver en un santiamén? Aun a ello, hemos sido entrenados de que no todo se resuelve así, es mas, a nosotros santos de Athena, tenemos prohibido el uso de armas, entrenados solo a nuestros puños. Es paradójico, ¿no crees?ㅡ Silencio por un momento, ordenándose en su mente, después de perder a tanta gente porque había sido ciega y sorda ante las palabras de ella y arrebatarles la vida, mantenía su objetivo intacto, ¿podría seguir siempre ese camino? Ni siquiera el mismo Buda podía guiarla ante ello si ella no esclarecía ese camino.

Dejo salir un largo suspiro, cerrando la palma en un puño, haciendo que aquel cosmos se difundiera en pequeñas partículas que parecían polvo estelar, dejando ligeramente su ceño fruncido. ㅡProbablemente. En esta vida hay que estar preparados para todo, supongo que eso trata ser un caballero de Athena, proteger al desvalido, no importa el método usado, ¿no es así?ㅡ Su gesto había cambiado, porque esos métodos no eran los que ella estaba acostumbrada a seguir, no era lo que había entrenado, sin duda alguna aún tenía un largo camino por recorrer para alcanzar el poder divino.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Len de Escorpio el Mar Ene 20, 2015 4:09 am

Maina menciono que sabría más que ella sobre "coqueteria" y ciertamente lo creía. No parecía ser alguién que la haya tenido que usar, o al menos no en mucho tiempo. Yo solo tenia mis conocimientos al respecto. Yo sólo sonreí y seguí armando mi figura de origami mientras hablaba amable y suavemente, pues no es mi intención hacerla sentir incomoda ni regañarla.

-Sí, sé más, pero siendo hombre y tan detestable como soy no tendría el mismo efecto que tu ni de lejos, aunque podría enseñarte a usar tu belleza y encanto. Como dije es bastante útil y evita la violencia. Pero entiendo que no estés acostumbrada a ello y también entiendo si no quieres aprender tal cosa en primer lugar. De todas maneras estoy seguro que la fuerza, el alcohol, mi conocimiento del cuerpo humano y de los venenos serán suficientes para cubrir cualquier necesidad del encanto así que no debes forzarte a ello- Dije tranquilamente sin cuidar que me llame a mi mismo detestable.

Normalmente para divertirme me digo guapo, genial o sexy, pero como era una platica más sería dije lo que realmente pensé que soy y tengo mis motivos para pensar que soy así.

Ciertamente. Si necesitamos entrar o salir de algun lugar y alguien nos estorba basta con apartarlo por la fuerza. Si alguien esconde o tiene algo que nuestra misión a merita puedo torturarlo o con suerte emborracharlo y hacerle hablar si lo encuentro en un bar. Lo mismo con los otros usos del encanto. Hay maneras, no tan rápidas y pacificas pero funcionales además que aunque tarde más tiempo la violencia es más confiable.

Explico el uso de esto de las dimensiones y aquello de separar su cuerpo mientras sacaba el cosmos en su mano. Fue agradable pues su cosmos se siente más agradable y cálido que el mio.

-Ok. Ya entiendo. No estoy seguro que llegue a ser necesario hablar con Buda o ir al inframundo, pero si nos permite ver que pasa en lugares lejanos entonces puede ser muy útil.- Dije antes de intentar sacar mi propio cosmos en mi mano que si bien es dorado carece de sentimiento y es frió además que tomo una forma bastante más irregular que el de ella así que sin quitar la pequeña del rostro lo deje para seguir con mi origami.

La conversación siguio y entramos a lo de la ley del más fuerte a lo que contesté tranquilamente.

-¿Para que necesitamos algo como espadas o pistolas? Nos movemos a velocidades mayores y causamos mayor daño que las armas convencionales. Nosotros somos armas. Si bien nuestro principal deber es proteger a Athena finalmente somos soldados, una fuerza militar y eso representa fuerza. Si Athena es poderosa y tiene a su mando a soldados fuertes entonces puede intentar resolver las cosas con la diplomacia si ese es su deseo, pero si eso falla será la fuerza la que arreglé la situación. Aun así Athena es una gran persona y el patriarca es Sabio, así que me parece que estamos en buenas manos y que no nos pedirán derramar la sangre de otros sin una buena razón. Aun así no quita que es necesaria la fuerza para lograr las cosas, incluso cuando quieres dialogar-

Puede que Maina y yo no lleguemos un acuerdo aquí. Claro que prefiero arreglar las cosas pacíficamente si se puede pero no estoy en contra de usar la fuerza si no hay otra opción. Somos soldados y es nuestro deber cumplir nuestras misiones de un modo u de otro.

-Sí. Así es la vida como un caballero. Pero estoy seguro que Athena es la mejor persona a la que podríamos servir. Debemos estar orgullosos de ello.- Dije volteándola a ver un momento con una sonrisa antes de regresar a mi juego.

Ya llevamos algo de viaje quizás pronto debamos parar a descansar por algun lado.
avatar
Len de Escorpio
Santo de Oro


Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 15/01/2015
Localización : Buscando mi lugar en el mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Maina de Virgo el Jue Ene 22, 2015 4:08 am

Por un breve momento se imagino a sí misma en una situación que requeriría de hacer uso en aquello a lo que él refería como belleza y encanto; un grupo de varones y ella con fin de sacar información...y...no quizo seguir pensando en ello, un breve pero aparente rubor cubrió sus mejillas, ¡ni en un millón de años! ¡Por Buda que jamás haría uso de algo así! ¡Para nada! No había entrenado tanto para hacer uso de estrategias tan ‘bajas’, aún siendo mujer. Movió su cabeza en negación varias veces a disipar esos repentinos pensamientos sobre ello, hasta cierto punto pareciéndole graciosos, porque alguien como ella irrumpiera sus pensamientos de batallas para imaginar una situación bizarra de ella misma.
Me parece eso razonable, y lo agradezco, es mejor hacer uso de los métodos que ya sabes, parecen más efectivos.ㅡ Tras pronunciar ello, carraspeo un poco la garganta, aclarándose esta y dejando finalmente atrás un tema a añadir a sus cosas incomodas y que jamás al menos que fuese su último recurso, usaría contra un enemigo. Y sin embargo no le paso por alto el momento en el que él se hacía referencia a sí mismo como ‘detestable’ ¿debería preguntar? Mejor aguardaría hasta el momento oportuno, probablemente hasta conocer más del caballero.

A lo siguiente, simplemente asintió, no creyendo necesario seguir con tal explicación, era cierto que aquella técnica solo hacia uso de ella cuando la requerían o cuando ella dudaba de la convicción de alguien, como una clase de pruebas es que les hacía pasar, bien que lo había aprendido de su antecesor y su maestro, era de las que pensaba que si ella alguna vez había tenido dudas y cuestiones acerca de su camino como guerrera, otros también lo tendrían, y era su misión auto impuesta, el ayudarles a no desviarse del camino, como lo había hecho ella tiempo atrás; Athena no necesitaba más debilidades en sus filas.

Le pareció curioso el cosmos del caballero, muy diferente al de ella, cargado de una forma y energía que aumentaba la intriga en Virgo por saber más de él, ¿porque era menos cálido?
¿Armas? Un arma no tiene sentimientos, un arma esta diseñado a matar sin hacer distinción de ser civil o enemigo, un arma no tiene piedad ante nada.ㅡ Jamás había escudriñado en un punto como ello, y aunque había escuchado claramente el contraste de pensamiento del caballero, ese punto en particular le había parecido interesante a Maina; que distintos pensar es tenían uno del otro, aún así ella era consciente de ello, no todos pensarían de la misma forma. ㅡPensando así, que siempre necesitamos hacer uso de la fuerza, es el porque a que las guerras jamás cesen, a que este mundo jamás encuentre la paz....nuestra señora y Diosa es lo que siempre trata de mostrarnos, aún así, somos humanos, la manera de pensar de cada uno siempre será distinta, no se puede cambiar a uno de la noche a la mañana cuando ha sido un patrón de conducta desde la era del mito. Yo puedo pensar que es mejor un camino sin violencia, como tú jamás bajar la guardia y tener la fuerza como aliada; y es eso el círculo de nunca acabar que nos seguirá durante la eternidad. Porque no hay tiempos de paz si no hay guerra antes. El mundo está destinado a sufrir, a perecer. Todo fuera mas fácil, si entre todos pudieran entenderse; odio y violencia, solo genera más de ello.ㅡ Jamás había expuesto tanto su sentir acerca del camino como santo Atheniense, y eso parecía ser un tema de nunca acabar, mas cuando alguien parecía tener una perspectiva completamente diferente, mientras ella pensaba en resolver las cosas mediante palabras otro formaba estrategias para atacar al enemigo. Suspiró un tanto abrumada, porque el ser susceptible a esos temas le hacía preguntar a su maestro el porque de la vida; el porque de una vida de sufrimientos en contra a una vida efímera de felicidad y paz; Maina tras sus otros sentidos, miraba el mundo diferente, con tristeza y melancolía, tal vez era por ello que no compartía el camino que su compañero, aún siendo consciente y como siempre solía decir, que el camino de un caballero no es más que dirigirse a la muerte, bien aprendido lo tenía con todas las pérdidas de los anteriores santos dorados.

Si, supongo que si.ㅡ Con una expresión indescifrable en su rostro, es que se detuvo por un momento; acerca de su fidelidad a su Diosa Athena era de algo que jamás dudaría, eso no le ayudaría en el campo de batalla.
Ladeo ligeramente el rostro, dirigiendo su mirada sellada bajo sus párpados a su compañero. ㅡTomemos un descanso en las ruinas que están más adelante, ¿estás de acuerdo? Parece que es extenso el camino hacia el destino que tenemos asignado.ㅡ Espero pacientemente, aunque guerreros como ellos estaban entrenados a soportar cualquier condición, probablemente el clima, su estado de animo voluble y tratar de pensar en mil y un cosas a la vez la habían agotado de caminar sin descanso, es mas, ¿cuánto tiempo llevaban ya? Había perdido hasta la cuenta.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Len de Escorpio el Jue Ene 22, 2015 5:47 am

OFF:
Siento si me adelante mucho por mi cuenta. Queria darle dramatismo y emoción a las cosas. Si quieres hacer una movida importante antes de la señal puedes hacerlo y sólo cortaré mi post despues hasta esa parte.


Maina negó la idea de usar el encanto a su favor dejándome sorprendido por varias razones. Imaginaba que si era algo que ayudaría a reducir la violencia que usaríamos lo pensaría al menos, pero dejo claro que no, aunque podía entenderse. Lo que si me sorprendió es ver un breve rubor en sus mejillas. No conocía mucho a Maina pero hasta ahora me había dado una impresión de imperturbable por el aura tan serena que emanaba, así que verla sonrojada fue un punto a favor que le hacia ver especialmente linda además. Por supuesto había aprendido que algunas cosas es mejor mantenerlas calladas así que sólo cabecee aceptando usar mis métodos y pensando que empezaba a ver que hay bastante más cosas que aprender de mi compañera.

Era claro que nuestras opiniones chocaban y parecía no muy feliz de verse como un arma.

-Claro.Las armas no tienen sentimientos, pero ningún regente quiere que sus soldados tengan sentimientos o cuando menos no quieren que les estorben. Esperan que hagamos lo que se nos ordene sin preguntas o distinción. Nos ven como armas y nos entrenan para sólo obedecer. Desgraciadamente no les es posible quitar todo sentimiento así que tienen que aprender a controlarlos con recompensas, castigos y acciones para que hagamos nuestro papel como armas.-

Maina comenzó a hablar sobre el circulo de odio y demás por lo que yo sólo cabeceo. -Tienes toda la boca llena de razón. La violencia genera más violencia. Quizás Athena algun día logré crear un mundo pacifico donde todos los que vivan ahí vivan en paz y felicidad...Aunque desgraciadamente ese mundo no será para todos.-

La única persona a la que realmente le "importé" me entreno para pelear. No conozco otra vida y no creo encajar en un mundo donde no se necesite la fuerza. Probablemente sea uno de los que tengan que morir para hacer ese mundo ideal. Claro, realmente nunca me ha importado vivir o morir, pero pienso que moriría con una sonrisa si sé que eso permitiría crear dicho mundo.

Finalmente Maina hablo sobre parar en algun lado pero menciono las ruinas por lo que la miré como preguntandole si habla enserio por un momento, más lo pensé un momento y decidí cabecear en acuerdo. -Bien. Hagamos lo entonces.  Tal vez podamos ahorrar suministros-

Caminé hasta las ruinas de una vieja ciudad cerca de aquí. No tomo más que unos minutos. En otras circunstancias hubiera evitado venir a menos que hubiera una fuerte tormenta o cargara con un herido que necesita un lugar calido y atención de inmediato, pero supuse que me serviría para aprender algo de mi compañera.

Apenas entramos me dirigi a la casa que se viera en mejor estado y pronto encontré una...pero un sonido me hizo detenerme. -Prepárate y si hablo sígueme la corriente- Le dije a Maina esperando que me haga caso.

De repente varias personas salieron apunandonos con arcos, espadas y dagas. Una banda de ladrones así que alzo mis manos. Debian ser unos 20 de ellos y estaban por todos lados.

-Miren lo que trajo odín. Un pelirrojo y una rubia. Estan muy lejos de casa. ¿No creen? Hablén, que es lo que hacen en las tierras de Godil, el usurpador- Dijo quien parecia ser el lider.

-¡Lo siento muchísimo!- Dije intentando aparentar estar asustado y sentirme mal por esto mientras me paraba frente a Maina protegiéndola. Y es que aunque sepa que es bastante fuerte no tenemos nuestra armadura y no quisiera arriesgarme a que le pasara algo antes de que empiece el combate.  -Fue mi culpa. Andaba sumamente hambriento y quise pasar a un lugar cálido a detenerme. No sabía que era de alguien. Nos iremos de inmediato-

-No tan rapido- Dice Godil -¿Se meten a mis tierras y planean irse sin más? Jamás, suelten la comida y todo lo que tengan de valor. Aquí todos tenemos hambre, ¿Verdad muchamos?- Le dijo con mucha mentira en su voz a lo que sus hombres cabecearon.

