Últimos temas
» Free Download Metaheuristics For Hard Optimization Pdf Viewe
Lun Oct 10, 2016 11:16 pm por ysbesyre

» Little Failure Gary Shteyngart Epub Format
Lun Oct 10, 2016 4:08 am por ysbesyre

» saint seiya la leyenda continua
Mar Dic 08, 2015 2:54 am por Invitado

» Central de misiones 3.0
Lun Nov 16, 2015 3:50 pm por Azor Ahai EUC

» Prologo -Capitulo 4- Actualmente
Lun Nov 16, 2015 3:27 pm por Azor Ahai EUC

» Registro de Avatar
Dom Nov 15, 2015 7:38 pm por Azor Ahai EUC

» Registro de Armaduras
Dom Nov 15, 2015 9:07 am por Azor Ahai EUC

» Censo octubre 2015
Dom Nov 15, 2015 9:05 am por Azor Ahai EUC

» Arrasando con la base enemiga (LIBRE)
Jue Oct 29, 2015 11:38 am por Hyperion de Ébano

» La efímera luz de la destrucción *Visto*(Privado: Saga)
Lun Oct 12, 2015 9:24 pm por Phebe el brillante

» La cruz en tu camino
Jue Sep 10, 2015 9:48 pm por Jerico de cruz del sur

» Austenland {Cambio de botón - Elite}
Lun Ago 31, 2015 10:39 pm por Invitado

» llega un nuevo Santo de bronce
Miér Ago 26, 2015 11:11 pm por Ryuko de Pegaso

» Game Threads → Garuda.
Sáb Ago 22, 2015 10:34 am por Suikyo de Garuda

» Y por si fuera poco ahora son dos ( Capricornio y Sagitario)
Vie Ago 21, 2015 10:46 am por Hikari de Cuervo

historia
HISTORIA
Li Europan lingues es membres del sam familie. Lor separat existentie es un myth. Por scientie, musica, sport etc, litot Europa usa li sam vocabular.

Li lingues differe solmen in li grammatica, li pronunciation e li plu commun vocabules. Omnicos directe al desirabilite de un nov lingua franca: On refusa continuar payar custosi traductores.
Administracion
Nombre Apellido
Nombre Apellido
Nombre Apellido

El dragon y una espada (Edzard)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El dragon y una espada (Edzard)

Mensaje por Astryd de Dubhe Alfa el Vie Abr 25, 2014 7:00 am


Un dragon y una espada
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
A las afueras del Valhalla # Temprano por la mañana #Edzard de Megrez delta
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

En aquellas lejanas tierras heladas, cerca del palacio del Valhalla se encuentra una figura femenina moviéndose constantemente, blandiendo su espada estocada tras estocada sin importarle el frió de ese lugar, grandes ondas de nieve se levantan danzando con el viento helado del lugar, una cabellera roja ondulando en cada movimiento es lo que se distingue entre la blancura del lugar; Astryd de Duphe Alfa se encuentra entrenando, reforzando sus movimientos para un combate futuro tal como le enseño su padre, aun teniendo temperaturas bajas a su al rededor se podía ver en su frente pequeñas gotas perladas de sudor fruto de las horas que había atribuido a su entrenamiento

Su cuerpo se encontraba en movimiento generando el calor que ella necesitaba mas no obstante su mente se encontraba en otra parte y esa era con su padre aunque este demostrase que no le quería ella tenia una firme idea de que lo hacia o de lo contrario no le hubiera entrenado para ser lo que ahora una diosa guerrera, Astryd no defraudaría a su padre que en el fondo debiera estar orgulloso de ella.

-"no te defraudare padre, ni a ti ni a mi pueblo, no lo haré así me cueste la vida mi ultimo aliento sera peleando de ser necesario"-

Las inclemencias del frió no hacían efecto en su cuerpo ya acostumbrado a estas temperaturas siendo de tierras igualmente heladas, la joven pelirroja se movía con agilidad y elegancia blandiendo la espada, sus pies amortiguados por la nieve era lo que se oía en tan calmo lugar, su armadura hacia ese pequeño "blin blin" al acompañar los movimientos de la joven y el aire cortado por el movimiento de su arma, su respiración comenzaba a entrecortarse ya del esfuerzo de las horas ya gastadas en su actividad, pues de momento la joven princesa Hilda no necesitaba de sus servicios, Astryd no se acostumbraba aun a la presencia de los caballeros dorados, a pesar de conocerlos como aliados, la presencia de sus cosmos aun causaban en ella momentos de tensión hasta recordar de que trataba la cosa.

