Últimos temas
» Free Download Metaheuristics For Hard Optimization Pdf Viewe
Lun Oct 10, 2016 11:16 pm por ysbesyre

» Little Failure Gary Shteyngart Epub Format
Lun Oct 10, 2016 4:08 am por ysbesyre

» saint seiya la leyenda continua
Mar Dic 08, 2015 2:54 am por Invitado

» Central de misiones 3.0
Lun Nov 16, 2015 3:50 pm por Azor Ahai EUC

» Prologo -Capitulo 4- Actualmente
Lun Nov 16, 2015 3:27 pm por Azor Ahai EUC

» Registro de Avatar
Dom Nov 15, 2015 7:38 pm por Azor Ahai EUC

» Registro de Armaduras
Dom Nov 15, 2015 9:07 am por Azor Ahai EUC

» Censo octubre 2015
Dom Nov 15, 2015 9:05 am por Azor Ahai EUC

» Arrasando con la base enemiga (LIBRE)
Jue Oct 29, 2015 11:38 am por Hyperion de Ébano

» La efímera luz de la destrucción *Visto*(Privado: Saga)
Lun Oct 12, 2015 9:24 pm por Phebe el brillante

» La cruz en tu camino
Jue Sep 10, 2015 9:48 pm por Jerico de cruz del sur

» Austenland {Cambio de botón - Elite}
Lun Ago 31, 2015 10:39 pm por Invitado

» llega un nuevo Santo de bronce
Miér Ago 26, 2015 11:11 pm por Ryuko de Pegaso

» Game Threads → Garuda.
Sáb Ago 22, 2015 10:34 am por Suikyo de Garuda

» Y por si fuera poco ahora son dos ( Capricornio y Sagitario)
Vie Ago 21, 2015 10:46 am por Hikari de Cuervo

historia
HISTORIA
Li Europan lingues es membres del sam familie. Lor separat existentie es un myth. Por scientie, musica, sport etc, litot Europa usa li sam vocabular.

Li lingues differe solmen in li grammatica, li pronunciation e li plu commun vocabules. Omnicos directe al desirabilite de un nov lingua franca: On refusa continuar payar custosi traductores.
Administracion
Nombre Apellido
Nombre Apellido
Nombre Apellido

Tres espadas y una flor (Astryd, Edzard, Hilda)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tres espadas y una flor (Astryd, Edzard, Hilda)

Mensaje por Pavel el Dom Mayo 11, 2014 8:24 pm

Había pasado mucho tiempo, desde que estuve aquí por última vez, la nostalgia, y el nuevo hombre en el que me había convertido, me daban un aire de esperanza, para volver con seguridad a el reino de Asgard, Hilda y Edzard eran los únicos que habitaban aquella tierra el día que marché, ahora verían a alguien nuevo, y más preparado para enfrentar a la vida, y por supuesto a la muerte. Recorrí el camino necesario llegué al palacio, y crucé la puerta, llegando a la sala de trono, hacía más frío del que recordaba, pero estaba en mi hogar.

- ¿Cuantas veces pensé en abandonarlos? por una novia, un trabajo, o el consejo de algún viejo, pero por más lejos que viajé, el reflejo del espejo, me recordaba que nací para luchar y no lo dejo, en mi mirada algo vacío y frío, el sentimiento de que algo faltaba, y aunque el rap muchas veces me animaba, y me ayudaba, si era de ayuda pero no me llenaba, y algo en mi mente me fastidiaba, destrozar a los enemigos, y ver mi harpa con cuantos acaba, por eso me tienen aquí de nuevo, lucharé por Odin, por Hilda y por mis compañeros, ya sea que luchemos bajo el sol, o tremendos aguaceros, pues no solo somos dioses, también somos guerreros -

Tiré un verso algo largo, con una métrica lenta, comenzaba a rapear, era el primero que hacía en Asgard, y esperaba que fueran muchos, tenía la fe de ser escuchado, que Hilda apareciese, o quizás alguien que anduviera cerca, no sabía como andaban las cosas ahora, necesitaba ponerme al tanto, esperaba ser bien recibido, y mostrar a Hilda y Edzard que había cambiado, y que estaba dispuesto a dar mi vida en batalla, que mis pensamientos egoístas no invadían ahora mi mente, y que ahora pensaba en los demás, y en su importancia en el mundo.