-Claro, claro. Enseguida lo hacemos sólo por favor no nos maten.- Dije bajando mis cosas enfrente mio y aunque la bolsa de la armadura era de tela tenia un pequeño agujero del lado de mi espada donde se agarra la cadena para abrirla.

-Anda. Miré esa morra rubia jefé. Está preciosa- Dijo uno de sus hombres que era muy gordo y tenia una espada.

-humm. Tienes razón. Hey tú, ven aquí. No tienen que irse tan pronto, podemos divertirnos un rato juntos.- Dice de pronto a lo que detengo mis movimientos un segundo y mi cosmo empezaba a emanar suavemente. No suficiente para que ellos lo vieran, pero sí para Maina lo sintiera.

Alcé la cabeza un segundo intentando aparentar susto -Por favor. Todo menos eso. Se lo imploro. Déjela en paz- Dije ante de levantar mis cosas con mis manos. -Miré, aquí tengo algo muy valioso. Se lo daré pero dejela ir-

-¿Eh? ¿Algo de valor? Pero la chica no sé va todavía.- Dijo con curiosidad y una sonrisa traicionera. a lo que bajé la cabeza -Cuando te de la señal atacas- Susurre.

Me levanté y empecé a caminar hacia el jefé llevando la bolsa con la armadura lentamente hasta que estuve suficientemente cerca entonces hablé. -Oh. Cierto. Dijo que se llamaba Godil, ¿No es así? Vaya, es famoso. Alguien me hablo de usted.- Dije sorprendiendo al tipo que pronto rió.

-Jajaja. Claro. Por supuesto. Todo el mundo conoce mi leyendas. Pero ya que estas cuéntame. ¿Qué te dijeron de mí? ¿qué soy e mejor ladrón? ¿El más apuesto?...-Miro a Maina- El mejor en la cama...

Nege con la cabeza cerrando la distancia. -No. Nada de eso. Fíjese. Lo que me dijeron de usted fue...- En ese momento como si estuviera andando di un gran salto que pareciera imposible con mi carga. -¡Qué te esperan en el inframundo, Carajo!- Dije molesto antes de patearle la cara con el pie con toda mi fuerza mandandole a volar mientras soltaba la caja y agarraba la cadena para jalarla. -¡Ahora Maina!- Dije al tiempo que hacia esto dándole la señal para que actúe.

Al jalar la cadena la bolsa brillo y se abrio por la fuerza revelando la armadura de escorpio que de inmediato empezo a colocarse alrededor de mi cuerpo pieza por pieza a gran velocidad hasta que llego el yelmo y mi cosmos frio empezó a sentirse más a flor de pie y la expresión de molestia en mi rostro se iba antes de pasar a una sonrisa tranquila pero inexpresiva que de algun modo era aterradora y profesaba una muerte segura para mis enemigos.
[/color]


Última edición por Len de Escorpio el Jue Ene 29, 2015 5:15 pm, editado 2 veces
avatar
Len de Escorpio
Santo de Oro


Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 15/01/2015
Localización : Buscando mi lugar en el mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Maina de Virgo el Jue Ene 29, 2015 4:25 pm

Es interesante saber el pensamiento de un compañero en cuanto a ello, aunque nuestros pensamientos difieren en mucho, creo que solo estamos de acuerdo, que aunque pretendan controlar a un arma como lo somos nosotros, finalmente eso jamás es posible.ㅡ Medito sobre ello, como si fuera prioritario en su vida, y aunque el panorama que estaban atravesando era algo solo banal el pensar así, Maina no perdía tiempo en nada de ello, mas para alguien como ella que databa en analizar todo, sacar una conclusión y desaparecerlo de su mente para así dejarla tranquila, habiéndolo aprendido con el paso del tiempo.

Curveo ligeramente su entrecejo, eran ciertas sus palabras, seguramente su Diosa se encargaría de que el mundo entrará en una total y completa paz, sin embargo era posible que para ello, no fueran capaces de verlo. ㅡPara alcanzar la paz, debe haber sacrificios, Athena-sama es consciente de eso, y creo que nosotros también, no peleamos con el fin de morir, pero si para conseguirlos debemos sacrificar nuestra vida, al menos yo creo que es un buen sacrificio, ¿no te parece? Y es posible que veamos ese mundo de paz, tal vez no físicamente, pero si espiritualmente. Aunque...ㅡ Lo pensó por unos breves instantes, ante la realidad de lo que era la vida de ser un Santo de Athena. ㅡNo lo aseguro, hemos arrebatado vidas y seguiremos haciéndolo, aunque sea en nombre de Athena, es quitar una vida antes de su tiempo en la tierra, nos condena al Inframundo, y los Dioses no serán benévolos con aquellos que han levantado un puño contra ellos.ㅡ Suspiró, desde su entrenamiento como pequeña sabia de ello, y aún así perseguía ese camino, porque pese a todo, confiaba que algún día por quienes peleaba, por quienes protegía, tendrían un mejor lugar, y eso seria tranquilidad aunque estuviesen refundidos en lo más recóndito del Cocytos.

Agradeció con una suave sonrisa el que aceptara detenerse un momento, apenas caminaron por unos largos minutos encontrando una casa entre aquellas ruinas, y antes de cualquier palabra o hecho, Maina se detuvo al escuchar a su compañero, agudizando sus sentidos logro escuchar lo que él, tan solo se puso a la defensiva, sin exponer alguna expresión en el rostro como lo era usual en ella.
Optó preferiblemente hacerle caso a Len; Maina no tenía una experiencia en lidiar con algo así, y por lo que sospechaba, el caballero de Escorpión sabia lo que hacia, así que era mejor estrategia seguirle la corriente ante todo; quedando a su espalda, agradeciendo nuevamente de manera interna el que la protegiera de aquella manera aunque ambos poseían la fuera para defenderse por separado.

Desde que el ladrón líder pronunció palabra, Maina no sintió ninguna buena vibra por parte de él ni el resto, no le agradaba, y podía sentirse en la energía de Virgo que cambiaba de manera instantánea, seguramente Len podría sentirlo.
Su mano derecha tomó la manga de la ropa de Len, sujetando esta al momento que se hicieron referencia a ella, y no de manera agradable, como transmitiéndole así que no se sentía bien con la presencia de ellos, pudo notarse la expresión de desagrado de solo imaginar lo que esa banda de ladrones querían hacer para con ella, más aún que no se imaginaban el cruel destino que les esperaría, porque Maina podría ser pureza y tranquilidad, pero todo lo contrario cuando algo le molestaba, y ciertamente, la amazona de Virgo no estaba de buen humor.
Fingió un gesto de preocupación, acompañando la actuación de Len, como cual para de chicos indefensos y sin escape.
Por favor...tengáis piedad con nosotros...ㅡ Murmuro en voz queda, mordiéndose la mejilla interiormente, sorprendiéndose de ser capaz de seguir con esa farza. Asintió al momento de escuchar el susurro de Len, notando entonces el cosmos de Escorpión, haciéndolo por igual, teniendo preparado el momento de ataque.

Hizo una mueca de asco a lo que sería para Maina, lo último en decir a aquel llamado ‘Godil’. Después del impacto del golpe de Len, Maina hizo crecer sus cosmos, abriéndose así la caja de Pandora, dejando salir la armadura de Virgo y en una brevedad de segundos comenzó a vestir el cuerpo de la amazona, hasta finalizar y dejar el aura dorada alrededor de ella, su cosmos a diferencia del gélido de su compañero, era mas apacible y calmado, pero no por ello menos amenazador.
No iba a tener piedad, ladrones como ellos no deberían seguir, y aunque Maina no era partidiaria de las batallas, simplemente el imaginarse las personas que sufrieron por su causa, las chicas que seguramente pasaron por inmoralidades, le hacia hervir la sangre.

Van a pagar por todos sus pecados...han tenido el error de meterse con las personas equivocadas.ㅡ Sus palabras salían afiladas, realmente Virgo estaba molesta. Hizo alzar sus cosmos un poco más, hasta finalmente despegar sus párpados y abrir sus ojos, los cuales se habían mantenido sellados desde que partieron de Asgard. ㅡ¡Tesoro del Cielo! ¡Perdida del primer sentido: Vista!ㅡ No lo pensó dos veces, quitaría cada uno de los sentidos de toda la banda de ladrones, dejando así la ventaja para ellos dos, y que Len hiciera lo suyo por igual.

Off: Descuida, estuvo muy genial el post <3, oe por cierto lamentó el tardarme en contestar, estuve un tanto enferma, pero prometo ya contestar mas seguido.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Len de Escorpio el Jue Ene 29, 2015 9:20 pm

No respondí a lo que dijo Maina inseguro que decir. Ciertamente a un caballero normal no les podrían quitar por completo los sentimientos, pero...¿Qué hay sobre mi? Juré total lealtad a Athena para bien o para mal, nunca tuve nada más que mi palabra despues de todo. ¿Seré un arma o una persona?

Deje eso de lado y escuché a Maina hablar sobre los sacrificios que se tendrán que hacer por la paz mencionando que aunque nosotros lo seamos será por una causa que valdrá la pena aunque incluso entonces nuestras vidas estarán condenadas por nuestros pecados.

Miré a Maina un momento preocupado por el alma de ella. Es claro que ella es una buena persona a diferencia mía y también es una bella mujer. Seguramente merece más que su alma ascienda a una de las estrellas de la constelación de virgo donde su alma viva en paz mirando a la humanidad disfrutar del mundo  pacifico que Athena creará que otra cosa. Si hay un alma que deba ser condenada debe ser la mía. Considerando que tardé mucho en desarrollar un ego y que este es débil es probable que pronto me deje de importar el que mi alma sea torturada eternamente de todas formas.

Tal vez, por muy desinteresado que sea a la vida, quiera dejar mi marca en ella. Como nunca nadie hizo nada por mí y aunque haré mi mejor para que mi trabajo como caballero dorado le sirva tanto a Athena como al mundo entero me gustaria poder hacer algo por alguien, no porqué me hayan entrenado para jurarle lealtad, sino porqué realmente quiero yo hacer algo grande y especial por esa persona. No conozco bien a Maina, al menos no aun, pero ya estoy bastante seguro que es de las mejores personas que he conocido por lo que si hay alguien por quien yo, como persona, quisiera hacer algo especial es seguramente ella.

-No sé si haya algo siquiera que pueda hacer...pero te prometo que haré algo por ti- Me dije internamente repitiéndolo varias veces para grabarlo muy bien en mi mente.

Decidiendo que por ahora es mejor la comedia que la seriedad me puse a sonreír picaramente.

-...Yehaa. No me importa dejar que se la pasen dándome mis nalgadas en el inframundo por toda la eternidad por ser un "niño malo" si eso es necesario para traer ese mundo mejor...bueno. Supongo que de todas maneras me va más dar nalgadas que recibirlas así que seguro que tras un rato me las ingeniaré para cambiar los roles. jeje. Tal vez entonces pueda buscar tu alma para que me ayudes con ello cuando quiera tomar mis descansos - Dije volteando para lanzarle un guiño travieso.

Hay muchas cosas que me gustaria hablar, pero de poco en poco es mejor.


...................................................


Ya con los bandidos Maina decidió seguirme la corriente, aunque pude notar que le molesto tanto...o probablemente más, que a mi el que pensaran en meterse con ella. Sinceramente sus habilidades de actuación necesitaban pulirse y más que mostrar asco debería aparentar susto, pero el que agarrará mi manga estuvo bien y como siempre anda con los ojos cerrados uno pensaría que es ciega..., si añadimos su figura pareciera una damisela delicada a la que proteger así que eso definitivamente haría el resto.

Llegando la batalla me vestí con mi armadura listo para despedazar y desmembrar a todos y cada uno de estos pillos sin ningún miramiento...pero lo que no esperaba es lo que vino a hacer Maina. Se vistió con su armadura bastante rápido...y vaya que podía comentar al respecto, pero más que nada por primera vez desde que la conozco abrió sus ojos mostrando unos lindos ojos azules y...dejo literalmente ciegos a todos aquí.

-¡Ahhhhh!¡Mis Ojos!¡Mis ojos!- ¡jefe no veo ni mi puta nariz!-¡¿Qué hicieron a mis hermosas perlas grises?¡No ya no podré verme en el espejo!- Decían los diversos bandidos.

-¡¡AAAH!!- Decia Godil en el suelo agitando una espada

Los arqueros empezaron a disparar los flechas en caos sin darnos a ninguno, el resto agitaba sus armas o revisaba sus ojos con sus manos. Yo estaba listo para matarlos a todos sin quitarme el sueño, ¿pero como aguantaría mi honor el matarlos cuando están en este estado donde ni siquiera pueden defenderse antes de que empiece a atacarlos? Imposible...

Miré a Maina...de nuevo, si había reconocerle algo a la armadura de virgo era lo...sexy que se veía en ella. Pensé que luego de trabajar en un burdel no apreciaría la sensualidad ni aunque está  me golpease en la cara, pero veo que no es así...y sinceramente estoy muy agradecido.

Viendo que nuestros oponentes prácticamente ya fueron derrotados con sólo el ataque de Maina me tome las cosas con calma y sonreí picaramente mientras me acercaba al bandido gordo primero y le daba un golpe en la boca del estomago  dejándolo inconsciente.

-¡Aguja escarlata!-  Dije apuntándole al gordo con una de los aguijones en mis dedos disparandole una de las agujas nombradas pero con menor poder. Esto le dejaría paralizado y perdiendo el resto de sus sentidos de poco a poco hasta que se sienta cerca de morir...pero eventualmente se la pasaría. Sería un buen castigo. Pude sólo disparar mi aguja escarlata pero no me sentiría contento.