El sol de la fría mañana se reflejaba tenue mente sobre la nieve la cual hacia brillar y reflejar un multicolor causado por la reflexión de la luz en la nieve blanca, el viendo seguía soplando bailando con los pequeños copos de nieve desprendidos y los pajarillos trinaban avisando la llegada de un nuevo día Su mente regreso al percibir cosmos familiar, no le conocía del todo pues poco tiempo era el que llevaba en este lugar , pero tenia la obligación de saber de quien trataba, Hilda así se lo había estipulado, aun así la realidad era que solo conocía el cosmos de su dios Odin, la princesa Hilda, Megrez delta y Benetash eta, no tenia idea de es que donde se encontraban el resto de sus compañeros, su llegada a Asgard era temprana y aun faltaba lugares por conocer, una razón mas para solo entrenar en las afueras del castillo pues por ahora no se atrevía a cruzar mas aya de los limites
avatar
Astryd de Dubhe Alfa
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 18/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragon y una espada (Edzard)

Mensaje por Edzard el Vie Abr 25, 2014 10:53 am

Comenzò como un día como cualquier otro para el Dios guerrero de Megrez. Suponía que sería otra tranquila tarde en el bosque en lo que los caballeros dorados continuaban con sus asuntos respecto a como combatir a las fuerzas de Poseidón. Y si bien él era un elemento de apoyo para ellos, consideraba que de momento debía dejar que primero fueran los mismos forajidos quienes se entendieran entre ellos, ya que por lo que se había percatado como mero observador, varios todavía no se conocían del todo.

Sin embargo, repentinamente sintió el cosmos de la señorita Hilda llamarle, por lo que sin perder tiempo vistió sus ropajes sagrados y se dirigió al palacio del Valhalla. Allí se enteraría no sólo de una nueva misión en la que tendría que enfrentar a una serie de rebeldes que parecían estar en desacuerdo con las decisiones de la señorita Hilda, sino también de la presencia de la nueva Diosa guerrera de Dubhe Alpha, Astryd.

-"¿Qué? ¿De Dubhe Alpha? pe...pero que pasó con Wotan... Pareciera que fue ayer la última vez cuando lo vi y... "

Sin información concreta de su paradero y solo incertidumbre en su pensamiento, Edzard pasó a retirarse de los aposentos de la señorita Hilda, tan desorientado que ni siquiera quiso preguntar más sobre la misión que tenía pendiente o quienes le acompañarían en ella. Ya eran pocos dioses guerreros ¿Ahora que aquel a quien consideraba uno de los más poderosos desapareciera sin dejar rastro? La presión junto con la duda comenzaron a apoderarse de la normalmente serena y analítica mente del caballero de Megrez.

-"¿Habrá sido un combate? ¿O habra ido por su cuenta otra vez? ¿Pero por que no llevaría su armadura... " - Se llevó una mano a la sien y comenzó a apretarla con fuerza con su pulgar e índice -"¿Que diablos pasó? "

Conforme se iba alejando su mente solo dibujaba más y más escenarios ficticios que gozaban de cierta probabilidad de ser veraces, sumiendo al de cabello violeta en un profundo vahído del que parecía no iba a distraerse, especialmente por el hecho que acostumbraba a pasar su tiempo aislado en el bosque. Sin embargo, la figura de una joven entrenando a las afueras del palacio llamaría la atención del Dios guerrero. Y no era cualquier joven por lo visto, puesto que tras ver su armadura, supo de quien se trataba.

-"¡El ropaje de Dubhe Alpha! Entonces ella es... "

Dio un largo suspiro puesto que, a pesar de creer ciegamente en la palabra de la señorita Hilda, sus ojos todavía procesaban de ver a alguien más visitiendo la protección de su viejo compañero. Pensó por un momento en irse y simplemente permanecer solo en el bosque como solía hacerlo, no obstante, tampoco le parecía correcto no dar la bienvenida a una nueva camarada, especialmente en un contexto donde su ayuda podría ser necesaria dentro de muy poco.

-S-saludos...

Dijo debilmente tras colocarse a algunos metros de donde estaba entrenando la pelirroja. Aún en su desánimo, sus habilidades de observación no se habían degradado, Había visto gran maestría en su técnica con la esgrima, además de una gran agilidad y pericia en sus pasos. Y dado el entrenamiento que el mismo había tenido en el manejo de la espada por parte de su tío, pudo encontrar un punto donde colocarse sin arriesgarse de resultar lastimado por el entrenamiento de la joven.
avatar
Edzard
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 06/02/2014
Localización : ???

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragon y una espada (Edzard)

Mensaje por Astryd de Dubhe Alfa el Vie Abr 25, 2014 5:05 pm

La joven pelirroja giro sobre sus pies al moverse con la espada moviéndola con gracia de arriba abajo y dando estocadas alrededor del lugar, aunque el cansancio se haría evidente para cualquiera en este caso para esta guerrera intrépida era solo un mínimo esfuerzo el que realizaba aunque en su frente se mostrara un rastro perlado de sudor, el frio del lugar era aun más bajo que en tierras bajas a las que ya se encontraba aclimatada, su pueblo se encontraba a una altura menor que la que se encontraba en el castillo  sin embargo no era impedimento alguno para rendirse, si bien parecía una joven delicada no lo era, o al menos para eso había sido entrenada duramente su padre le había enseñado a no llorar ni siquiera a quejarse si algo le aquejaba o no sería  digna de una armadura idea firme de su progenitor, en cambio Astryd difería de esa idea pues no solo era fortaleza en carácter si no algunas otras virtudes que destacaban al portador de la armadura.