- Vamos dejen esa timidez, se que alguien anda por ahí, salga de una vez, esto no es el mar, no quieran jugar de tiburones, que yo no soy un pez, tampoco es matadero, no sean carniceros, que yo no soy la res, pues a diferencia de una vaca en lugar de cuatro estómagos, yo tengo cuatro corazones, mi harpa, mi dios, mi rap y mis canciones, orgulloso y enamorado, de cada una de mis creaciones, se multiplican mis corazones, pues batallar es la quinta de mis pasiones, se que a veces me desvío pero solo me presento, deben entender y comprender mi sentimiento, pues volví a mi hogar, después de tanto tiempo -

Con un tempo, típico en una improvisación, rimaba, mirando a los alrededores, con movimientos extraños al rapear, esperando a alguien, como si sintiese el ritmo fluir por mis venas y cuerpo, parecía algo loco, y en realidad, creo que lo estoy, terminé por acercarme al trono y sentarme al frente, mientras miraba hacia arriba, siempre pensando en alguna rima.

"Intento vivir lejos de todo estereotipo, creo en lo que veo no presto atención a mitos, en un hombro tengo un ángel y en el otro un diablito, mi mente quiere apresarme quiere que sea su convicto, antes fui prisionero de pensamientos baratos, no me culpo mi vida a tenido malos ratos, no soy lo que esperaban me juzgan por mis actos, mi consciencia está tranquila y mis sentimientos intactos. Hmm creo que eso va bien"

Pensaba, que mi cántico tenía la calidad suficiente para agradar, aunque no estaba seguro, sabía que por lo menos una persona me había escuchado, pero no tenía idea base de quién podía ser, así que simplemente me recosté a esperar que decidiese salir, quién andaba ahí, o que alguien más llegara al lugar donde me encontraba, quizá también buscando a Hilda, necesitaba hablar con alguien ya, pues la desesperación de saber que ocurría era mucha, no sabía si me equivocaba o era cierto, pero había sentido un cosmos, extraño, y creía haber visto una armadura dorada, pero podía estar equivocado, o no, pero era necesario, que alguien respondiese mis preguntas.
avatar
Pavel
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 18/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres espadas y una flor (Astryd, Edzard, Hilda)

Mensaje por Astryd de Dubhe Alfa el Lun Mayo 12, 2014 6:26 pm

La joven pelirroja al servicio de Odín se encontraba orando por el bienestar de su pueblo como lo hacía de costumbre la princesa Hilda, esto no era gran costumbre de la joven pero sabía que de algo podría servir, si no porque de otra manera su protegida lo realizaba, no solo mandaba bendiciones a las tierras que le habían visto crecer si no su padre que le era presente en todo momento, pero no era culpa real de ella era una costumbre que había crecido por el apego a la única figura familiar que le quedaba; Astryd no tuvo hermanos y su madre había fallecido apenas teniendo conciencia dejándole únicamente con una figura paterna al que egoístamente solo le había interesado tener un varón y no una niña de la que apenas si cuidaba pues no le consideraba el orgullo de su vida, con esto no se pretende aburrir al presente pero si dar a conocer un panorama de la vida de la joven guerrera y lo difícil que en su momento esta pudo ser pero no por ello hacer menos la fuerza que esta jovencita mostraba