-Sí.Sí. Lo entiendo completamente chicos. Tal belleza rubia...y en esa armadura.Ufff...Simplemente es demasiado divina para que la puedan ver sus ojos mortales- Dije con un guiño a Maina antes de llegar con un arquero que agitaba el arco y tome su cabeza para darle un cabezazo con la mia para despues tirarle una aguja escarlata a este. -Ya no digamos esos orbes azules- Un sujeto estaba agitando su espada a donde me escuchaba pero la esquive y tome su mano con el arma. -Incluso yo acostumbrado a ver mi sensual cuerpo todos los días tengo problemas al verla- Entonces di un giro con fuerza y lo mandé contra una pared donde le lance una aguja escarlata. -Me da celos que lo vieran, pero considerando que tal vez es lo ultimo que verán en sus vidas supongo que deben sentirse afortunados-

Miré a Maina un momento antes de seguir caminando hasta un pequeño con dagas al cual de una patada en la cara tiré al suelo donde le di su aguja entonces miré a Maina con cara de berrinche.

-Maina. Eres mala. ¿cómo pudiste haberle ocultado a tu compañero un vistazo a esos preciosos ojos azules?- Dije antes de darle una patada en el estomago a un bandido con daga mandándolo a volar  seguido de una aguja también -Es un gran golpe a mi honor que los haya visto al mismo tiempo que estos rufianes ¿Sabias? Como si no hubiera sido merecedor de verlos antes.- camine hacia otro sujeto y de un golpe en la cara lo mandé al suelo dándole su aguja.

Vi a otro tipo enorme de espaldas mio y con una fuerza impresionante lo levanté. -Pero bueno. al menos pude verlos- Dije antes de lanzar al grandote contra un tipo alto con una fuerza excepcional dejándolos a los dos en el suelo y les lancé su aguja a cada uno. Con esto llevaba nueve. Por mientras me acerqué a "Godil" en el suelo con la nariz sangrante quien se arrastraba y lo detuve poniéndole el pie encima dejando los otros 10 para Maina.

-¡Noooo!¡Nooo¡Déjame ir!¡No haré más cosas malas!¡Lo siento lo siento!¡No Sabia que eran caballeros!¡Piedad!-

-Ahora Godil. Sé que estás muuuy preocupado con la ceguera y todo eso, pero tu vida es lo siguiente que podrías perder. Así que escucha atentamente. Fuiste muy rudo conmigo y sobretodo con mi compañera. Sinceramente debes dar gracias a ella que te dejara ciego o yo hubiera segado la vida de todos tus maleantes sin pensármelo un instante-  dije fríamente pues era la verdad Entonces tome su cabeza con mis manos presionando ligeramente las puntas de los aguijones en mis dedos.-Pero como no pueden ver ni siquiera se pueden defender y no merecen que manche mi honor con su sangre. Así que debes disculparte con ella...y agradecerle-

-¡Claro, Claro!¡ Lo siento mucho, fui un estúpido, un idiota!¡Dejaré está vida para siempre lo juro!- Dije antes de clavar una de mis garras ligeramente- ¡Ahhhhh, espera!¡No me mates! -Entonces continua con lo que decías- -Ahhhh, esto, ah.. ¡Muchas gracias!. ¡Gracias a usted seguimos con vida! No podremos nunca pagarle lo suficiente por ello!. ¡Tendrá mi gratitud eterna y la de mis compañeros!

Cabecee en acuerdo. -Ahora chicos. Como ustedes alcanzaron a ver antes de perder la vista nosotros somos caballeros y tenemos poderes especiales. Al igual que ella tiene esos lindos ojos azules que deja ciegos a los indignos de ver su belleza. Yo tengo mis propios poderes con sólo enterrarles una de mis aguijones...Yo soy el santo dorado de escorpio y les he estado picando con mis aguijones a los que he castigado. Ustedes sufrirán como nunca, quizás alguno morirá, pero si sobreviven estarán marcados de por vida. Sabré donde están y lo que están haciendo, si están trabajando, si están jugando o si están cagando lo sabré. Y si me entero que hacen algo malo de nuevo, incluso si le roban un dulce a un bebe, reactivaré mi veneno para matarlos esta vez de la manera más horrenda que se puedan imaginar...y durante un laaaargo tiempo, tal vez semanas enteras-  Dije con la voz más terrible y escalofriante que pudiera dejando la cabeza de esté y metiendo uno de los aguijones en la espalda de Godil sacando le un grito de dolor.

Miro a Maina y con señas le dije que no, que eso de los aguijones espía era mentira...aunque si sufrirán los que les metiera mis agujas.

- Sinceramente "Godíl" quisiera jugar contigo un poco más. Pero creo que mi compañera está más molesta contigo que yo así que dejaré que te mate o se desquite ella misma si quiere. Mientras, iré a presentarme con tus amigos-  Dije levantándome dejando a Godil para Maina.

Quizás Maina ya hubiera acabado con sus 10, pero si siguen vivos les daré el aguijón sólo para mantenerlos quietos y buenos un tiempo. Aunque tendré que empezar mi técnica de aguja escarlata desde la primera de nuevo para no usar antares en ninguno, pero bueno, no es problema.

OFF:
Perdona si Len se pasa de "pervert" con respecto a Maina, pero es que fui a ver tu ficha de pelea donde vi a Maina con su armadura y los ojos abiertos, entonces supe de inmediato que Len no se podía ir sin comentar algo pues se ve verdaderamente increíble.
avatar
Len de Escorpio
Santo de Oro


Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 15/01/2015
Localización : Buscando mi lugar en el mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Maina de Virgo el Miér Feb 04, 2015 12:57 am

¿Qué tendría ella deparado para el futuro, o más bien cuando muriera? Porque estaba segura que iba a morir en batalla, en una guerra contra Dioses y Titanes, pocos son los que sobreviven, mas aquellos que osaron en levantar un puño contra ellos, pero su causa era justa ¿no? Proteger a la humanidad, hacer prevalecer la justicia por sobre todas las cosas y defender el lugar donde ellos vivían, entonces ¿porque eso era considerado como pecado? Simplemente porque un mortal no podría llegar a ser un igual a un Dios, ni siquiera ella que mantenía charlas con un Dios, se adjudicaba tal cosa, porque estaba demasiado lejos de ser una divinidad.

No podía negar que pensar en ello le hacia ver las cosas de diferente forma y tener aun más preguntas a su maestro que si bien, esas preguntas jamás tuvieron una respuesta en concreto, con lo único dicho que ella por si sola las encontraría, porque todo era una lección de vida, demostrando que aun en el camino de la iluminación, había cosas por aprender antes de llegar al final de este y ser uno mismo con el mundo y alrededor.
Salió de su ensimismamiento al escuchar a Len, realmente la forma de ser del caballero de Escorpio le parecía aun mas curiosa y agradable conforme pasaba el tiempo a su lado, aunque a simple vista, ambos eran completamente diferentes y probablemente sus maneras de pensar diferían, había algo que incitaba a Maina a querer ser no solo su compañera de armas, si no su amiga, forjar un vínculo de amistad, y tal vez era osado adelantarse de su parte, pero podía asegurar que iba a llevarse bien.

Tan solo se limitó a reír, por una brevedad imaginándose ese panorama en el Inframundo, en vez de ser él el castigado, al revés la situación, poniendo de punta el lugar, y allí ella, tratando de poner orden para finalmente unirse a la caótica y bizarra situación.
Y mira que tendremos toda una eternidad para realizarlo.ㅡ Y con su usual sonrisa ladina fue que pronunció esas palabras.
Maina usualmente no se preocupaba por su combate a corta distancia, sabia que era capaz de usar sus poderes a cualquier clase de distancia, era suficiente hacer uso de estos para dejar indefenso al enemigo, y aunque ella no era partidaria a las batallas, en ese momento parecía haber dejado esa filosofía atrás, porque simplemente no perdonaba las injusticias, aquellos que robaban a otros que seguramente hicieron uso de horas largas y extenuantes de trabajo, ganándolo con su propio mérito, simplemente no lo hacía válido, era injusto, y a la justicia implementada por Virgo, deberían ser castigados.
Arqueo su ceja izquierda, dirigiendo su azulina mirada en cada uno de los ladrones, desde el más joven hasta aquel que se consideraba el líder, al que prácticamente le había mandado indirectas sugestivas e impropias a la rubia amazona, la cual está le tenía el mayor coraje.

El brillo de la aguja escarlata se hizo notar en el lugar, hiriendo a cada uno de los ladrones, y por su parte, dejo que Len trabajará por si solo, porque confiaba en él y en su camino de justicia, no podía negar que por un momento se le oprimió el corazón al ver cada golpe dado a los ladrones, después de todo Maina no podía ser completamente insensible a ello, sin embargo no quitaba la molestia que sentía, y sin hacer movimiento alguno, dejo todo a manos de Escorpio.
No pudo negar el sentirse por un momento apenada, en su largo historial, irónicamente hablando, Len era el segundo chico que le hacia mención acerca de sus orbes azules, y vamos que ella no era de piedra. Giro el rostro en dirección contraria, con fin de no ver a su compañero, haciendo así que su cabello rubio se ondeará gracias al aire y darle solo esa vista a su compañero, claro, hecho de evitar notar el breve rubor que le cubrió las mejillas, ya era la segunda ocasión desde que partieron, que el caballero le hacia ruborizar.  ㅡNo consideré fuese eso importante...o tal vez asumiste que era ciega.ㅡ Al menos se permitió bromear de ello, y aunque consideraba que las palabras de su compañero eran mero juego con breve toque de veracidad, no dejaban de parecerle algo divertidas, más aún acompañándole a los gestos de él que en ciertos momentos lo hacían parecer un niño.

Notando la torre de algunos derrotados ya por Len, dejo los otros para ella, cuidadosamente dirigió su mirada a cada uno de estos, algunos estoicos ante su presencia, otros temblando de miedo, ¿qué hacer? ¿Acabar con sus vidas o simplemente someterles un castigo? Maina creía en las segundas oportunidades, y si ellos se arrepentirán de sus actos, ella no negaría el perdonarles la vida, pero no se los haría fácil.
Perdida del segundo sentido, ¡Habla!ㅡ Y nueve mente tras alzar su cosmos, quitó el segundo sentido a los diez restantes. Suspiró largamente, abrumada por tener que haber actuado de aquella manera. ㅡOs he perdonado la vida, porque quiero confiar que de ahora en adelante seguirán un camino diferente a esta vida de ladrones que llevaron. Sin embargo, será difícil para ustedes, una segunda oportunidad implica sacrificios y dificultades. No podrán ver, no podrán hablar, hay personas que nacen así y se abren paso en la vida como personas honradas, sin robar y hacer mal. Espero aprendan de ello y sigan ese camino, de lo contrario, el cosmos que he implementado en ustedes, se activara y acabara con el resto de sus sentidos hastas dejarlos como vegetales, sin oír, sin oler, sin tocar. ¿He sido clara?ㅡ Claro, que la mitad de lo dicho había sido mentira, ¿y gracias a quien? A Len, quien había citado lo similar y dirigió una mirada a ella que hablaba en broma, a lo cual Maina tras finalizar solo dedico un guiño hacia Escorpio, por haberle aprendido tal ‘mentirilla’.

Virgo había ignorado por completo las disculpas que Len había logrado sacara el famoso ‘Godil’ una porque estaba ocupada con lo demás ladrones y dos, porque realmente no le interesaba, no deseaba nada de ese cretino y vulgar hombre, tan solo cuando Len lo dejó para ella, le miro con indiferencia, tensando ligeramente los músculos de sus hombros y mandíbula, no, a él no le quitaría el resto de sus sentidos, tampoco lo mataría, pero lo dejaría lo suficiente mal como para desear morirse y sucumbir lentamente a su destino.

Cometiste el error de meterte con nosotros, de subestimarnos, y de querer propasarte conmigo, ¿a toda dama que notaste así de indefensa hiciste todo de ello que insinuaste? Ni siquiera los Dioses perdonarían esa clase de comportamientos. Yo, como mano derecha de un Dios, te haré pagar por ello. No hay arrepentimiento suficiente para esas atrocidades; reza por tu alma, que vaya a un lugar digno de ti y tus actos.ㅡ Sus orbes azules, con la más profunda y gélida mirada, se dirigieron hacia el ladrón mayor, juntando así Maina ambas palmas de sus manos, el aura dorada regente a su cosmos, le rodeo. ㅡRenacimiento a través de los seis mundos.ㅡ Lo que podría presenciar Godil, en primera instancia era los mantras budistas, para así hacerle viajar entre los seis mundos del Budismo, hasta hacerle perder sus memoria y hacerle creer el haber caído en uno de estos, sin embargo, Maina no iba a matarle, era demasiado pura y amable como para hacer eso, si fuese un enemigo de otra calaña, hablándose de Hades o Poseidón, probablemente no tendría piedad. Así que antes de culminar su técnica, la finalizó por voluntad, logrando no completarla y solo dejando la mente del ladrón líder en un estado de transición, seguramente se recuperaría en un par de días y con descanso.
Dejó que el cuerpo cayera al suelo, aparentemente inerte, con solo ver su respiración constante se daba por vivo; giró su vista hacia Len, quien parecía entretenido con los que ella había dejado sin dos sentidos.

¿Está bien todo por ahí?ㅡ Luciendo como si no hubiese gastado una sola parte de su cosmos, la meditación surtía de mucho efecto para ese tipo de técnicas que necesitaba de gran concentración de cosmos, y siendo realistas la mayoría de todo el asunto lo había hecho Len. Avanzó un par de pasos para alcanzar a su amigo, con una racha del gélido aire de Asgard abrazándoles, le hizo formar una mueca, algo le había ardido, dirigió su mirada a su brazo diestro, una cortada mas o menos a la altura de su ante brazo, sangrando apenas un poco, ni siquiera notó cuando le había sucedido eso, seguramente una de las flechas lanzadas le alcanzó allí donde su armadura no le cubría. Se regañó mentalmente, había sido descuidada y permitió ser herida; suspiró, una larga sesión de entrenamiento le esperaba una vez que volvieran a casa.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Len de Escorpio el Miér Feb 04, 2015 2:32 am

Ante mis palabras de sus orbes azules Maina se giro antes de contestar, había varios posibles motivos pero era mejor no indagar. Sólo comentó poco al respecto.