Por mucho tiempo había intentado explicarle a su padre eso sin embargo nunca llegaban a un acuerdo, también por que casi nunca le escuchaba ni se interesaba por lo que sintiera, la actitud de su padre era muy dura poco amigable, ella sabia la razón desde que su madre  había fallecido haciendo una relación tormentosa desde ese momento esto traía consecuencias y por ello las constantes peleas y diferencias en ideales.

Astryd volvió a sentir la fuerza del cosmos de un conocido compañero, no se trataba de grandes amigos pues la realidad es que solo era de vista por el poco tiempo que ella llevaba en dominios de Odin; con la presencia del cosmos vino la interrupción, detuvo su entrenamiento giro su rostro y su mirada dorada se clavo directamente hacia la figura masculina de pelo morado que le había saludado en un momento.
 
-Buenos días- respondió con amabilidad

-Es un gusto conocerte de frente caballero de Megrez delta- aclaro con gusto

- ¿sucede algo?, ¿interrumpo labores personales?, si es así puedo detenerme- respondió clavando su espada en la nieve

-Mi nombre es Astryd si me permite presentarme, portadora de la armadura Duphe Alfa

El joven le parecía de vista agradable y de un carácter sereno y con solo mirarle podía asegurar que lo tenía todo para ser un caballero al servicio de Odin, sus manos se posaron sobre la base de la espada usándola como una especie de bastón para descansar momentáneamente recargando un poco su peso sobre ella observando al joven el cual parecía estar un poco perturbado pero desconocía el motivo aunque por conocerlo recién no se involucraría pues consideraba que eran asuntos personales algo que no debía inmiscuirse
avatar
Astryd de Dubhe Alfa
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 18/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragon y una espada (Edzard)

Mensaje por Edzard el Vie Abr 25, 2014 5:49 pm

-Hmp... Gusto en conocerte, mi nombre es Edzard.

A pesar de que su comentairo era sincero, no sonaba realmente animado ni con la capacidad de emular la inherente amabilidad que mostraba la joven con la que conversaba. No obstante, aún no pensando en la partida de un compañero, el humor regular de Edzard solía ser apagado y silencioso, siendo un hábito suyo el dar un pequeño suspiro antes de iniciar una charla. No obstante, no quería hacerle pensar a su nueva compañera que algo le incomodaba, por lo que hizo el intento de seguir con la platica y apartar sus mortificaciones para atenderlas después.

- No es nada... solo pensaba en un viejo amigo, es todo... -Sabía que si no cambiaba de tema en ese mismo instante, no podría evitar que su estado de ánimo decayera aún más, por lo que improvisó lo único que se le vino a la mente de momento. - Veo que tienes un buen dominio en la esgrima. Por tus movimientos y postura veo que has tenido un buen maestro.

Y es que así como Astryd, el caballero de Megrez había sido instruido desde pequeño en el arte de la esgrima, siendo para el sencillo reconocer cuando alguien había sido instruido por alguien más siguiendo los estándares clásicos o si se trataba de un auto didacta, mas estos últimos generalmente tienen un estilo más brusco o errático en sus movimientos.

- "Tal vez pueda aprovechar esto para distraerme un momento." Tengo algo de tiempo usando los mismos movimientos de siempre. ¿Te importaría una pequeña sesión de entrenamiento? tal vez podamos aprender algunas cosas

Sugirió el dios guerrero un poco más animado que hacía unos momentos (pero no demasiado). La cuestión era que luego de que su tío partiera al valhalla, Edzard se había quedado sin un instructor y el resto de su entrenamiento con la esgrima consistió en practicar las técnicas y posturas que su tío le había enseñado con aterioridad, así como uno que otro movimiento extra o personalizado para no volverse predecible. Por lo que la oportunidad de probarse con otro adepto en dicho estilo de combate lo hacía sentir cierta emoción.

En caso que Astryd no se encontrara demasiado agotada, llevaría la mano a su espalda (por dentro de su capa) y sacaría un objeto puntiagudo y cristalino de tamaño considerable. Parecía ser una espada, pero hecha completamente de cristal, incluso aparentaba ser frágil y delicada. No obstante, era un aditamento de la armadura de Megrez sumamente resistente, tal vez más que el mismo ropaje sagrado que llevaba puesto. Y aunque poseía otros secretos, de momento solo se vería como un enorme diamante púrpura con forma de espada.
avatar
Edzard
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 06/02/2014
Localización : ???