Hace un par de días se hubo encontrado con Edzard el cual por mandato de Hilda había salido a una misión muy importante, en lo que respecta a Astryd ella le correspondía la labor de proteger a la joven princesa aunque a consideración de ella no hacía falta más protección si tenía a los caballeros dorados de aliados deseando así ser partícipe de la misión que se había designado al caballero de Megrez Delta , pero igual le era un honor estar al servicio de su señora Hilda dispuesta a dar la vida por protegerle; Por ahora no se encontraba nadie en el salón del trono por lo que le permitía lanzar oraciones al cielo en espera de que los guerreros que no se encontraban ahora regresaran sin ninguna dificultad, confiaba en que así seria pero la realidad podría ser otra, recordaba lo que había conversado con Edzard no tenía conocimiento de que es lo que había sucedido con su antecesor de su armadura pero comenzaba a preocuparse sabiendo perfectamente que en especial con la armadura que portaba se convertía en el guerrero con mayor resistencia de todos por lo que hacía algo extraño que no siguiera en las líneas, aunque claro de no ser así no habría tenido la oportunidad de estar ahora aquí disfrutando del trabajo como guerrero .

Una voz saco de sus pensamientos a la joven Astryd, alertándola de inmediato produciendo un cierto estrés en ella pues no parecía ser voz conocida, esto le hizo moverse de su posición hacia donde es que se encontraba el invasor, le pareció escuchar algo extraño en su voz le parecía que estaba cantando lo que extraño a la chica, rápidamente se concentro buscando algún signo de energía, cosmos o algo que le mostrara con quien estaba tratando antes de acercarse a la zona donde el trono de la señora Hilda se encontraba; Camino con precaución resguardándose en uno de los pilares que adornaban el lugar para no ser descubierta pero poco funciono pues el intruso se había percatado de su presencia, pudo observar en el centro de la sala a un joven alto, delgado y con un cabello color fuego casi como el de ella, Astryd no estaba completamente segura de si era o no quien consideraba

-Es acaso usted el caballero de Benetosh Eta?- pregunto saliendo de su escondite mirando al joven

- no esperaba que se encontrara en este lugar tan pronto, tenia entendió se encontraba en un viaje de reconocimiento- soltó de nuevo con confianza sabiendo por parte de Hilda de la ubicación de algunos de los caballeros

-Es un gusto volver a verlo, permítame presentarme- se inclino ligeramente- mi nombre es Astryd portadora de la armadura de Duphe Alfa, solo en caso de que no esté informado del todo – respondió poniéndolo al tanto con esa presentación de la desaparición del anterior caballero portador de esa armadura

-La Srta. Hilda se encuentra por ahora en sus labores cotidianas, seguro vendrá en cuanto detecte su presencia- explico una vez más

De alguna manera lograba reconocer a uno de sus compañero de armas aun sin que se hubieran presentado anteriormente no se necesitaba según ella ya que conocía el cosmos de el portador, su cuerpo ya se había relajado a como estaba en un principio al ser tomada por sorpresa, camino en dirección al joven pelirrojo haciendo un sonido metálico al caminar a causa de las botas de su armadura, pudiendo oírse a su vez el rose de la tela de su capa con su cuerpo y un metálico causada por la misma razón que en sus botas, una vez estando en el centro de la habitación junto a su compañero la presencia de un poderoso cosmos provoque que ella se arrodillara a forma de respeto con una rodilla en el suelo y la otra pierna flexionada,

-Bienvenida señorita Hilda, espero no interrumpir sus labores diarias- respondió con respeto

la presencia de Hilda era de respeto para ella y esperaría en esa posición hasta que ella permitirá levantarse
avatar
Astryd de Dubhe Alfa
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 18/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres espadas y una flor (Astryd, Edzard, Hilda)

Mensaje por Hilda de Polaris el Mar Mayo 13, 2014 9:56 pm

Habia terminado de sus labores cotidianas de costumbre tal como prometió el día en que fue elegida como la representante del pueblo nórdico por su dios Odin, el sonido del tacón tocando el suelo a cada paso se hizo presente en el salón del trono percibiendo dos cosmos conocidos lo que le hizo acelerar un poco mas el paso