-¿Ciega? Depende de tu definición. Realmente no negaba la posibilidad de que fuera el caso pero estaba bastante seguro de que de una forma u otra podías ver. Sólo supuse que había una razón para que no los abrieras, pero si no es el caso espero no te moleste si de cuando en cuando te pido verlos. Son lindos y sería una pena no verlos más que en combate- Dije tranquilamente mientras seguía con lo mio.

Dejando de lado sus ojos sus poderes dan de hecho miedo. Bueno, mis poderes hacen lo mismo de quitar sentidos, pero lo suyo da más miedo a su manera. Definitivamente no la quería tener de enemigo así que hice nota mental de nunca hacerla enfadar. Aunque no puede evitar sonreír al ver que imito mi mentirilla de que nuestros poderes podían matar aunque no estemos cerca si hacen algo malo. Si habían perdido los sentidos de manera permanente no había duda de que iban a tener una vida diferente.

Finalmente Maina se acercó a Godíl mientras yo pasaba unas cuantas patadas en las entrepiernas, azotes y hasta nalgadas literales con gran fuerza al resto apilándolos a un lado aunque sin quitarle la vista a mi compañera. Se notaba que la había hecho enojar y con mucha razón por lo que no me extraño que usara una técnica diferente en él que sinceramente no tengo idea de que exactamente le hizo...pero probablemente era mejor que no supiera. Lo siguiente que noté es que pronto cayo al suelo...vivo creo.

Entonces mientras Maina se volteo hacia mi quien estaba arrodillado en el suelo con un tipo doblado acostado en mi rodilla como un niño pequeño y mi mano sujeta su cabeza mientras le doy unas muy potentes nalgadas.


PAZPAZPAZPAZPAZPAZPAZPAZ


-Claro. Todo perfecto.- Dije mientras miraba al sujeto que intentaba gritar ante mis nalgadas pero no podía. -Le estaba enseñando a este sujeto que robar está mal. ¿Me entendiste amigo?- Dije antes de levantarlo del cuello dejando ver su rostro todo golpeado y lagrimas cayendo de sus ojos. Entonces el cabeceo. -Creo que entendió. Ya es un buen niño- Dije antes de voltearlo hacia la pida de ladrones y patearlo en el culo para hacer que cayera ahí donde le lancé una aguja escarlata más.

Me sacudí las manos y guardé mi armadura. Despues saque uno de esos papeles para figuras de Origami para seguir intentando hacerlas.

-Lamento haberte hecho esperar Maina. Vamos a buscar un lugar donde descansar. Una vez lo hagamos buscaré donde guardan estos tipos sus suministros. Probablemente los tipos a los quien se los robaron preferirían que los consumiéramos nosotros a que ellos lo hagan de todas maneras.-

Dije calmadamente avanzando mientras buscaba donde guardaban los suministros. Estaba seguro que no sería muy lejos por lo que seguí armando mi origami hasta que vi un lugar que tenia multitud de pisadas por lo que abrí la puerta. Había muchas cosas de valor y suministros. Sin duda llevaban rato haciendo esto...algunos tenían sangré.

-Creo que es esto. Son muchas cosas. Sería muy difícil llevarnos todo y todavía más encontrar los dueños originales. Pero supongo que con algo de trabajo puedo moverlo a otro lado para que los bandidos no lo usen, al menos no todo, por mientras sería un buen lugar para descansar-

Me senté en una silla cercana y saque algo de comida. Unas carnes secas y agua. Lo ideal para un viaje. -¿Quieres?- Le ofrecí a Maina una antes de sacar una libreta y varios lapices para dibujar el cuarto y el tesoro frente a nosotros asegurándome de no pintarla.

-Ya que estamos aquí quizás deba advertirte...para evitar males entendidos y conocernos mejor- Dije tranquilamente. -Soy un escorpión...probablemente por eso Escorpio me eligió. Como viste puedo mentir o incluso decir algo buscando crear una reacción indirecta y puedo herir a otros...Tampoco soy alguien con un gran ego. No cuido si me insultan ni la clase de insultos, no cuido si le caigo mal o bien a la gente, no me importa morir...pero tampoco vivir. Fui entrenado por 7 años para volverme caballero y mi menor quería que me volviera un caballero dorado cumpliendo su sueño...pero de cierta manera he seguido entrenando para ello sólo. También, a pesar de mis bromas puedo ser bastante indiferente a las cosas. Lamento mucho si te llego a causar problemas en el futuro.- dije esto para finalmente mirarla para dejarle saber que soy muy serio al decirle que hablaba enserio.


Miré mi dibujo ya terminado, era exacto, pero era carente de vida y sentimiento, lleno de sombras que no estaban ahí, pero daba la sensación de estar vació aunque tuviera algo en ello. Difícil describirlo, pero al menos así lo sentía yo.

-Fallé de nuevo...- Dije tranquilamente antes de cerrar la libreta llena de dibujos iguales y dejarla a un lado como si no importara antes de tomar una carne seca y comer tranquilamente.

avatar
Len de Escorpio
Santo de Oro


Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 15/01/2015
Localización : Buscando mi lugar en el mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Maina de Virgo el Miér Feb 04, 2015 5:08 pm

Parpadeo continuamente, dado al hecho que jamás le habían hecho una petición parecida, y realmente es algo que le tomaba por sorpresa, aunque por alguna extraña razón le hizo sonreír, al menos solo para si misma.
Supongo que, no habrá problema en ello...ㅡ Murmuro a simple contestación, el sellar sus ojos había sido por mera voluntad propia, por que así podía percibir por sus otros sentidos lo que le rodeaba, hacerse de estos más desarrollados y tener una mejor visualización a la hora del campo de batalla, en los Virgo, era común esa clase de comportamiento, a excepción de su antecesor y maestro, quien había nacido ciego.

El panorama que se observaba al frente de ella le parecía de lo más gracioso, jamás imaginaria que sería capaz de ver algo semejante como ello, para simular sus risas tuvo que colocarse una mano sobre su boca y ahogar estas para no romper la ‘seriedad’ del momento con el que Len castigaba a aquel ladrón que parecía un completo niño regañado, y si que se había llevado una buena tunda, además de perder sus sentidos un par de estate quietos habían rematado al pobre chico, ¿qué si había aprendido la lección? Maina estaba completamente segura de que si la había aprendido y seria la ultima vez que se le cruzaría esos pensamiento de robar
Como acto seguido a su compañero, hizo que la armadura se desprendiera de su cuerpo, regresando así está a la caja de Pandora, volviendo a sus ropajes civiles. Con la manta que cubría la caja de Pandora, Maina rasgo un pedazo de esta y así cubrirse el brazo donde estaba aquel rasguño que le había hecho la flecha, bien podría curárselo con su cosmos, pero no quería enfrentarse a más enemigos por el momento y si alguno que fuera capaz de sentirlos mediante su cosmos energía podría identificarlos al momento que ella tratara de curarse, por ello prefirió que se curara de manera solo, además de ser como un castigo auto impuesto por haberse permitido ser herida en una batalla tan banal.

Está bien, busquemos entonces. Tenemos merecido el descanso, de igual manera no creo que haya mas problemas, al menos por el momento.ㅡ Miró a su alrededor, tras seguirle el paso a su compañero, echo una ultima mirada de reojo a los ladrones que quedaron en su mayoría inconscientes, regresando así la vista hacia el frente. ㅡ¿Te gusta mucho el origami?ㅡ Se atrevió a preguntar, pues desde que habían partido ya había notado que él se las ingeniaba para armar alguna figura con el papel en manos, y para ese momento, era el mismo panorama de antes, claro, a Virgo le había dado curiosidad y por ende debió preguntar.

Tras llegar, miro con detenimiento lo que en efecto parecían ser los suministros robados, suspiro, pobre gente a la que se le había sido quitado todo por lo cual habían trabajado arduamente, pero Len tenía razón, devolverlo a sus verdaderos dueños era casi una tarea imposible, seguramente muchas de esas cosas no serian ni pertenecientes a ese pueblo si no a quien sabe cuantos más; se encogió de hombros ante el pensamiento, solo alcanzando a tomar lo que él le ofrecía y algo de agua. ㅡNo podemos llevarnos todo, podemos abastecernos y lo demás, podríamos dejarlo en los pueblos cercanos, estoy segura le hará bien a esa gente, a solo dejarlo aquí.ㅡ Maina sabia lo que era pasar hambre, viviendo casi toda su vida en un país donde la hambruna era la mayor razón a morir, sabia que en otros lados pasaban por esa similitud, y si estaba en manos de ella el poder brindarles algo de alimento, no veía el porque no hacerlo.

Llevando un trozo de carne seca a su boca, comiendo de este como el mejor manjar, había que admitir que desde que salieron no había probado bocado y realmente había estado con hambre, aquello le sabia a gloria. Posó su azulina mirada en Escorpio, atendiendo a cada una de sus palabras, imaginaba que era algo diferente pero no a que escala como lo había descrito, sin duda, no había mucho en lo que decir que ambos se parecían, por no decir que nada.
Gracias primero por permitirme conocerte un poco más. El camino que sigas, los ideales que tengas, son algo muy tuyo, me gustaría hacer preguntas, pero no lo creo algo conveniente. Por como es que seas, no te preocupes, cada una de las habilidades que uno posea, son importantes para el resto de nosotros, solo es cuestión de adaptarse a estas. Como habrás notado, no soy de pelear a menos que sea necesario, mi naturaleza no es ser agresiva, no considero pertinente golpear a alguien si hay otra vía para hacer justicia, sin embargo eso es una debilidad que, se complementa con el compañero que tenga, en este caso, contigo, si bien lo consideres tú como el causar problemas en futuro, no lo veo de esa manera. Complementas lo que a otro le hace falta, como a mí. Creo que, la batalla anterior puede quedar de prueba.ㅡ Entendía el punto de él, alguien que solo seguía un camino por el cual luchar, sin dar importancia a valorar su vida, si moría o no, que podía ser problemático para alguien que en su camino de la iluminación, delimitaba todos los pro y los contras, sin embargo, Virgo lo creía como su maestro decía, el complemento de una persona con otra, lo que se le llama un solo ser, un equipo, y tal vez era adelantado por su parte darse esa definición, por estaba segura que ambos podían trabajar bastante bien juntos sin causarse mayores problemas, por muy diferente que fueran sus personalidades.

¿Fallaste? ¿A que te refieres?ㅡ Ladeo ligeramente el rostro, llevando su vista desde la libreta que había dejado de usar hasta el momento, de una u otra manera, Maina quería conocer acerca de él, más de lo que le había comentado, tal vez ella no compartía aun información suficiente de ella para con él, ya tendría su tiempo, sin embargo él había iniciado por si mismo, no lo dejaría allí, no aún cuando poseían de un tiempo disponible antes de volver a marcharse.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Len de Escorpio el Miér Feb 04, 2015 7:01 pm

OFF:
Sorry. Se me paso lo del rasguño D:

Con la aceptación de aceptar de vez en cuando los ojos sonreí ligeramente por un momento. Noté como Maina tenia una pequeña herida por la batalla y se la cubrió. Sinceramente de haberlo visto antes de castigarlos tal vez hubiera terminado por darles sus "Nalgadas" bastante más duro y fuerte, pero no me iba a ponerme a darles dos veces de ello.

Partimos a buscar los suministros y entonces Maina me pregunto algo del origami por lo que sin detener mi construcción del objeto me encogí de hombros y contesté tranquilamente como si hablará de cucharas o del clima.

-No realmente, aunque no tengo nada contra esto. Es sólo que cuando no tengo otra cosa mejor que hacer con mis manos intento formar un escorpión de origami. En un pueblo no demasiado lejos de Athena estaba tratando de dibujar algo para matar el tiempo cuando una niña se me acercó con interés a ver. Y me empezó a hablar a lo que estuve contestándole. Me contó que su hermano está enfermo y que escucho que si haces mil figuras de origami se pondría mejor, me dijo las figuras que sabía hacer y me preguntó que animal eligir para hacer una figura de origami a lo que le respondí que si puedo hacer lo que fuera haría un escorpión. Me dijo que le gustaria ver uno y me pidió ayudarla a hacer figuras de origami. Que ella haría mil de sus animales de esto y que yo intentara hacer mil escorpiones, así se duplicarian las oportunidades que el niño mejorara. Sé que sólo son supersticiones, pero como no tengo algo realmente importante que hacer con mi tiempo libre acepté sí eso le ayudaba, pero hasta ahora no he logrado hacer un sólo escorpión y parece que aun me tomará tiempo-

En el nuevo campamento Maina sugirió dar lo robado a los pueblos vecinos a lo que cabecee.

-Supongo que eso estará bien. Hagamos eso- Dije tranquilamente al tema.

Le comenté a Maina sobre mí para eviar problemas futuros y parece que ella entendió así como que marcó sus puntos débiles y me dijo que nos complementamos bien el uno al otro por lo que voltee a verla poniéndole atención. Era la primera vez que alguién me decía algo como eso y en parte me hace sentirme necesitado pese a mis carencias y formas de ser lo que aunque sea un poco, sólo un poco me hizo feliz por un instante así que sonreí suavemente.

-Ok. Sí tu lo dices. Yo seré el policia malo que le de sus nalgadas a los chicos malos mientras tú serás la policia buena que me traté de contener de manera al igual que te incitaré a usar la violencia necesaria a veces. Tú evitarás que me atreva a lo innombrable y yo intentaré que te atrevas a lo nunca siquiera imaginaste- Dije antes de darle un suave guiño antes de volver a mi rostro inexpresivo -De igual manera puedes preguntarme cualquier cosa, no tengo nada que me importé esconder así que tienes una pregunta seria la responderé seriamente con toda honestidad. Aunque si estamos frente a otros y hago algo extraño o feo si preferiría que me preguntes en un lugar más apartado pues puedo tener mis motivos por lo que enfrente de otros podría no ser honesto- Dije tranquilamente.