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragon y una espada (Edzard)

Mensaje por Astryd de Dubhe Alfa el Dom Abr 27, 2014 2:21 am

Astryd pauso su entrenamiento debido a la presencia de su compañero  el cual se presento amablemente ante ella cuando esta entablo una muy sencilla conversación o si eso se consideraba conversación ya que lo que había hecho era meramente preguntar si le molestaba o no el que estuviera con sus actividades , no podía dejar de observar lo distorsionado que se encontraba en humor su compañero, sin embargo omitió preguntar cosas que no eran de su incumbencia y si este no hablaba al respecto ella no podría hacer más que esperar, había otros asuntos que debía cumplir ella como estar al pendiente de lo pudiera prescindir la señorita Hilda así como el bienestar de las tierras que ahora eran su hogar, sus manos abrazaron la empuñadura de la espada escuchando atentamente a Edzard

-es frecuente tener pensamientos de ese tipo, siempre aquellas personas queridas aparecen en los recuerdos y por razones como esas uno se empeña mas en hacer su trabajo con mucho más entusiasmo y esfuerzo – respondió animada

Como su compañero opinaba era inevitable y ella era el caso visible y estaba segura de que no sería la única, extrañar era normal, recordar también; frecuentemente su madre se le venía a la mente aunque ella ya no estuviera y ella entendiera la situación aun la podía ver en sueños  lo que hacía un huelco en su corazón pero eso era soportado por ella en silencio resultado de su padre y la educación sobre ella, Edzard cambio a su vez el tema por lo que no puso más énfasis en sus palabras y de igual manera siguió ella el hilo de la conversación

-Sí, mi padre fue mi maestro y debo admitir que era muy exigente, bueno en realidad lo sigue siendo pero ten por seguro que de no ser por él, no estaría aquí ahora , la armadura no porta ningún tipo de espada y mis técnicas no implican el uso de esta, pero me gusta conservarla y entrenar con ella como lo hacía cuando estaba con mi padre- le explico sacando de la nieve la espada

Movió lentamente la espada mientras explicaba su situación con un poco de nostalgia, nadie imaginaba lo mucho que había pasado para que su padre siquiera le hablara y sobre todo para conseguir ser digna de una armadura, la puso frente a ella a la altura de su rostro

-si hay alguien a quien alagar en los movimientos es a mi padre ya que son de él ya que debería estar entrenando la explotación de mi cosmos en lugar de jugar con una espada no crees?- soltó una sonrisa de nuevo mientras hablaba bajando a su vez su espada de nuevo

Astryd no esperaba la invitación de Edzard sin embargo a pesar de reaccionar de manera sorpresiva al principio termino respondiendo con una amplia sonrisa sacando nuevamente su espada de la nieve, la tomo con su mano derecha y de un tiron largo de su brazo sacudió la nieve de su arma

-adelante no tengo problema por ello – respondió aceptando el ofrecimiento de el guerrero de megrez delta

Empuño su espada con ambas manos posicionándola al frente a una altura media de su cuerpo con la punta viendo al cielo en una posición de guardia, tenia que medir la fuerza de su oponente antes de lanzar un ataque por lo que daría la oportunidad de comenzar a su compañero, teniendo la ventaja de leer sus movimientos pues estando en una posición de guardia era esperar a su contrincante con los brazos abiertos prácticamente, un fuerte aire en el lugar se izo presente alborotando la melena roja de Astryd pero eso no evito que su mirada se clavara en la de el haciéndole una invitación abierta a comenzar

avatar
Astryd de Dubhe Alfa
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 18/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragon y una espada (Edzard)

Mensaje por Edzard el Lun Abr 28, 2014 10:23 am

-"¿Entonces me invita el primer movimiento? Una decisión bastante prudente. Bien, seguiré el juego."

Sujetando la empuñadura de su espada con ambas manos, el caballero de Megrez dio algunos pasos a la derecha trazando una trayectoria curva con sus movimientos alrededor de la joven pelirroja, analizando la mejor manera de iniciar la confrontación. Esperar a que la postura defensiva de su compañera sufriera de un descuido podría tomar bastante considerando que era una esgrimista entrenada y probablemente no cometería un error como ese al inicio del combate. Por ende decidió extender ambos brazos hacia atrás con la espada aún sujeta, para posteriormente lanzarse directamente a la joven.

-"Tengo que practicar algunas cosas yo también."

Cada paso que daba lo acercaba más y más a su oponente, lo cual podría ser considerado como un movimiento de principiante por la postura tan poco defensiva que había adoptado. Es decir, cualquier contraataque, por más basico que fuera, era capaz de contrarrestar un movimiento así, pero esa era la sensación que Edzard quería transmitir. Durante su conversación con Astryd, había tenido tiempo de notar la longitud de la espada, por lo que tenía una idea aproximada de a que distancia mantenerse, a la cual le restaría unos dos metros solo por precaución.

Al estar al límite del rango impuesto por sí mismo, dio un gran salto que lo pondría fuera del alcance del ataque de la joven en caso que esta rompiera su postura de guardia y cayera en el truco de intentar contraatacarlo.  El Dios guerrero procuraría caer  inmediatamente a espaldas de ella  y rapidamente realizar un corte horizontal, asegurandose de hacer solo un toque en la armadura, después de todo, no estaba interesado en lastimar a nadie en un entrenamiento. Ya fuera que su ataque acertara o fuera detenido (Que realmente no era tan dificil si Astryd mantenía su postura y se daba la vuelta en el momento justo), simplemente retrocedería y volvería a colocar su guardia, en espera del movimiento de la joven.