Las grandes puertas del salón fueron abiertas por dos subordinados que dieron paso a la representante, su mirada paso de el caballero de Benetnasch Eta que le alegro verle de regreso y a la caballero de Duphe Alfa la cual se había inclinado apenas sintiendo su presencia

- Descuida Astryd mis labores han concluido ya, puedes levantarte - hablo con una voz dulce y melodiosa soltando una sonrisa al caballero que regreso luego de mucho tiempo

- Pavel cuanto tiempo sin verte, permite me estrecharte entre brazos como bienvenida, no sabes la alegría que me brindas tenerte de vuelta - Hablo entonando alegría en su voz extendiendo los brazos con la intención de abrazarlo

avatar
Hilda de Polaris
representantes

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 25/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres espadas y una flor (Astryd, Edzard, Hilda)

Mensaje por Edzard el Miér Mayo 14, 2014 10:18 am

Habían transcurrido un par de días desde que concluyó su última misión, de la cual no quería pensar mucho de momento. La idea de haber tenido que enfrentado otros Dioses guerreros, aunque corrompidos por erróneos ideales, le hacía sentirse sumamente incomodo. La ironía de añorar nuevos aliados portadores de los ropajes sagrados solo para que estos se trataran de ruines invasores que atentaban contra la seguridad de su reino y de su defensora, la señorita Hilda. Tal vez solo era una de las tantas pruebas que el destino quería verle superar. O quizás solo por el hecho de reírse de él un rato, quien podría saberlo.

-"Hmp... y ahora se me ha llamado al salón del trono. Supongo que es para que reporte lo sucedido o algo por el estilo."

Pensaba para sí mismo el caballero de Megrez, mientras marchaba por su recorrido en el palacio hacia el salón del trono, portando el ropaje asignado a dicha constelación. Como de costumbre, no llevaba su casco mas sí su raída capa, la cual rozaba con el suelo a cada paso que daba su portador. Pasaron algunos minutos antes de llegar al enorme portón que separaba su ubicación actual de su destino, donde le aguardaba la señorita Hilda. Pero además de su presencia, le era posible sentir dos más. Sin embargo, dado que estás no se encontraban con su cosmos elevado, no podía identificar quienes eran con certeza, aunque ambas le parecían familiares.

-"Hmp... No creo que sean los compañeros dorados... ¿Acaso...?"

Al embarcarse dentro del salón del trono, como de costumbre dio unos pasos hacia adelante y se colocó sobre una rodilla con la mirada al suelo, en señal de respeto hacia la protectora de Asgard, similar a como lo había hecho la caballero de Dubhe Alpha, la cual también se encontraba en dicho salón. No obstante, mantener esa posición le era sumamente dificil en esta ocasión, ya que había sigo testigo de uno de los tantos fantasmas de su pasado, con la diferencia de que era completamente real; estaba allí de pie en carne y hueso siendo abrazado por la señorita Hilda. Grande fue su emoción al ver a un viejo amigo del que hacía mucho no recibía noticia alguna, y aunque en situaciones normales su caracter serio le permitiría no decir nada hasta que se le diera la oportunidad, sentía la necesidad de expresar lo primero que pasó por su mente, aunque fuera solo un cuestionamiento que recalcara lo obvio.

-¡Pavel! ¿Realmente eres tu?

Permanecía arrodillado y con la mirada al suelo, pero su semblante claramente mostraba algo que generalmente no era posible apreciar casi nunca en el rostro de Edzard. Una sonrisa de gusto, causada por ver a un viejo amigo, y por lo visto de regreso a las filas de los dioses guerreros. Y si bien el caballero de Megrez había aprendido a llevarse mejor con sus aliados athenienses, ver a alguien de su propio grupo, especialmente alguien con quien había entablado amistad en el pasado, le alegraba de sobremanera.