No tenia sentimientos sobre mi pasado ni futuro. Lo que paso simplemente pasó y para bien o para mal estoy aquí como el hombre que soy así que mientras me pregunte seriamente no tenia problemas en contarle nada. Aunque si no es serio puede dependiendo de la situación y si hay gente puede que contesté con una broma o con la misma severidad.

Maina preguntó sobre porqué fallé en mi dibujo mientras yo comía así que le pase el cuaderno tranquilamente.

-Una vez trabajé en un burdel como guardia. Le agradé a las chicas pero cuando les explique como soy realmente terminaron haciendo muchas cosas con el fin de hacerme reaccionar y desarrollar más mi ego. Una de ellas dibujaba y me enseño, dijo que dibujar no se trata sólo de expresar la belleza de un escenario que dibujas sino tus propios sentimientos en ello. Que quizás si absorbía los sentimientos de las cosas que dibujaba haría alguno de esos sentimientos mio. Sus dibujos tenían mucho sentimiento, pero hasta ahora todos mis dibujos terminan sin parecer expresar ningún o pocos sentimientos, pero sigo intentando. Se ha vuelto un hobby supongo, junto con comer y pelear. - Dije tranquilamente antes de seguir comiendo mi carne seca pero paré un segundo. -Tal vez cuando finalmente pueda dibujar algo bueno me dejes retratarte con tus ojos abiertos. Seguro que será mi obra maestra- Dije sonriendo ligeramente antes de seguir comiendo.

Apenas termine de comer me paré y busque mi botiquin, sin mediar mucha palabra le quite la venda que cubre la herida de Maina para ponerme a curarlo con algodón, agua oxigenada y un ligero vendaje.

-Hay que tratar esto. Se podría infectar y no sabemos lo que vayamos a enfrentar despues, podria ser que la causa de las desapariciones que buscamos se deba a algun monstruo fuerte. Sé que eres muy fuerte, no quisiera tenerte de enemigo, pero siempre hay una posibilidad de que la infección reduzca por lo menos un poco tu desempeño por lo que resultes gravemente herida. Sería muy deshonroso tener problemas contra un oponente duro por una herida sufrida contra una panda de payasos como aquellos- Dije tranquilamente curando su herida -Debiste haberme dicho para darle más nalgaditas-







avatar
Len de Escorpio
Santo de Oro


Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 15/01/2015
Localización : Buscando mi lugar en el mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Maina de Virgo el Lun Feb 09, 2015 11:00 pm

La rubia amazona atendió con cierto interés a las palabras que su compañero mencionaba, o más bien a la historia que le contaba, le hizo sonreír, era probable que Len se consideraba alguien que solo actuaba sin tener reparo en una consecuencia buena o mala, por lo que parecía, así es que había sido entrenado y había crecido, al menos lo breve que pudo notar en su anterior relato sobre sí mismo.
Le dedico una mirada un tanto dulce y alegre, como la misma sonrisa que se había dibujado en su rostro. ㅡPara alguien que no le importa lo que haga o no, tienes un gran empeño en continuar en hacer el escorpión, por mucho tiempo libre que tengas. No me malinterpretes, lo apremio. Tal vez aún no te des cuenta, que hay cosas de las que te preocupas y quieres dar lo mejor de ti para no fallar, pero por como has tenido que sobresalir ante la vida, lo ignoras, sea voluntariamente o no.ㅡ Como era usual, daba sus puntos de vista acerca de lo que podía mirar más allá de lo que una imagen daba a ojos comunes.

Se imagino un panorama mucho mas rudo y difícil del burdo al que habían pasado con anterioridad, uno donde sus vidas estuviesen expuestas y el enemigo fuera de los que habían sido entrenados para combatir, era natural el hecho de que se enfrentarán de manera individual, el enemigo siempre seguiría la típica táctica de divide y vencerás, sin embargo, si en una remota oportunidad debería de elegir un compañero, sin duda le agradaría que ese fuese el caballero de Escorpio, apartando que era con quien mas había compartido, hasta el momento, las diferencias entre ambos eran sus mejores armas, podrían complementarse en la batalla, de eso estaba segura.
Eso será interesante. Aprender de los dos me parece una buena estrategia, bueno no solo hablando en batallas. Digo, los buenos amigos deben conocer sus debilidades y virtudes y de estas aprender del uno del otro para mejorar, ¿no?ㅡ Maina no era del todo una persona sociable, durante su vida no había tenido alguien a quien llamar totalmente como un amigo, salvo su maestro, pero por el inmenso respeto que le tenía, lo suyo con el antecesor de Virgo, jamás lo considero una amistad; al saberse la nueva guardiana de la constelación de la Virgen, creyó que fortalecería un vínculo con sus compañeros de armas, de tal manera y sin embargo no lo había logrado, hasta ahora con su suspicaz e incógnito compañero, realmente le daba alegría.
Asintió continuamente, prefiriendo no interrumpir sus palabras, le agradaba escuchar a los demás, porque tenían esa confianza para con ella y el permitirles conocerles más sin necesidad de llenar de preguntas.

¿Qué ves tu cada que quieres dibujar algo? Es decir, te decides por el panorama que quieres plasmar en tu lienzo, pero, ¿qué te hace decidir eso? ¿Que es lo que te atrae para dibujarlo? ¿Porque debes dibujarlo? Es verdad que existen dibujos sin sentimiento porque son trazados sin razón aparente, porque no hay nada que te incite a dibujarlo, solo por el hecho de hacer algo por capricho.ㅡ No era una experta en dibujo ni nada parecido, no obstante comprendía acerca del sentimiento, de cierta manera le era curioso que alguien con tanto espíritu de lucha no logrará plasmar sentimentalismo, ¿o es que en realidad era alguien que carecía de ello?
No considero que mis ojos lleguen a ser semejante adjetivo. Son comunes. Tal vez tu fascinación a ellos data a la misma curiosidad por el hecho de haberlos mantenido cerrados desde que nos conocimos, una vez que te acostumbres, serán solo algo normal.ㅡ Comentó restándole importancia, nuevamente por no acostumbrarse a sentir esa clase de ‘elogios’ por algo de su persona.

Dejó de comer, tan solo bebiendo un poco mas de agua, dejando que su garganta se humedeciera lo suficiente, sentía esa necesidad que abastecerse del agua suficiente, como si hubiese pasado días en sed, probablemente uno de los pequeños detalles que no dejaba a saber de ella, desde su infancia había nacido con ese ‘detalle’, beber agua en grandes cantidades antes de que su cuerpo se descompensará, irónico para alguien que nació en un lugar donde el agua escaseaba.
Le tomó por sorpresa que él atendiera su herida, parpadeando unas cuantas veces de manera seguida, mirándolo con cierta sorpresa, hasta suavizar la mirada unos segundos después, sin repliques o quejas, simplemente dejándose atender. ㅡQuien es herido por su descuido y debilidad, no debe darle a saber a su compañero ese hecho, no hay que añadir una carga ajena. Uno debe de cargar y aceptar las consecuencias, para aprender de ello y en futuro, no vuelva a suceder.ㅡ Palabras duras tal vez, por la enseñanza a la cual fue sometida, si te herían por descuido, sufre sola con las consecuencias, aprende y evita hacerlo de nuevo, añadiéndole que no era alguien que gustara de preocupar a sus compañeros, mucho menos a Len que había hecho suficiente con aquellos bravucones, era nimiedad para ella el mencionar que había sido lastimada. Con un suave ‘gracias’, miraba como hábilmente limpiaba y curaba, limitándose a hacer solo un par de muecas sobre el ardor, rememorando sus palabras sobre atenderse antes de que se debilitará. ㅡ¿Porque es tan importante para ti el honor? Si no te importa vivir y tampoco morir, ¿porque tanto empeño en el honor?ㅡ Le miro fijamente, expectante a su respuesta, habían sido ya varias ocasiones que mencionaba el honor, tanto en la batalla como ahora, y sin duda, le había causado curiosidad, mas porque Maina no solo preguntaba por preguntar, tenía sus propias razones.

Off. Discúlpame por tardar tanto en contestar :c estuve sin internet.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Len de Escorpio el Mar Mar 03, 2015 3:20 am

Escuchaba con atención y algo de incredulidad las palabras de Maina respecto a mi. Sinceramente no se me habia pasado por la cabeza que habia más interes en algunas de mis acciones de lo que yo mismo me percataba no sabía que pensar realmente por lo que alcé la cabeza pensativo.

-Sinceramente nunca lo había pensado así...pero supongo que puede ser. Tal vez creo que se remonta a mi infancia antes de que tenga memoria. Como mate a mi madre al nacer mi padre siempre parecio odiarme, tal vez empecé a buscar hacer todo lo que me pidiera lo mejor que pudiera sin pensarlo mucho buscando su reconocimiento y al miso tiempo en algun momento me di cuenta de que no lo aceptaria por lo que empecé a bloquear los sentimientos. Quizás luego empecé a aceptar las peticiones de otros buscando quizás al menos conseguir el reconocimiento de ellos al menos o pude que apesar de que ya no me percato de mis sentimientos de la misma manera algo en mi lo hace por lo que esa parte se sintio conmovida por la historia de la niña entre otras cosas como lo del dibujo y me lleva a esforzarme por ello...no sé-

Pensé unos segundos la razón pero finalmente me encojo de hombros restandole importancia pues no creo que saber los motivos para hacer lo que hago cambien el hecho y eso lo puedo averiguar con el tiempo ahora que soy consiente de ello.

Maina menciona que aprender del otro seria buena estrategía. -Sip. Si aprendemos a trabajar juntos lograremos muchas cosas. Y me alegra que te agrade. No he tenido muchos compañeros que digan eso. Sí te parece bien al volver solicitaré que te dejen como mi compañera oficial para que nos manden a la mayoria de las misiones que requieran a uno de nosotros o grupos de dorados pequeños juntos. Estoy seguro que podremos ser de los mejores equipos siempre que estés bien con tenerme de compañero- Dije tranquilamente.

Siguiendo con mi dibujo en ese momento escuchaba lo que me decia y pensaba porqué dibujo cada cosa sin saber bien que decir o como expresarlo todo.

-Hummm. Dificil de decir. Supongo que a veces es algo que llego a apreciar un poco, a veces algo que pienso seria ineresante recordar, otras veces algo que siento seria dificil o nuevo de dibujar. Algunas veces dibujo cosas que siento transmiten muchos sentimientos, aunque pocos o ninguno lleguen a plasmarse en el papel. No sé, hay muchas razones, aunque ciertamente hay muchos que sólo los dibujo porqué me aburro y pienso que quizás deba aprovechar el tiempo dibujando lo primero que tenga en frente, algo así como los indios que nombran a sus hijos por lo primero que ven cuando nacen, jeje. Como sea no expreso los sentimientos que quisiera- Dije tranquilamente antes de cerrar el cuaderno.

Exprese mi deseo por llegarla a dibujar alguna vez cuando finalmente pueda dibujar algo que me deje satisfeche aunque ella parece restarle importancia al hecho de que quiera dibujar sus ojos.

-Como dije no pensaba pedirte siempre que los abras por lo que es cierto que en parte le da importancia al dibujo que los tengas abiertos entonces. Pero no me malentiendas. Realmente pienso que son bonitos y creo que lo pensaria aunque los viera siempre como también considero que eres hermosa. No bromeaba cuando dije ello antes, sinceramente eres la primera chica que me ha impresionado con su belleza y la primera en mucho tiempo que he considerado sexy también. No soy alguién que se impresione por una mujer, no recuerdo la ultima vez, o si quiera si hubo una ultima vez, pero es así. Por eso quiero dibujarte alguna vez y creo que tus ojos son realmente lindos por lo que seria una pena si no tratara de plasmar toda tu belleza el día que finalmente haga algo bueno- Digo tranquilamente como si hubiera dicho algo muy normal y completamente cierto sin reparo. No me averguenzo facilmente.

Sin esperar su respuesta me habia puesto a curar su herida, que si bien no era grave habia que tratarse. Escuchando a Maina no podia negar que habia logica en ello. -Bueno, supongo que está bien que no les dejaras a ellos saber sobre esto. No se merecian tal felicidad. Pero si debiste decirme a mi antes. Somos un equipo desde ahora, trabajaremos juntos por lo que te pase a ti me afecta a mi y viceversa. Tenemos que tener una completa comunicación y saber exactamente el estado del otro así como debemos mantenernos siempre en nuestro punto más alto e incluso esta herida puede hacer una diferencia despues en batalla. Sobretodo si se infecta- Dije amablemente no queriendo regañarla, pero tratando de que nos entendamos y nos escuchemos más.

Finalmente termino de limpiar su herida y la vendo bien antes de guardar todo y sentarme junto a la fogata donde le paso otra carne seca antes de continuar comiendo la mia. En eso me pregunta sobre el honor por lo que trago agua de mi cantimplora y respondo tranquilamente.