-La verdad es que luego de que mi maestro se viera incapacitado para seguir enseñándome, me di la libertad de agregarle algunas variantes a mis movimientos. El entrenamiento me ayudará a ver cuales funcionan y cuales necesitan modificaciones . - Admitiría llegado a un punto en el que ambos estuvieran con la guardia alta.
avatar
Edzard
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 06/02/2014
Localización : ???

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragon y una espada (Edzard)

Mensaje por Astryd de Dubhe Alfa el Mar Abr 29, 2014 2:39 pm

La joven continuo en su postura defensiva observando a su contrincante, había comenzado a leer sus movimientos como su padre en su momento le había enseñado, el hecho de permitirle el primer movimiento le permitía analizar mas de una alternativa y con consiguiente obtener una buena ofensiva, el joven camino creando una cuerva dejando le espacio considerable para comenzar un ataque, ella no se movió de su postura y le siguió con la mirada hasta que este decidiera lanzarse al ataque sus movimientos le parecieron ensayados por consecuente su lenguaje corporal decía mas que sus intenciones, una pantalla de humo para un ataque mayor después de todo la mayor ventaja encontrada en una pelea se trataba del elemento sorpresa, la mente de Astryd comenzó a trabajar rápidamente acorde a sus reflejos; unos movimientos visiblemente directos no debían ser el verdadero ataque por consiguiente arrastro sus pies hacia la izquierda dirección contraria a la que el caballero de Megrez delta se dirigía dejando un espacio mayor, al realizar su primer movimiento podía notarse una sonría en la joven, una tenue y corta sonrisa en su rostro.

Astryd había sido entrenada arduamente y no solo con fines de la esgrima como quien la viera se daría cuenta, su padre le había enseñado a sentir el cosmos de la persona a quien se enfrentaba y en otros casos la energía, todo cuerpo presentaba siempre un rastro de energía cual fuera y lo que fuera movimientos, respiraciones, metabolismo del individuo siempre transmitía energía en mayor o menos proporción, la joven pelirroja no solo peleaba con la vista en combate si no también con la percepción de su alrededor , el  ligero movimiento a la izquierda que había hecho la guerrera dejo distancia considerable para medir los movimientos consecuente de los cuales probablemente eran los de un ataque verdadero

Cerro por un momento los ojos eso le facilitaría encontrar el flujo de energía para encontrar la dirección exacta, su padre muchas veces le había lastimado al practicar esta técnica por lo que le dejaba con una opción aprenderla verdaderamente, el carácter de su padre era muy difícil de tratar y después de algunos golpes había aprendido que no se tocaría el corazón al enseñarle, algunas veces dudaba si eso era ser buen maestro o no pero en su cabeza había quedado grabada las palabras de su padre las cuales tenían razón “ el enemigo no dudara en matarte teniendo la oportunidad, la piedad es para los débiles, la duda es una sentencia de muerte”  

Encontró el movimiento de su compañero, este había dado un salto en dirección a su espalda en ese momento en el que ella había realizado su movimiento lateral dejando a la vista el siguiente movimiento del joven de pelo morado, sus manos se dirigieron rápidamente a los laterales para detener la estocada lateral apartando a su vez el filo fuera de su alcance

-[color:ed33=##9999ff]]Al parecer esas variantes deben ser mejoradas, das un rango muy grande entre tu movimiento y tu ataque- le dijo como observación

Al hacer de lado el filo de la espada del joven y si este no hiciera otro movimiento buscaría dirigir el filo de su espada al cuello del joven deteniéndose al momento de que el filo rosara ligeramente con la piel de este
avatar
Astryd de Dubhe Alfa
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 18/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragon y una espada (Edzard)

Mensaje por Edzard el Mar Abr 29, 2014 5:10 pm

-"Debí saber que lo lograría. "

La habilidad de la joven tanto en el campo de la esgrima como del combate en general había resultado alcanzar la expectativa del Dios guerrero de Megrez, mas lo que verdaderamente logró sorprenderle fue su grado de observación. Así como él, la joven había logrado anticiparse a sus movimientos no solo con un ágil reflejo en el instante en el que había ejecutado su salto. Definitivamente un movimiento como ese requería que ella supiera casi de antemano como iba a proceder. Reconocía que ciertamente había sido un poco obvio, pero mínimo esperaba sorprenderla aunque fuera un segundo.