-Dime viejo amigo ¿Que ha sido de ti en tus viajes? - Preguntaría una vez que sintiera pudiera colocarse de pie, estrechando su mano con la del pelirrojo a la vez que le daba un par de palmadas en el hombro, gesto que también era raro por parte del peli violaceo y solo hacía en casos aislados como lo era ésta ocasión.
avatar
Edzard
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 06/02/2014
Localización : ???

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres espadas y una flor (Astryd, Edzard, Hilda)

Mensaje por Pavel el Vie Mayo 16, 2014 8:44 pm

Luego de las rimas y los pensamientos, llevaba algo de tiempo esperando, pensaba en que era diferente en ese lugar, que había cambiado desde que me fui, aliados, rivales, amigos, enemigos, ¿que podía marcar la diferencia en ese lugar? me sumergía en mis pensamientos poco a poco olvidandome de que hacía ahí en ese momento, hasta que el sonido de algunos pasos al fondo me devolvieron a la realidad, mientras escuchaba las palabras provenientes de aquella desconocida, voltié mi mirada a ella.

"Wow, es muy bella"

Pensaba mientras la miraba de abajo arriba, como si la estuviese analizando, por su puesto con una gran sonrisa en mi rostro, reafirmando la pregunta que ella hacía, no podía dejar de sentir alegría, pues era la primer Asdgariana que veía desde mi partida, y lo mejor aún una cara nueva, y atractiva, la felicidad se reflejaba cada vez más en mi rostro, y sin duda ella lo notaría, me perdía en la alegría mientras ella me hablaba.

"¿Volver a verme? yo no recuerdo haberle visto, estoy seguro que la recordaría"

Pensé mientras le miraba inclinarse, seguido de su presentación, y sus palabras siguientes lo cuál manifestaron una sonrisa extraña en mi, yo aún no había dicho nada, simplemente esperaba el momento para hacerlo, pues al parecer hasta ese momento, había sido suficiente con mis gestos y expresiones al parecer, luego habló de Hilda lo que sentí que era mi momento perfecto para intervenir.

- Vengo y me presento, en este momento, aunque suelo estar tranquilo, tambien soy un violento, me salen mil demonios y me usan de experimento, ellos se apoderan de mi intelecto, como todo ser humano yo tampoco soy perfecto, me siento orgulloso de más de un defecto, pues me hacen ser quien yo soy no lo que quiere y piensa el resto, la vida es mi bit y lo recorro como un tren fluye en el riel, yo se lo que es el engaño por eso soy tan fiel, mis versos amargos como coca y mi flow dulce como la miel, algunos me llaman Pa, otros me dicen vel, solo unelo y llámame Pavel.-

Me presentaba de manera algo extraña, a la chica que se hacía presente, y decía llamarse Astryd, tenía en su responsabilidad una armadura muy importante para nosotros los dioses guerreros, era normal, que fuese muy cercana a Hilda, pues se podía decir que su armadura le encomendaba ese destino, de repente la chica se coloco en posición de sumo respeto como si alguien importante se acercara, y de repente sus palabras lo confirmaron, pues saludaban nada más y nada menos, que a la señorita Hilda, mis pupilas dilataron, y mis ojos se abrieron en gran medida mientras giraba mi cabeza, pues no podía aguantar las ansias de verle de nuevo.

En efecto era ella, ingresaba de manera majestuosa al salón, era más bella de lo que recordaba, la alegría era muy grande incluso una lagrima estuvo cerca de salir, sin embargo fui capaz de retenerla, mientras la señorita Hilda permitía a Astryd levantarse de nuevo, quedé petrificado por un segundo al escucharle de nuevo, no esperaba sentirme así pero era inevitable, mis músculos no respondían al ver a Hilda acercarse y estrecharme entre sus brazos, un gesto maravilloso pero que en realidad no imaginaba, al parecer me esperaban más de lo que creía, y eso era algo que me llenaba de alegría.