-No tengo practicamente nada realmente mio. Mi rango y armadura me lo pueden quitar, pero no mi honor.  Eso es todo lo que tengo, así que lo atesoro. Mi entrenador me habló del honor. Me dijo que puedo no tener un peñique, estar sin un trapo, estar muriendo, estar en cualquier parte del mundo en cualquier situación pero lo que siempre tendré es a mi mismo y mi honor, incluso puedo conservarlo aunque muera. Si tengo honor cuando menos puedo vivir y morir feliz con la vida que llevé, pues es una vida que vale la pena que haya existido por lo que aunque mi padre y mi madre que en paz descanse odien mi existencia al menos el mundo se sentirá feliz por ella. Sin embargo hay diversos clases de honor y no todos son mios. Ahora como caballero tengo el honor de servir al ejercito de Athena. No es algo mio, es de todos los que la sirven, pero es algo valioso y puro por lo que debo cuidarlo pues ensuciarlo significa ensuciar el nombre de los caballeros de athena- Dije antes de mirar a Maina -Te dije que no me importa si vivo o muero, bueno, la única razón para seguir vivo es si tengo algo. En este caso mi honor y si no vivo una vida con ello entonces no tengo nada ni a nadie que me quiera o necesite, peor aun sin ello el mundo odiará mi existencia por lo que será mejor para todos que muera. Es por eso que el honor es tan importante para mi...- Pensé un momento antes de terminar -aunque igual me enseño mi entrenador que hay merito en ensuciarlo o tirarlo por el bien de la mayoria o el de mis seres queridos aunque tras la muerte de mi entrenador no me queda nadie que considerar así...-

No me atrae la idea de arruinar mi honor pues es lo unico que tengo aunque estoy dispuesto a hacerlo por un bien mayor
avatar
Len de Escorpio
Santo de Oro


Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 15/01/2015
Localización : Buscando mi lugar en el mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Maina de Virgo el Sáb Mar 14, 2015 3:56 am

Maina podría jamás entender del todo la forma de pensar de los demás, lo que a sentimientos se refería, su campo de experiencia no era mucho y a quien llamo padre durante toda su adolescencia no tenía mucho por decir, y Buda solo enseñaba su sabiduría para alcanzar la iluminación, comprender aquello ciertamente era algo complejo. Por un breve momento se afligió a su relato, Len aunque no lo diera a notar demasiado, cargaba con ello, con ese peso de su pasado, lo ocurrido con su madre, los desplantes de su padre, sin embargo, Maina podía también darse cuenta que no era del todo como decía, y que parte de si sabia que tenía razón, apenas él era consciente que si se preocupaba por los demás y quería ser reconocido por aquellos a los que él brindará ayuda, por supuesto seria confuso por lo que hubo pasado en su vida tiempo atrás.
Los cambios en el ser humano son completamente normales, a veces por mas que uno suprima el ignorar ciertas cosas, finalmente ello no se puede del todo. Aunque este mundo este plagado de maldad, de crueldad y uno se cuestione porque vale la pena protegerlos, sola viene la respuesta a ello, porque existe gente que vale la pena por encima de todo ello, y te hace cambiar sin que te des cuenta. Estoy segura que está sucediendo contigo, aunque no seas consciente de ello, no del todo al menos.

Formó una sonrisa ladina, sumergiéndose un momento en sus pensamientos, retomando como es que había sido todo en un inicio como plenos desconocidos y ahora parecían ser unos viejos amigos, conocidos de tantos años, pues cada segundo pasado descubría facetas del caballero así como el de ella, sin duda podía afirmar que depositaba su confianza en él y como equipo, serían uno de los mejores, al menos le quedaba constancia lo de minutos atrás, aunque no se comparara ni un -5% a lo que de una verdadera batalla significaba. ㅡPor mí no habrá inconveniente en trabajar juntos. ㅡ Si a veces Maina podía ser alguien de escasas palabras y solo expresar lo necesario, así como ahora creyendo ser lo suficientemente expresiva con estar de acuerdo en trabajar con el caballero de Escorpión.
Movía sus cejas continuamente cuando el le relataba acerca de sus dibujos, como queriendo encontrar una opinión más, como siempre suele hacerlo, pero por primera vez, su cabeza no pesaba en algo lógico. ㅡNo logró comprenderte Len.ㅡ Podía notarse el deje de frustración en su rostro, no por lo mencionado por él, si no por el sentirse un grado menos sabia y haber bajado como diez escalones en su camino a la iluminación, cayendo en esa terrible realidad de que realmente, ella no lo sabia todo. Suspiro, cambiando enseguida el semblante, pues si algo había descubierto de su compañero era que su percepción siempre estaba alerta y podía notar el cambiar de animo de un momento a otro, y aunque Maina fuera inexpresiva la mayor parte del tiempo, parecía que en ese momento de charla entre ambos, su cerebro hizo a hacerle mostrar todas las expresiones habidas y por haber.

Disculpa te haga tengas que justificarte ante mi poca comprensión sobre lo que admiras en cuanto a mi persona u ojos. En mi crianza todos éramos por iguales, ni mas bellos ni menos agraciados, simplemente normales, supongo que por eso es que mi percepción ante algo bello en cuanto a una persona no es como lo expresas tú; aunque conozco el significado por lo que dices y tales halagos, realmente no se como contestarlo o debo reaccionar a ello, porque jamás los había escuchado hasta ahora, y no fui enseñada para percibirlo así.ㅡ Se encogió de hombros, pues en su vida, no había sido tratada en una diferencia entre mujer u hombre, donde habiéndose criado eran un igual ambos sexos y en el sendero como amazona de Athena, hubo renunciado al ser diferenciada como mujer para ser un igual a sus compañeros, aun cuando no portaba la mascara como se supone era reglamentario, creía que si eran tratados por igual, la mascara era algo implemente irrazonable.

Desvío la vista hacia un lado diferente al de él, porque esa pequeña falla podía haber sido crucial en una batalla mas real, y él tenía total y completa razón en lo que decía, por mucho que tratara de sonar lo mas suave y amable posible, ella sabia que se había equivocado, y que un error así podría costarles el éxito de la batalla misma. Suspiro, dejando caer sus párpados de nuevo, como burda manera de encontrarse con ella de nuevo y ser la santa de Virgo pulcra y sin preocupaciones, que nimiedades como esas podría pasarlas sin más. ㅡSi hubiese sido el caso, y tratara de una misión donde la seguridad del planeta pendiera de quien estuviese sano, lo correcto sería no decir nada, aguantar y dar todo el esfuerzo por conseguir el objetivo principal. Saberlo y tomar un breve lapso para curar una herida o atenderla, son segundos cruciales que podrían cambiar el destino de una misión, es valido sacrificar para obtener el éxito.ㅡ Una manera cruda de pensar para alguien que pregona la paz y la sabiduría, pero si el mismo Buda hubo de sacrificarse para alcanzar el Nirvana y esclarecer el mal de la tierra, ella lo haría también, y no poner en peligro a sus compañeros por un descuido propio.

Maina asintió constantemente, después de haber sido curada de su herida, agradeció a Len por atenderla y seguidamente se acomodó en el lugar donde yacía sentada, dejando descansar su espalda en la pared, dejando que el fuego de la fogata les abrigara a ambos e hiciera desaparecer un momento el frío de aquellas gélidas tierras Asgardianas. Realmente Len valoraba mucho el honor; su vida había sido complicada desde el momento de nacer y en la forma que fue creciendo, el tener una familia y a la vez no tener nada, y al final perder a quien podría considerar alguien importante y quedarse solo.
Ahora comprendo mejor el porque haces tanto hincapié de ello, y que aunque te muestres desinteresado en algunas cosas, el honor es algo muy valeroso para ti, porque no solo es lo único que tienes, es lo que esa persona importante para ti te dejó como legado, y quieres hacerlo valer tanto, que lo cuidas como lo más valioso que tienes. Eres un gran caballero Len, a tu manera, pero lo eres.ㅡ Confesó con buen gesto a su compañero, y aunque sus ojos ya permanecían sellados, transmitía esa gentileza de sus palabras y expresión serena de siempre.

¿Crees que los ladrones hayan sido los que alarmaron en Asgard, por quienes nos enviaron a investigar? No siento algún cosmos cerca que presente peligro alguno como para decir que algo más ronda por aquí.ㅡ Tal vez una vuelta más cerca de allí, confirmaría o desecharía su suposición, aunque rezaba a Buda no toparse con mas ‘pervertidos’ o intento de, por el camino, al menos en esta vez no dudaría en enviarlos a alguno de los seis mundos del Budismo sin viaje de retorno.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Len de Escorpio el Sáb Mar 14, 2015 5:24 am

Escuchaba atentamente a Maina pensando en lo que decía sobre que no se puede suprimir las emociones del todo y lo que es importante proteger trabajando de pensar si realmente se aplica a mí. Es decir, dí una teoría de que tal vez en el fondo sea así pero de decirlo a creerlo hay diferencia por lo que miraba al techo pensativo hasta que bajé la cabeza.

-No estoy seguro de todo esto y supongo que el tiempo lo dirá...pero quizás es cierto aquello de que hay personas que hacen que valga la pena protegerlo. Cuando menos siento que tú serías una de esas personas para mi- Dije antes de voltear a verla y brindarle una suave sonrisa antes de seguir lo que hacia tranquilamente.

Seguimos la conversaciones y llegamos a la parte de los dibujos y mi deseo por dibujar.Al parecer ella no logro comprenderme y por alguna razón pude ver que eso le afectó no entendía porque lo hizo pero lo hizo y temí haberla cagado de nuevo, haberla cagado y haber empezado a alejar de mi a la única persona en mucho tiempo a la que le agradé y me agrado lo cual incluso a mi me pareció algo triste.

-...Lo siento- Dije sinceramente sin saber que decir para arreglarlo aunque deseando profundamente poder hacerlo.

Maina explico porqué el tema de su belleza le es desconocido así como su crianza por lo que empecé a pensar como explicarle por lo que me quede pensativo.

Luego me explicó lo que le parecía mi honor y la razón por la que lo adoro.-Vaya. No había pensado que en parte lo valoro porque es algo que me dio, pero tiene sentido. Respeto mucho al viejo. Supongo puede ser así también- Dije sonriente aunque aun pensando en lo anterior.

También me pregunto si creo que los ladrones fueron los que ocasionaron problemas. -Lo creo. Pero sería bueno dar una vuelta a los alrededores para revisar o preguntarles si saben de algo más a los bandidos-

Habiendo decidido que hacer sobre aquello de la belleza trague saliva y respiré antes de acercarme a ella.

-Discúlpame un segundo. Tomaré tus manos. Quisiera pedirte que me mires a los ojos atentamente - dije antes de tomar su mano con la mía y entrelazar sus dedos, luego tome su otra mano e hice lo mismo quedando de frente aunque alejando lentamente las manos acercándonos muy lentamente mientras la miraba a los ojos mostrando pasión y deseo según aprendí las entiendo...y sintiendo algo de ello.

- Si hubieras sido otra chica diciéndome eso probablemente le hubiera tocado un pecho en lugar de su mano para darle una muestra, pero de algun modo en este tiempo juntos empecé a apreciarte y no quiero que me odies.- Digo acercándome un poco. -La belleza, esta ligada a la atracción, el deseo, el amor, el instinto e incluso la pena y vergüenza. Quizás tu percepción de ella está nublada así como yo con mis sentimientos, pero si crees realmente siento más de lo que creo estoy bastante seguro que tú incluso puedes sentir más atracción que yo, pues nada en el mundo animal es más fuerte que el amor, el deseo pues viene que la primera especie se separo en macho y hembra, es algo innegable, es algo que debe suceder, lo puedes ignorar pero conforme te acercas a alguien del otro sexo, alguien con quien congenias, alguien con quien puedes tener descendencia...o alguien a quien puedes amar- Dije quedando a centímetros de su rostro a lo que sonrio con sensualidad--Dejar que sea dueño de tu alma, tu cuerpo y tu corazón, todo es parte del proceso de donde la belleza se vuelve una de sus ramas o incluso uno de sus efectos y entre más te acercas...- Suelto su mano antes de tomarla suavemente de la cintura pegando nuestros cuerpos estando solo nuestros labios separados pero a nada de tocarse. -Más claro se vuelve...- Dije antes de depositar un pequeño beso justo encima de sus labios...aunque no negaré que en esta situación me sentí tentado a besarlos.

Me separé un poco finalmente de ella. -Yo pienso que puedes pelear por Athena y aun ser mujer, el sexo no hace diferencia en esto. Y aunque pueda ser cierto que cada vida valga lo mismo que otra, estoy convencido que eso puede cambiar de persona en persona, sobretodo si era importante para ti o...te gusta- Dije con una sonrisa. -No tengo muchos sentimientos propios ni sé si podria tener una relación normal. Soy un escorpión y es normal que termine solo, pero a pesar de todo esto puedo decir que aunque el resto del mundo valga lo mismo para mí tú me pareces especial. Me agradas como persona, me pareces hermosa, atractiva como mujer, así que creo que me gustas. - Dije sonriente -Pero no lo tomes como declaración. No espero que salgas conmigo ni nada de eso, sólo quise dejarte ver lo que pienso mientras te demuestro que puedes llegar a entender la belleza y la atracción...- Dije con una sonrisa.

Sentía que Maina tendría cosas que pensar así que le daria tiempo.

-Voy a preguntarle a los bandidos si saben de otros incidentes. Ahora vuelvo...Sólo...no me vayas a odiar por favor- Dije honestamente antes de salir.
avatar
Len de Escorpio
Santo de Oro


Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 15/01/2015
Localización : Buscando mi lugar en el mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Maina de Virgo el Miér Mar 25, 2015 12:17 am

Era extraño, sobre todo por como habían llegado hasta ese punto, en el que en un principio para él no signifcaba mucho lo que ella traba de decirle, y ahora la consideraba una persona por la cual proteger, ciertamente fue algo agradable de su parte, y como mera forma de agradecimiento, esbozó una sonrisa, pues ella no era buena con las palabras, no cuando trataba con ciertas cosas que estaban fuera del alcance de su experiencia. Sin duda Len y su compañía le hacía aprender cosas que no estaban en sus libros o en la filosofías de Buda, su maestro.

Curveó ligeramente su entrecejo, pues si antes no comprendía ahora lo hacia mucho menos, ¿porque se disculpaba? ¿por lo que ella había dicho? Esto le hizo soltar una breve risa, no por burla, simplemente porque ninguno de los dos se comprendía en ese aspecto. ㅡCalma, no es algo por lo que debas preocuparte, después te lo explicaré.ㅡ Habían tocado temas bastante extensos, añadir un par más con explicaciones de la misma magnitud, podían ser agotador, incluso para ella que le encantaba esas partes de las charlas, pero había que dejar tema para alguna otra, ¿no es así? Que caso el querer abarcar todo en un solo momento.
Yo estoy más que segura que es así.ㅡ Al menos se había dado cuenta y reconocido de cierta forma que había algo que su maestro le había dejado y que tenía valor sentimental para él aunque no se diera cuenta en su totalidad.
Enseguida asintió, era un plan que ya tenía en mente, antes de volver a tierras Asgardianas, se dedicaría a dar una vuelta por alrededor y asegurar que todos estuviese bien; no podría retirarse de allí si no tuviese la seguridad confirmada de los pueblerinos.
Tiempo atrás había bajado sus párpados y volver a como siempre, más la petición de Len le hizo abrir de pronto su mirada, un tanto extrañada por lo que él fuese hacer, así como también curiosa, y vaya que la curiosidad, era muy de Maina.