Tras responder el comentario del peli violáceo y apartar su espada con la suya, Astryd parecía estar lista para realizar su próximo movimiento. A tan corta distancia y por la trayectoria que adoptaba, solo podía tratarse de un elegante corte al cuello. A decir verdad no negaba la efectividad de un ataque tan contundente como ese, pero no era la clase de ataques que Edzard le gustara hacer. Aunque su tío le había remarcado como maestro que alargar una pelea innecesariamente era absurdo y peligroso, a nivel personal le confesó que terminar un combate de esa forma nunca le había gustado si antes no se logra medir la habilidad del oponente en un duelo donde se usara hasta la última gota de energía.

-"Supongo que es un mal hábito que corregiré con el tiempo... pero hasta entonces... "

Por la postura en la que se encontraba, le sería imposible colocar su espada como obstaculo al ataque de Astryd. Sin embargo, su siniestra estaba justo en una posición que, de tener su arma en dicha mano, le sería posible obstaculizar el corte con su propia herramienta. Era un movimiento arriesgado, pero ya lo había practicado en más de una ocasión. Primero que nada, extendería la palma de su diestra para dirigir esta a la muñeca de Astryd y hacer lo posible por detener el avance de su ataque lo más que le fuese posible.

Por inercia era obvio que la espada caería al piso dejando al caballero de Megrez desarmado. No obstante, en un ágil y flexible movimiento lograría estirar su brazo izquierdo lo suficiente para que su mano lograra alcanzar su arma y fugazmente colocarla entre su cuello y el filo perteneciente a la pelirroja.

Desde luego, sería tonto e imprudente mantener esa postura, puesto que había resultado ser solo una momentanea defensa, pero sin un buen apoyo sobre sus pies, además de no estar empuñando su arma con su mano de preferencia, dicha posición se rompería en un santiamen. Por ende, rapidamente soltaría a la guerrera de Dubhe Alfa y retrocedería dando dos zancadas hacia atrás, aprovechando para volver a sujetar su espada con ambas manos y subir su guardia, preparándose para defenderse de un contraataque.

-Hmp... es verdad, pero tengo el mal hábito de no usar mi mejor repertorio desde el principio. ¿Qué me dices tu? ¿Algún movimiento tuyo que quieras practicar? - Preguntó sin bajar la guardia en ningún momento.
avatar
Edzard
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 06/02/2014
Localización : ???

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragon y una espada (Edzard)

Mensaje por Edzard el Lun Mayo 05, 2014 10:51 am

Pese a que sabía el riesgo que representaba su improvisada ofensiva, Edzard era alguien que buscaba no pelear según lo esperado, sino siempre buscando hacer técnicas que pudieran tomar desprevenido al contrincante o hacerlo sufrir un segundo de duda por no esperar cierta acción. A pesar del aspecto serio y rígido del joven, no seguía un patrón de ataque fijo, siendo capaz de anteponerse a varios escenarios. Desde luego que un estilo de combate improvisado no podía ser perfecto, puesto que aún cuando no fue alcanzado por un ataque que en una batalla de verdad resultaría mortífero, si había recibido un golpe con el mango de la espada de la joven. Gracias a su ropaje sagrado, no sería más que un simple roce, pero de haber estado desprotegido, seguramente hubiera quedado momentaneamente sofocado y estado en una vulnerable posición donde estaría a merced de su rival.

--Se adapta muy bien a la situación.

Al ver que su compañera se acercaba a él por el costado, preparando su espada para realizar otro ataque al área del cuello. Siendo una zona normalmente desprotegida en cualquier enemigo, se anticiparía a aquel movimiento y daría media vuelta a suma velocidad, con el fin de quedar frente a frente con la guerrera de Dubhe Alpha y usar su propia espada (sujetándola con ambas manos) para defenderse de su ofensiva.

Seguramente se iniciaría un forcejeo, pero dada la agilidad de la joven y su grado de adaptabilidad en el combate, sabía que no podía mantenerse en esa posición mucho tiempo o se vería en dificultades, por lo que fugazmente buscaría empujar con suma fuerza hacia el frente para romper aquel choque de espadas mientras él daba una zancada hacia atrás, aún con su espada bien sujeta en posición de guardia en caso que ella buscara alcanzarlo para no permitirle mantener distancia. De lograr su objetivo de mantenerse a raya de la joven, respondería lo siguiente.

-Ya veo... - Dijo en respuesta a su comentario respecto a como debía ver más allá. - ¿Y que es aquello que tu ves que intuyes no estoy observando?

Edzard se mantuvo a la expectativa de que diría su oponente. A decir verdad le parecía un exceso de confianza de su parte el darse el lujo de dar una explicación tan extensa de un concepto un tanto básico, pero decidió confiar en que eso se debía al hecho que era un simple entrenamiento y que él no había usado ninguna habilidad que involucrara el uso o percepción de cosmos.

Por lo visto ella se anticipaba a sus movimientos sintiendo el flujo de cosmos a través de sus movimientos, lo cual le pareció curioso dado que el en ningún momento lo había manifestado directamente como suelen hacerlo los caballeros en combates de verdad. Si ese era el caso, entonces Astryd podía alcanzar un grado de concentración bastante elevado aún en medio del combate, lo suficiente como para detectar pequeñas fuentes de cosmos a su alrededor, cosa que al caballero de Megrez le costaba algo de trabajo si no se encontraba quieto. Quizo responder a su argumento, pero ella continuó explicando la salvaguarda que le proveía su armadura aún si no utilizaba sus habilidades de percepción.