Alguien más se hacía presente, entraba de manera lenta, y manifestaba un gesto de respeto hacia Hilda similar al anteriormente manifestado por Astryd, no era ni más ni menos que mi viejo amigo, Edzard, el dios guerrero de Megrez Delta, mis ojos se nublaron, parecía inevitable derramar alguna lágrima en ese momento, sin embargo el cerrar mis ojos por un momento, fue suficiente para evitar que saliese alguna, mientras con mi brazo izquierdo apretaba a Hilda devolviéndole su gran gesto de abrazo.

"Eso que siento, son sus... pero que pienso, debería dejar de pensar en estas cosas, supongo que fue mucho sin estar cerca de una mujer así"

Soltaba lentamente a Hilda mientras caminaba hacia Edzard, estirando levemente mi mano, mientras la estrechaba con él, quien no era dado a el tipo de gestos que mostraba, sin embargo daba unas palmadas en mi hombro también, al parecer estaba alegre por mi regreso, a pesar de que no fuera dado a estas cosas le halé con la mano con la que le agarraba, y le di un abrazo amistoso, después de todo eramos amigos con años sin vernos.

- Hay muchas cosas que contar, pero primero me gustaría, hacer unas preguntas, y que me pongan al tanto de la situación en Asgard, y con los dioses griegos, pues no se nada desde hace años, por cierto, gracias por la bienvenida, es un placer estar aquí de nuevo, creo que ahora no me marcharé -

Finalizé esperando respuesta por parte de los otros presentes.
avatar
Pavel
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 18/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres espadas y una flor (Astryd, Edzard, Hilda)

Mensaje por Astryd de Dubhe Alfa el Dom Mayo 25, 2014 8:52 pm

La presencia de la joven Astryd parecía haber tomado por sorpresa al pelirrojo que se encontraba frente a ella siendo recorrida de arriba abajo, Astryd noto aquel gesto sin embargo no hizo comentario alguno al respecto pues no había necesidad de ello, sabía que era una mujer, entendía que era solo la reacción humana como todos y sobre todo entendía que bien podría confundir los gestos de la gente y no quería suponer las cosas sobre todo viniendo de un compañero con quien debía confiar siempre, su compañero Pavel comenzó nuevamente a cantar y rimar en un rap lo que le pareció una manera original de presentarse a lo que solo correspondió con una sonrisa pues no podía contestar mas allá de lo que había dicho en el momento de presentarse a no ser…

-es un gran artista- respondió, no había podido escuchar alguna respuesta ante su comentario ya que la presencia de Hilda era innegable y debía presentar formalidad

La pelirroja continúo inclinada con una rodilla en el suelo cuando la princesa Hilda apareció seguido de el guerrero de Megrez Delta que al igual que ella mostraba su respeto ante ella inclinándose también, al escuchar la orden de la princesa esta se levanto sin dificultad , toda la atención fue dirigida al nuevo residente por lo que por un momento no pudo evitar sentir celos por toda la atención obtenida por la joven, Astryd sacudió por un momento la cabeza despejando esa idea, no eran apropiadas y no había razón real por la que debiera sentirse de esa manera siendo evidente para ella que Hilda sentía una gran felicidad al verle de regreso y con eso esperaba que el peso de la responsabilidades que cargaba la representante se aliviara un poco mas
Por otro lado Edzard saludaba al chico pelirrojo con gran familiaridad, ella al no sentir la empatía que parece haber entre los presentes solo se queda en ese lugar de pie observando aquella escena en silencio pues no quedaba más que hacer en ese momento
avatar
Astryd de Dubhe Alfa
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 18/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres espadas y una flor (Astryd, Edzard, Hilda)

Mensaje por Hilda de Polaris el Lun Mayo 26, 2014 12:50 am

Hilda mostro gran alegría ante la presencia de los guerreros presentes en ese momento, hace unos momentos había agradecido por el que sus dioses guerreros habían llegado con bien de la misión, a su vez pedía que aquellos que habían despertado recién llegaran con bien bajo la protección del dios Odin