De pronto se sintió extraña, un sentimiento que no sabría como describir pues era la primera vez que todo su ser lograba sentirse así, ¿acaso era por el contacto de Len con ella? ¿Por aquella cercanía entre ambos? Era demasiado, pensaba, se había roto la distancia impuesta entre ambos, o al menos la distancia que ella había auto impuesta de manera muda, y ciertamente no le era del todo incómodo, extraño, si, demasiado, pero como toda persona que quiere descubrir más, lo dejó pasar al menos por el momento.
Y te aseguro que probablemente yo te hubiese golpeado.ㅡ Soltó de golpe, era cierto que en su creencia para ella eran unos iguales, porque así había sido criada, pero tampoco es que pasara por alto comportamientos humanos comunes, después de todo ella lo era, y como mujer, de una u otra manera, defendía sus atributos pulcros.

¿Qué era todo aquello que le estaba diciendo? Santísimo Buda, que estaba fuera de sus cabales o sus cinco sentidos, no tenía lógica lo que decía, no se lo habían enseñado así, su crianza no permitía ese tipo de situaciones, alcanzar la iluminación requería sacrificios, ser uno con el entorno y no caer en lo carnal ni las tentaciones del mundo, no ser un humano común, porque ella no lo era, desde su nacimiento había sido marcada en diferencia, entonces, ¿porque estaba tan nerviosa en cada movimiento de él? Por unos breves segundos olvidó el como respirar, sintiendo el aliento masculino de él darle en el rostro; aquella faceta suya que había visto antes, pues si, había deducido que Len era coqueto por naturaleza, pero jamás imaginó que tan cerca se vería de ello, y con él a sus escasos centímetros, le nublaba más su percepción de lo que de por si ya la tenía.

«Más claro se vuelve.»


O es lo que alcanzó a escuchar a último; bastaba decir que él había sido quien había hecho todo movimiento alguno, pues Maina parecía haber entrado en un estado de transición, pretendiendo asimilar todo, pero a la vez asimilaba nada, pensando con una claridad que no estaba en esos momentos; tan solo el contacto de los labios de él por sobre la piel del surco de los labios propios hizo mandar aceleraciones a su corazón, que no comprendía porque sucedía ello, o más bien porque le estaba pasando a ella, si se supone era ajena a toda esa clase de sentimientos.
Finalmente logró parpadear varias veces, dejando salir así mismo todo el aire que había estado reteniendo, pese a ello la expresión de su rostro no cambió, simplemente porque no sabía que expresión poner; no saber como reaccionar, y probablemente Len la comprendería, o esperaba que lo hiciera, todo hubo siento repentino y nuevo, que como muchas de las cosas en ese día, estaban fuera del alcance de su experiencia.

Yo...ehm....ㅡ Nuevamente la había dejado sin mucho que decir, vale, aceptaba que no era una declaración, sería algo poco lógico para el tiempo que llevaban conociéndose, que tal vez lo mencionaba por el hecho de ser mujer como lo había dicho, podía comprenderlo. Eran demasiadas cosas por procesar, demasiado que entender y asimilar, y sobre todo el que decir, porque aunque quisiera decir algo razonable, para quien se supone que es una persona sabia, la mano derecha de Dios, ciertamente no tenía ni un 'Está bien', por decir en respuesta.

Y fue lo único que dijo, una vez que él decidió de una forma 'disfrazada', darle un espacio, solo asintió, y sin paso a un segundo más, también se levantó, dejando aquel caluroso lugar, para deambular por los alrededores, aunque parte de sus sentidos aprovechaba para asegurar que nada malo pasaba, otra parte de ella asimilaba la situación y las palabras de él. Soltó un largo suspiro una vez que se detuvo ante la orilla de lo que parecía ser un lago, observando el reflejo de lo que esa noche les regalaba, despejada y las estrellas del cosmos adornando el manto nocturno; cruzó sus brazos por encima de su pecho, mordiéndose así el labio inferior, no le gustaba esa sensación, porque no sabía como manejarlo, que hacer o como comportarse.
¿Qué ha sido todo eso?...Oh Buda, ilumíname.ㅡ No era una suplica a su maestro, ni esperaba una respuesta de este, solo quería aclararse, dejarse sentir aún nerviosa, como si la cercanía de él y su tacto aún estuviesen allí, como fuego vivo, cuando era consciente de que se encontraba sola. ㅡNo entiendo nada...tal vez, solo tal vez, a su paso, lo comprenderé mejor.ㅡ Porque no todo podía ser malo; con un ligero encogimiento de hombros, pareció el darle su punto positivo, se trataba de un nuevo aprendizaje, algo más a su sabiduría, solo necesitaba poderlo descifrar del todo.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Len de Escorpio el Jue Mar 26, 2015 1:49 am

Me preocupo su expresión pero ella se rio y lo dejó para un explicación en alguna otra vez. Ciertamente habíamos dicho mucho en poco rato. Realmente no tenía prisa de hablar. Sólo quise que me entendiera un poco cuando comencé esto y se extendió. Dije mucho más de lo que esperaba al final.

-Vale. Entonces hablamos de eso otro día. No hay prisa. Ni sé como termine hablando tanto, pero creo que eso es bueno si nos ayuda a entendernos- Dije tranquilamente.

Ciertamente si intentábamos contarnos todo podríamos estar todo el día aquí por lo menos. De todas maneras aunque nuestras mentes entiendan al otro y hayamos abierto nuestros corazones tomará más que una larga platica que nos conozcamos perfectamente.  

Ella estaba bastante segura que quería mucho al viejo y a sus enseñanzas. Probablemente me tomaría tiempo a mi estar seguro pero por ahora le creería. No había necesidad de apresurar eso tampoco. Quizás algún día cuando me desarrolle más como individuo sea capaz de definir mejor porque hago o hice algunas cosas. Tampoco será algo que cambie mi pasado o mi futuro, aunque al menos seré más capaz de decir quien fue Len Denere sin dudas.  

Aun así había algo que tenía que hablarle por lo que hice mi aproximación. Ella no pudo evitar decir lo que me hubiera hecho de haber tocado su pecho a lo que reí suavemente. Nunca dije que lo tocaría de forma perversa, así que el hecho de que se preocupe por esas cosas significaba que aun había una mujer dentro de ella. No dije nada y seguí con lo planeando viendo sus reacciones notando la veracidad de mis palabras debido a estás. Maina no sabía cómo responder a lo que hice, pero no podía negar que "toque" algo dentro de ella que creía no tener.

Yo me encamine tranquilamente hasta los bandidos antes de notar que mi respiración y mi pulso estaba más alto de lo que pensaba por lo que me detuve mirándome un segundo comprobando gracias a esta que no mentí cuando dije que como mujer me atraía pues de otra manera no debería estar así. Esto me dio ver también un poco más la humanidad en mí, no la siento o bien no sé cómo expresarla, pero creo que está ahí más de lo que se deja ver.  

En parte tal vez no estuvo bien lo que hice al intentar despertar eso en ella. No tengo derecho a meterme en su vida o la forma en que vive, pero mientras no me odie por ella la parte de mí que la ve como mujer está feliz de intentarlo y desea ver si ella puede verme como hombre. No sé donde termine si sigo con esto, no, sé probablemente donde terminará si continuo pero al mismo tiempo me cuesta imaginarlo claramente pues no es algo que haya experimentado, aun así sí realmente continuo con esto más me vale que tome toda la responsabilidad pues no tener experiencia no es escusa para jugar con el corazón de las personas así que si lo hago debo ser totalmente serio en esto.

Miré hacia atrás, primera vez que hago algo así. El día de hoy está claramente lleno de "primeras veces". La primera vez que una chica realmente me llega a interesar como mujer, la primera vez que me abro tanto con alguien, la primera vez que seduzco a una mujer por propia voluntad y la primera vez que miro hacia atrás pensando en si lo que hice estuvo bien. Soy de los que viven bajo la idea vive sin arrepentimientos.

Miro atrás como si esperar a ver a Maina entre todas las construcciones y definir lo que voy a hacer. Recuerdo que entre los dibujos que deje ahí está un "retrato mío" terriblemente malo e inexpresivo que hice, por mucho mi peor dibujo debido a que no sabía que expresión dibujar en mi rostro por lo que quedo solo mi cabeza con mi cara en blanco, sólo había una sonrisa falsa. Parte de mi quería desarrollarse haciendo esto, pero esa no es la razón para hacer esto, si voy a hacerlo más vale que sea por ella, no por mí, de otra manera sólo la estaría usando y ella no se merece eso, así que más me vale estar seguro de lo que estoy haciendo si pienso seguir o si no será mejor dejarlo aquí por su bien.  

Volví a mirar al frente mientras pensaba en ella. Había razones ajenas a eso. Obviamente la primera era porque me atrae como mujer al fin de cuentas, pero tampoco quería terminase algún día como yo bloqueando su corazón. Esto me recordó mi deseo sé que su alma se una a la constelación de virgo lo que me hizo darme cuenta de que desde el principio cuide de ella por lo que sonreí de lado.

-Sí. Más claro se vuelve...-  Musite recordando mis palabras mientras regresaba la vista al camino despreocupado habiendo tomado una decisión.

Haría esto y aceptaría toda la responsabilidad de lo que pase. Claro que no trataría esto como un tipo de misión, haré algún movimiento en ella si realmente siento el deseo de hacerlo, no lo forzaré ni por mi lado ni por el de ella pues e ella finalmente la dejaría decidir por sí sola lo que quiere y lo que busca sin buscar presionarla mucho. Si desea realmente que paré de hacerlo entonces pararé, no la molestaré más después con el tema. Sé que no soy un tipo normal, así que me aseguraría de no hacerle promesas que no planee cumplir ni mentirle nunca de lo que siento. Si con todo llega a darse algo sería serio, comprometido, responsable y haría mi mejor para garantizar su felicidad, además si resulta que mis expectativas son excedidas entonces con más razón deberé hacer esfuerzo para conseguir ello.

Finalmente llegue con los bandidos, estaban en el mismo lugar donde los dejamos. Así que tome uno de a los que infecté con mis agujas y removí algo de mi "veneno" por lo que pudo despertar por lo que se asusto y miro a los lados antes de que lo abofeteara.

-Tienes dos minutos para responder mis preguntas o te romperé la cara a cachetadas y te dejaré envenenado con mi poder de nuevo. Entendido. Concéntrate- Dije dándole otra bofetada para volver a capturar su atención.

-Sí, sí ¡Lo que diga! Le diré lo que diga-

-Bien. ¿Fueron ustedes los causantes de todas las desapariciones en el área?-

-¿Qué?- Dijo ganándose una bofetada- AHHHH ¡Monstruos!¡Monstruos! Hay unos monstruos voladores en la zona. ¡Se han comido a cuadro de los nuestros!¡-

Miré sus ojos y no pareció mentir así que si no era mentirá entonces había algo más por aquí. Debí de avisar a Maina cuanto antes.

Lancé al sujeto al suelo antes de acercarme la pila de cuerpos.

GIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

Un potente grito se escucho en los alrededores y el tipo que liberé grito antes de correr asustado por lo que me acerqué a los cuerpos y use mi cosmos para liberarlos de mis venenos.No les regresaría la vista ni quitaría lo que Maina les hizo pero podrán moverse los que infecté. Apenas termine los patee.

-Muevan su culo y escóndanse-

Usé mi cosmos para llamar a mi armadura que salió de la casa donde la deje cubriéndome con ella de inmediato mientras ahora con gran velocidad regresaba al almacén donde ya no había nadie.

-Oh, rayos-

Entonces un aleteo se escucho cerca y voltee para encontrar un ser que parecía una mezcla de humano y murciélago que me embistió con fuerza tomándome en sus brazos intentando morderme en el proceso pero sólo encontró la cola de mi yelmo de escorpio atravesar su boca antes de que mis garras le rompieran el cuelo en el aire y chocáramos contra un muro donde me lo quite de encima.

Apenas termine esto 6 más aparecieron alrededor mío todos mostrando sus amenazadores dientes y garras listos para atacarme a lo que yo sólo tenía algo que decir.

-Válgame dioses. Primera vez que veo a alguien tan feo que ni su madre lo pueda amar ¡Y al parecer tuvo un chingo de gemelos idénticos!-
Imagen de los monstruos:
avatar
Len de Escorpio
Santo de Oro


Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 15/01/2015
Localización : Buscando mi lugar en el mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Maina de Virgo el Mar Abr 07, 2015 2:12 am

No comprendía porque los latidos de su corazón no cesaban, ¿qué era eso que sentía? ¿Tenía una explicación lógica? ¿Qué podría decirle su maestro a ello? Oh su maestro, el anterior santo de Virgo, tan esquivo, tan estoico, arraigado completamente a sus pensamientos y creencia, dudando de todo y de todos, que solo su verdad podía ser aceptada además de la de Buda, y aún así, Maina guardaba un profundo respeto y cariño por esa persona, ¿qué consejos le daría a ello?
Lo medito por unos segundos, moviendo su cabeza en negación, estaba segura de lo que le diría y no sería por lejos, nada bueno, como Santa no podía darse el lujo de caer en tentaciones carnales, porque su signo regente y su armadura protectora no se lo permitía, mucho menos alguien que se considera la mano derecha de Dios, que busca el camino de la iluminación, alcanzar el nirvana y ser uno con el mundo, alguien lleno de pureza, con una imagen intacta de inocencia y pulcritud, ¿era eso ella? ¿Lo seguía siendo aún cuando no dejaba de sentirse extraña por lo anterior sucedido? Agregando que esa sensación de extrañeza, era no desagradable, al contrario.