--¡Es verdad! El ropaje de Dubhe Alpha es uno de los más poderosos entre los dioses guerreros, algunos dicen que superior al resto. Entonces ¿Por qué? ¿Cómo?

Edzard clavaría inmediatamente su espada sobre el suelo y extendería la palma abierta con los dedos pegados hacia el frente, seña que normalmente se usa para indicar pausa en el combate (Aunque es más usada para detener el encuentro por alguna tribialidad y no por una herida o emergencia). Sabía que debía sacarse lo que llevaba en la mente ahora o estaría demasiado distraído dentro del entrenamiento, pues si bien hasta ahora había logrado enfocarse al combate, las dudas y la incertidumbre volvían a apoderarse de él.

- Hmp... Astryd... Disculpa... solo por curiosidad ¿De casualidad sabrás algo del anterior portador de la armadura de Dubhe Alpha? Es solo que... Es un tema que me tiene intrigado - Diría tratando de ocultar la preocupación en su voz.
avatar
Edzard
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 06/02/2014
Localización : ???

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragon y una espada (Edzard)

Mensaje por Astryd de Dubhe Alfa el Lun Mayo 05, 2014 11:16 pm

La batalla para la joven estaba resultando divertida, no solo estaba siendo un entrenamiento si no que resultaba ser una manera de conocer a su compañero Edzard lo que daría ventaja en un enfrentamiento con el enemigo, le daría noción se la fuerza, habilidad y experiencia que el tenia para congeniar mucho mejor, el golpe que le dio en el estomago no resulto en nada dañino por la protección de su armadura, estaba hablando demasiado, de eso se pudo dar cuenta, de ser su padre ya la hubiera reprendido debido a que el hablar demasiado distraería su atención a lo más importante que era la pelea

Volvió a concentrarse en lo que estaba haciendo, aunque disfrutaba siempre de una larga y tendida conversación seguramente ya tendrían tiempo de hacerlo a no ser que tuvieran labores como dioses guerreros que les impidiera interactuar mas, ella con la princesa Hilda y las ordenes de su dios Odín y el con las diversas labores que debiera hacer posiblemente con los caballeros dorados lo cual ella también debía interferir como deber de aliada

La nieve se hacía presente en aquel lugar cayendo lentamente copo a como en aquel grisáceo cielo colmado de nubes tan juntas que no podían distinguirse una de la otra, sus pasos era amortiguados por la nieve que rebasaba sus tobillos de profundidad haciendo un poco más cansado el movimiento debido a que parecía que se pisaba fango

Sus movimientos se dirigían hacia el caballero de Megrez delta para dar simuladamente el último golpe de batalla en el lugar más vulnerable de toda la armadura es decir el cuello, para Astryd era duro admitir que él era bueno y la manera en que estaba esquivando su golpe lo decía todo, ahora tenía a su combatiente en frente dando ambas espadas una estocada directa obligando a la pelirroja a forcejear un momento , la fuerza del caballero de megrez era mayor al de la joven portadora de Duphe doblegando un poco el impacto del golpe que estaba asestando, la fuerza con la que su contrincante empujo el menudo cuerpo de la joven lo que la obligo a saltar hacia atrás para dejar atrás la presión del forcejeo resbalando un poco por la nieve

-no observas los movimientos verdaderos, recuerda como lo dije en un principio no solo es el cosmos es la energía, todo movimiento toda actividad metabólica libera energía poca o mucha siempre – mueve los brazos haciendo referencia al movimiento

El resultado de su fácil adaptabilidad al combate con el enemigo se debía a muchos años de entrenamiento con su padre, no solo por el ser el mejor guerrero si no por que constantemente buscaba la aprobación del mismo, lo que la orillo a elevar las expectativas de él constantemente aunque no parecía ser lo que él quería, siempre quería mas y mas haciendo de la vida de Astryd un tormento, desde muy pequeña había sido sometida a fuertes entrenamientos privándose así de su infancia, aquellas veces que lograba ser una niña solo parecía hacerla meterse en problemas, siendo la única fémina con el ánimo como para salir a explorar o andar por el pueblo ya que las demás parecían ser mas apegadas a labores domesticas cosa que al menos ella aborrecía, esto orillo a la joven a ser la única niña entre un grupo de chicos que dedicaban su vida a la batalla con el propósito de convertirse en futuros guerreros, que se puede decir su nación Nórdica era de hijos guerreros pero esto no impidió que no se volviera una jovencita con dotes de belleza y feminidad quizá no adquiridos desde temprana edad como las demás de su lugar de nacimiento pero si cuando esta tuvo una conciencia mas grande.