- permíteme explicarte querido Pavel, la guerra santa a acabado y con ello dejo a Poseidon bajo el dominio de los terrenos de Athena, los doce santos dorados junto con su representante han pedio acilo en este lugar, te pido que les guardes el mismo respeto que guardarías a uno de tus compañeros - respondió de manera solemne, al terminar de darle la bienvenida al portador de la armadura de Benetash

La representante de Odin camino en dirección al trono donde tomo su lugar, miro a los jóvenes que estaban presentes en el lugar

- Una batalla más está por comenzar y es nuestro deber como aliados combatir a lado de los protectores de la diosa Athena, así que manténganse alertas, los desertores ya se han hecho presentes y Edzard no me dejara mentir al decir que se trataba de nuestra gente que los considero traidores por apoyar a los santos dorados, un hecho lamentable que espero no afecte si no que fortalezca a sus guerreros demostrando que se equivocan - realizo una pausa a su explicación

- se que tienes preguntas Edzard, pero por ahora solo puedo darte suposiciones e hipótesis sobre el paradero de Wotan - observo con dolor a Edzard en empatía a lo que el podía sentir

-Astryd querida es posible que las mismas dudas como Edzard surjan pero tu serás un factor clave para descubrir que hubo sucedido con su compañero, yo al igual que ustedes lamento está perdida pero con ella nos fortaleceremos para ayudar a nuestros aliados, otros dioses guerreros han despertado ya y vienen en camino- aclaro con una voz tenue y dulce en cada palabra que liberaba, miro a los jóvenes en espera de más preguntas que esperaba poder solucionar
avatar
Hilda de Polaris
representantes

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 25/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres espadas y una flor (Astryd, Edzard, Hilda)

Mensaje por Edzard el Lun Mayo 26, 2014 10:06 am

La pérdida del Dios guerrero Wotan de Dubhe Alpha era un tema que posiblemente no saldría pronto de la cabeza del caballero de Megrez Delta. Sin embargo, el tiempo y la llegada de más aliados (Tanto conocidos como nuevos) hacían que se sintiera un poco más tranquilo, reconfortandole un poco la idea que ya no era el único Dios guerrero por dichos lares. Y si bien el peli violáceo quería saber cuanto antes respecto a la desaparición de su compañero, interpretó por las palabras de la representante de Odín en Asgard, que sus respuestas las obtendría en otro lugar y momento.

- Hmp... Entiendo señorita Hilda. "Supongo que esas respuestas tendré que buscarlas por otro lado." Respecto al levantamiento de hace poco, si bien ha sido sometido, creo que podría ayudar el tratar de difundir una mejor imagen de los santos dorados para que la gente confíe en ellos. He trabajado al lado de algunos y se que son nobles camaradas, pero me temo que muchas personas no dejan de verlos como simples forasteros, y la verdad no los culpo.

Edzard comenzó a comentar como el resto de los habitantes de Asgard podría pensar igual que los dioses guerreros rebeldes, o inclusive llegar a pensar que fue por ellos que ahora las fuerzas de Odín se involucraban en una pelea que no les corresponde contra Poseidón. Quizás si representantes de ambos bandos fueran a hablar con la gente, podrían entender un poco más la situación y evitar levantamientos futuros. Aunque tendría que ir alguien a quien la palabra se le facilitara más que al guerrero de Megrez. Y desde luego, alguien que no termine de pisotear la imagen de los santos dorados como lo era el santo de Cáncer.

-¿Otros dioses guerreros?

Preguntó intrigado y a la vez emocionado (desde luego, mostrando el mismo semblante serio de siempre) por saber que nuevos aliados comenzaban a unirse a sus filas después de tanto tiempo, lo cual era bueno ya que nadie sabía que tan pronto podría ser la batalla decisiva contra el Dios de los mares. Pensó en preguntar por el paradero de otros santos dorados también, pero anticipandose a una respuesta similar a la de Wotan, decidió no molestarse.