Mordió su labio inferior, eso no estaba bien para el camino de la Santa de la Virgen, si Asmita viviese, seguro que le reñiría por ello, pero por otro lado, su padre adoptivo, aquel viejo monje, seguramente le diría lo contrario, que todo es parte del universo, de la creación, que el experimentar esa clase de cosas también te hace ser sabio, llenándote de nuevas emociones y experiencias. ¿Que elegir? ¿A quien darle la razón?
Por segunda vez, después de tantos años, su cabeza era un caos rotundo, uno que ni el mismísimo Buda podría ayudarle a esclarecer, sería ella sola quien debiese lidiar con ello hasta hallar una solución.
Miró su reflejo en el lago, viéndose y al mismo tiempo no haciéndolo, como si se desconociese totalmente, fuera otra persona y no aquella chica con sus ideales y mente clara de veintiún años.

Déjalo pasar por ahora.

Se sugirió así misma, porque había muchas cosas que él había dicho que sinceramente Maina no comprendía y estaba segura que no iba comprenderlo en ese momento por mucho que quisiera, como le habían dicho conforme creció, el adquirir conocimiento depende del tiempo con el que sucedan las cosas y estas se empleen, así pasaría igualmente con todo aquello que le hacia poner a dudar su mente y salir de ese modo de comfort al cual había estado acostumbrada durante años.
Maina encontraba soluciones pertinentes si era algo que estaba fuera de su alcance, así como ese tipo de tema lejos de su sabiduría, optaría por dejarlo fluir conforme el tiempo, pues estaba segura que con todo ello, Len sería el que le guiaría por ese camino, después de todo había sido él quien había dado el primer paso y la llevo hasta ello.

Suspiró una vez más, finalmente decidida, ¿qué regresaría incomoda y sin saber que decirle? En absoluto, Maina no era así, si bien, esperaba que Len no aguardará por una respuesta o resolución por parte de ella, pues no lo habría, y no tocaría el tema, al menos no por ahora, hasta que tuviese algo coherente que decir, como todo lo que solía salir de su boca.
En aquella distracción apenas y alcanzó sentir una presencia ajena hasta que fue tomada por el brazo y sintió un breve ardor en este, alzando su vista se topó con lo que sería la criatura mas horrenda que habría visto en toda su vida; arrugó la nariz ante lo exótico de la bestia, y con el formar una bola de cosmos en la palma de su mano lanzándola en contra de la mencionada, dejo caer a la rubia fémina, la cual se topó de espaldas contra el suelo de piedra, haciéndole soltar un quejido amargo, otro mal sabor de boca por distraerse.

Con su cosmos llamó a la armadura de Virgo la cual la vistió en extrema rapidez, pues tras aquella presencia logro detectar unas cuantas más en dirección a donde Len se había dirigido, y sin pensárselo se dirigió donde el caballero de Escorpio, tras llegar llevándose la sorpresa que no era uno, si no toda una manada de estos.

Y creía que había visto todo lo grotesco, estas cosas sin duda se llevan el premio.

Dicho esto nuevamente el gesto de desagrado se formó en el rostro de la Virgo, mirando de reojo a su compañero con algunos escombros encima, seguro ya había tenido algo de acción con aquellas bestias. ㅡHe de suponer que estos amiguitos fueron los causantes de los problemas en los pueblos cercanos, ¿no?ㅡ Les miró con enfado, por todas las muertes que habían causado a personas inocentes. ㅡ¿Qué sugieres, Len?ㅡ Seria un desgaste el usar una de sus técnicas contra aquellas cosas, aunque no negaba que deseaba deshacerse de ellas de una buena vez y regresar al Palacio Valhala, lo necesitaba, el descanso se lo pedía, más que su cuerpo, su mente misma, había tenido demasiado por ese día, y la meditación algo recurrente en Maina, lo imploraba a gritos mudos.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Len de Escorpio el Miér Mayo 13, 2015 2:20 pm

OFF:
Siento mucho la tardanza. Pasaron varias cosas y me tomo mucho regresar de la ultima ausencia al parecer. Pasaron cosas pero como dije no planeo abandonar ni el foro, ni a Anihoa ni a ti.

Yo contra las criaturas más grotescas que el mundo tenia para ofrecer. Podía escuchar sus aleteos a todo mi alrededor. Podría jugar con ellos un rato. Tenia chicos con los cuales jugar un rato. Mi armadura está lista y puedo sentir las pulsaciones del cosmo en ella queriendo darles sus nalgaditas.

En eso llega Maina lista para pelear por lo que sin dejar de mirar al enemigo sonrio.

-Oh, Maina. Gracias a los dioses que vienes. Mis ojos necesitaban algo de belleza con urgencia, sentía que me iba a dar algo de ver tantos monos voladores re-feos. Y no lo sé. Quiero suponer que el lugar no puede tener más mala suerte de tener a los bandidos y a estos sujetos así que sí, probablemente sea todo aunque no descarto que haya más cosas.- Dije tranquilamente mientras meditaba un poco antes de comunicarme mentalmente con ella usando el cosmos -Acabemos con todos menos uno. Sólo demosle un par de golpes si acaso y hagamos como si se nos escapara. Despues sigamoslo con cuidado hasta su escondite. Tenemos que asegurarnos de acabar con todas las abominaciones por aquí.- Dije tranquilamente.

Una criatura me lanzó una sustancia verde que esquive y al golpear derritio alto del suelo. -¡Tú has de ser Mocoso!-Tras esas palabras hice un salto alto y mortal y con la pared me propulse hacia uno de ellos que felizlmente me recibió. Patee sus ataques repeliendolos y me agarré de su cuello extrangulandolo. -Mucho gusto-La criatura se movio en el aire y cuando tuve oportunidad le di un cabezazo golpeandolo con mi yelmo destrozando su craneo. -¡Muere- Tras decir eso salté a otra criatura a la que le garré del cuello con una llave de un brazo. -Te veías muy quieto. Has de ser Timido-Una tercera criatura se me acercó para atacarme pero me solté antes y sus patas solo golpearon el cuerpo de la anterior. Las dos criaturas se enojaron pero luego se lanzaron hacia mi cuando caí al suelo.

-Ese se cree muy listo así que Sabiondo- Dije antes de e esquivar para luego lanzarme al frente con mis garras atravesando el pecho de una -¡No me gustan los sabiondos!- Dije para luego ver el herido. -No seas timido, timido. Acercate, Le agradaste a mi mano y quiere estar en lo más profundo de tu corazón. No te arrepentirás...no en lo que te queda de vida al menos- Dije con una sonrisa a la criatura asustada queriendo incitarla a acercarse de nuevo aparentemente
avatar
Len de Escorpio
Santo de Oro


Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 15/01/2015
Localización : Buscando mi lugar en el mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Maina de Virgo el Miér Mayo 27, 2015 8:46 pm

Se limitó a solo mover su cabeza en negación con una pequeña pero visible sonrisa curveada en sus labios, seguramente jamás se acostumbraría a las ocurrencias de su amigo, y estaba bien, consideraba ya con el tiempo que le tenía conociendo que era algo muy de él, que si algún día faltara, seguramente no seria el mismo.

«Eso me parece lógico, si damos con la guarida, acabamos con esto y podemos volver finalmente.»

Tan concisa en cuanto a palabras se trataba, sin decir mas ni menos, era una de las cosas que contrastaba con su compañero de Escorpio, en cuanto a él, que era bastante ocurrente y parlanchín, ella solo se limitaba a decir lo necesario, siempre que fuera pertinente, de lo contrario era sumida en un profundo silencio.
Dejó a Len concentrarse en lo suyo, causándole gracia interna la manera que que él desarrollaba su pelea, mas por parte de ella sólo podría concentrarse en acabar con aquellas criaturas que parecían no cansarse. Dio un largo suspiro, porque quien estaba cansada era ella, si, no habían dado lucha alguna que inquiriera tremenda batalla, pero se sentía cansada espiritualmente, solo quería volver al palacio y entrar en meditación, parecía que hubiesen sido siglos que no lo hacia cuando apenas habían pasado unas cuantas horas.

Bien, acabemos con ustedes de una vez...

Si se ponía a contar, probablemente tendría unos cinco o seis a su alrededor, ¿de dónde es que salían tantos? Por el rabillo del ojo quizo seguir a algunas que comenzaban a arribar también. Al sur. Se dijo mentalmente al momento de haber divisado el camino que tomaban al ir llegando, no permitiría que siguieran abordando, sobre todo porque tal vez en aquel escondite, estarían mas de los que ahora les estaban atacando.
Le parecía absurdo el tener que hacer uso de sus técnicas, así que podría arreglárselas con lo usual, si era verdad que Maina no era muy dada a hacer uso de sus puños o parecido, pero como amazona, debía tener esa habilidad.
Uno de aquellas criaturas hizo a querer atacarla de frente, oh gran y terrible error, basto que ella diera un salto para correrse hacia atrás y postrara su palma extendida al frente de la criatura para que un destello de cosmos arrasara con aquel ser sin dejar rastro o ceniza alguna de este; mas el concentrarse en uno le hizo perder por un momento la atención en otro par que había atacado por la espalda, agradecía que llevaba la armadura encima, y así no poder tener un rasguño alguno, el proceso fue el mismo, su palma extendida y aquel destello de cosmos bastó para hacerles desaparecer.

¿Como vas allá Len?

En lo que ella tenía uno de los último de los que pensaban atacarla, entre sus brazos, ahogándolo en un amarre de asfixia, y así con la fuerza de sus ante brazos, separarle la cabeza del cuerpo, dando por ‘finalizado’ la ronda en cuanto a lo que ella había deseado vigilar y cuidar las espaldas de su compañero.
avatar
Maina de Virgo
Santo de Oro


Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : Buscando alcanzar la iluminación.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Len de Escorpio el Miér Mayo 27, 2015 11:27 pm

Habiendo quedado de acuerdo con Maina para el plan me dispuse a pelear. Estoy bastante agradecido de tener a una compañera tan confiable como ella. Algo silenciosa en general, pero quizás no soportaría tener a alguien tan ruidoso como soy yo así que está perfecto

-Todo perfecto mi hermosa Blanca nieves. Estoy por entrenar a Timido para que sea mi leal corcel-

"Tímido" se me lanzó por lo que esquive su ataque y tal como hice con los bandidos lo agarré del cuello antes de estampar su cabeza contra el suelo sin matarlo soportando sus intentos por escapar.

-Chico, malo, malvado, maligno. - Dijé mientras soltaba mis queridas nalgaditas en el trasero de la criatura cual luchaba por soltarse. En eso una de sus patas rasguño ligeramente mi armadura. -Hey. ¿Sabes lo que me cuesta pulir una armadura de oro? ¡Compórtate! Chico, perverso, vil, desalmado y... - Dije continuando con las nalgaditas hasta que me asalto una duda -Maina, ¿Sabes algun otro sinónimo para malo?-

Tras preguntar eso la bestia forcejeo más y se "escapó" -¡Hey todavia no termino contigo! Necesitas maquillaje de payaso para que te veas blanco y más entrenamiento para ser mi corcel- Grito molesto.

Dado que Maina ya termino con los suyos sólo queda él y con todo lo pasado está aterrado por lo que huye tan rapido como lo dejan sus alas por lo que pongo pose dramatica y corro varios metros antes de caer de rodillas con mi mano estirada hacia él. -¡No te vayas timido!¡No tras todo lo que hemos pasado!¡Nooooo!- Digo haciendo una escena dramatica.

Haciendo como si llorara por su ida pero sin perderlo de vista, entonces me aprovecho un poco para acercarme a Maina por detras y abrazarla de la citura. -Perdí mi corcel-

Una vez se alejo lo suficiente para poder seguirle me separo poniendome serio. -Ok. Es hora de emprender la persecución. Hay que tratar de seguirle por el suelo sin llamar la atención. Puede ser duro pero necesito que me sigas pues tenemos que mantenernos fuera de su vista y evitar que el viento le lleve nuestro olor-  Segun me conto Maina no parece tan bien con el trabajo encubierto así que no sé si sabrá como seguir a alguién así que trato de ser claro por ello y guiar el camino.

Era dificil porque teníamos que ir contra rocas y movernos rápido siguiendo a una criatura voladora, pero había que hacerlo. Avanzando llegamos a una colina. La tierra está muerta alrededor y parece que obscurece lo que es malo. -Se hace tarde. Tendremos que acercarnos más para no perderlo-  Dije en voz baja temiendo que no lleguemos a su nido y que nos descubran pero por suerte entro en una cueva poco despues. -Es ahí- volví a pronunciar.

Acercandonos a la cueva me detuve. -Puede que haya otra salida para está cueva pero el viento entra en ella. Tendremos poco tiempo antes de que nos descubran así que podemos dejar el sigilo- Murmuré bajo antes de ir rápido al interior siguiendo a la bestia hasta que la encontré junto con otras más y sobretodo una especie de monstruo enorme y grande.

-Muy buenas noches. Lamento molestar a esta hora. Pero encontramos a unas personas que me dijeron que ustedes dejaron unas muertes tiradas por ahí y nos pidieron amablemente que se las trajéramos. ¿Así qué quien quiere la primera? -

-YAAAAAAAARK- grito la reina de los monstruos seguida de estos

-Vaya parece que la bruja quiere la suya con urgencia. ¿No crees mi linda blanca nieves?- Le dije  a Maina mientras me tapaba la nariz antes de poner posición de pelea -Encontramos a la bruja y a más enanitos. La historia dice que Blanca nieves jugaba con los enanitos y el príncipe mato a la bruja, pero quiero re-escribir la historia así que te toca matar a la bruja mientras yo juego con los enanitos, Maina. Sólo recuerda que si te comes una manzana envenenada tendré que ir a despertarte con un besito-

Tras esas palabras me lancé atravesando a un monstruito con mi mano mientras corro y atravieso a otro. -¡Agujas escarlatas! -  Digo empezando a disparar agujas escarlatas para acabar con los "enanitos" haciendo un camino para que Maina pudiera pasar. Hay demasiados pero usando repetidamente mis ataques intento abrirle paso.
avatar
Len de Escorpio
Santo de Oro


Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 15/01/2015
Localización : Buscando mi lugar en el mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una lección de vida[Maina]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.