- Por cierto señorita Hilda... Hmp.... en medio de mi deber de vigía en los bosques me he llegado enterar de la presencia de algunos forajidos que por lo visto fueron neutralizados por alguno de los santos de oro presumo... no obstante, tras examinar uno de los cuerpos que me encontré por los alrededores, no me dio la impresión que fuera uno de los aliados de Poseidón... ¿De casualidad hay otro enemigo del que debamos saber algo?

Preguntaría el caballero de Megrez cuando Pavel y Astryd terminaran de preguntar sus respectivas dudas, aprovechando que tenía la oportunidad de enterarse aún más del panorama actual de la situación. Desde luego que la prioridad del dios guerrero era la de combatir a las fuerzas de Poseidón, tanto por que era el enemigo principal como por otros motivos de índole personal. Sin embargo, si había algo o alguien más de lo que debiera preocuparse, sentía era su deber irlo sabiendo.
avatar
Edzard
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 06/02/2014
Localización : ???

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres espadas y una flor (Astryd, Edzard, Hilda)

Mensaje por Pavel el Vie Jun 06, 2014 10:00 pm

Escuhé las palabras de Astryd, sin duda sonreí pues me alegró su comentario, pero no hubo tiempo de responder, pues Hilda comenzaba a hablar, sus palabras eran impactantes al principio, el fin de la guerra santa había dejado a Poseidón al mando de las tierras de Athena, y esto ha desplazado a los dorados quienes ahora se alojaban en nuestro hogar, no estaba seguro de poder llevarme bien con todos ellos, según sabía en ninguna de sus vidas se han llevado bien entre todos, podía intentar tener paciencia, pero no sabía con que tipo de santos me iba a encontrar.

Las palabras continuaban, ahora les llamaba aliados, era difícil entender el porqué debíamos ayudarlos, sin embargo, siendo esa la voluntad de Odin, de Hilda y viendo que mis compañeros no protestaban al respecto, me obligaba a aceptarlo así, supongo que simplemente debía acostumbrarme. De inmediato Hilda habló sobre un tal Wotan, al parecer había sido un dios guerrero antecesor de Astryd, pero no podía confirmarlo, era sólo una suposición, más dioses venían en camino según Hilda, y debíamos recibirlos con los brazos abiertos.

- Supongo que trabajaremos junto a ellos, ¿que tal son? ¿hábiles? ¿amistosos? ¿quién sabe más de ellos? -

Aún con cierto disgusto preguntaba intentando averiguar un poco más sobre sus nuevos aliados, a quienes esperaba conocer en algún momento, sin embargo no estaba seguro de si debía cuidarse de ellos en lugar de buscar conocerlos.
Edzard hablaba con la calma y seriedad que le caracterizaba, al parecer el ya había estado involucrado con algunos dorados, lo que podía facilitarme información al respecto al parecer una de las ideas era cambiar la percepción de la gente respecto a los dorados aunque aún me preguntaba a quién exactamente debíamos hablarle, pues no estaba seguro de que la opinión de terceros importase en una situación como esta.

Edzard habló de unos cuerpos encontrados en los alrededores, presuntamente asesinados por un dorado, pero no era un enemigo conocido por él, quizá Hilda tuviese algo más de información, sin embargo, algunas rimas pasaron por mi mente, y debía soltarlas, quizá pudiesen inspirar a Edzard pues, buscaban dar un buen mensaje.

- Relax, disfrutemos la existencia, no nos dejemos engañar ni llevar por las apariencias, los sueños se cumplen solo falta concistencia, evoluciona siempre pero no pierdas tu escencia, ¿porqué vivir oprimido, por alguien a lo externo? no se puede ser un ángel viviendo en el infierno, aprende de lo malo y escribelo en el cuaderno, de la experinecia y recuerda, ningún mal es eterno -
avatar
Pavel
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 18/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres espadas y una flor (Astryd, Edzard, Hilda)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.