Parecía que la practica había acabado pues la joven pudo observar como este clavaba su espada en la espesa nieve del lugar, pero algo mas estaba sucediendo su mirada dorada se clavo en el rostro del joven el cual parecía estar pensando en algo, quizá lo que ella explico con gran fervor, su contrincante pidió un momento, una pausa lo que hizo que ella relajara los hombros también y su postura se tornaba menos rígida, no lo reconocería ahora pero necesitaba un descanso, el entrenamiento previo le había desgastado un poco, miro a su alrededor divisando una gran roca cubierta por la escarcha se acerco a ella y con su mano derecha la sacudió antes de sentarse seguido de clavar de igual manera su espada a un costado de ella , podía notar en su rostro el mismo gesto que tenia plasmado en el momento en que lo conoció haciendo de esto la conjetura en su mente, algo le preocupaba de verdad algo que ocupaba su mente y no le permitía concentrarse, permaneció en silencio por respeto al presente no podía hacer mas sin pretender entrometerse en asuntos ajenos hasta ser interrumpida por una pregunta que le hizo pensar un momento

-¿El anterior?- medito por un momento- tengo entendido que debo conocer al menos un poco de mi antepasado ya que forma parte de la historia de mi armadura, se que murió en batalla mas no logro encontrar algo mas, quizá si me concentrara y despertara mi 6to sentido completamente pueda adivinar sin embargo la srita Hilda me comento al respecto, no es prudente investigar esos asuntos por ahora, ella nos dira que sucede a su tiempo – suspiro mirando al joven de pelo lilaceo

-Lamento no poder darte una respuesta concreta, ¿apreciabas al antiguo portador de la armadura? Digo no quiero involucrarme en asuntos que igual no me incunvan pero puedo notar un gran dolor en tu interior desde un principio – le respondió con una voz tenue y dulce

-si hay algo que pueda hacer por ti, no dudes en decírmelo, por mi parte lamento la perdida de un compañero- respondio de nuevo intentando dar animos a Edzard

La curiosidad ya le habia picado y debía saber que era lo que sucedía después de todo esto se convertía en asuntos pertinentes a sus labores, si habia un portador de armadura antes y este hubiera muerto debía haber una razón por la que ahora ella portaba esa armadura
avatar
Astryd de Dubhe Alfa
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 18/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragon y una espada (Edzard)

Mensaje por Edzard el Mar Mayo 06, 2014 10:54 am

-Hmp...

Como de costumbre, el caballero de Megrez no respondió de inmediato. Aunque durante el entrenamiento había tenido la oportunidad de explayarse un poco y hablar más de lo que a menudo suele hacerlo, al confrontar situaciones de preocupación, incertidumbre o estrés, suele tomarle un poco convertir sus pensamientos en palabras, lo que provoca que solo responsa con un ligero suspiro; para quienes lo conocen ya, un rasgo característico del peli violáceo.

-"Supongo que será algo que tendré que investigar posteriormente. Supongo que la Señorita Hilda sabe que de indagar más a fondo no estaré concentrado para la misión de mañana."

Notó como su compañera se acercaba a una enorme roca que, luego de remover algo de la escarcha que la cubría, le serviría como un improvisado asiento. Quizás algo incomodo, pero luego del entrenamiento reposar sobre una superficie era una buena manera de tomar un respiro de aquella sesión de práctica. Por su parte, El Dios guerrero permanecía de pie, indiferente a como el manto de nieve bajo sus pies incrementaba en evergadura, trepándose más y más por las piernas del caballero, cuya atención dificilmente se centraría en un fenómeno tan ordinario como lo era aquel.

- Mi misión generalmente consiste en custodiar el bosque de Asgard, por lo que no suelo frecuentar encuentros con otros de mis compañeros. Además,  creo que te darás cuenta, si no lo has hecho ya, que somos pocos Dioses guerreros los que permanecemos en Asgard de momento. Algunos se encuentran en misiones fuera y otros aún no han sido elegidos por sus respectivos ropajes sagrados...

Incapaz de dar una respuesta concisa, Edzard sintió la necesidad de explicar el contexto de una vez para que en el futuro no representara interrupciones en caso que se motivara a decir como se sentía, pero era poco probable. Aún cuando era obvio que lidiaba con una gran carga, realmente no quería involucrar a la recién llegada con el asunto, pese a que el hecho de portar la armadura de su antiguo compañero ya la hacía suficientemente partícipe de la situación. No obstante, no era algo que fuera su culpa ni mucho menos, y lo que realmente quería evitar era que la joven sintiera algo de responsabilidad por el asunto.

- ... Wotan era de los pocos dioses guerreros que yo sabía permanecía todavía en Asgard. Jamás supe de que tipo de misiones se encargaba, pero jamás me molesté en indagar al respecto por que siempre mostraba ser capaz de cualquier cosa... Simplemente me parece inquietante que alguien como él de repente desapareciera así nada más.  

A pesar de la noble intención de Astryd por darle ánimos, el caballero de Megrez sentía que con el hecho de escucharle y mostrar empatía a la situación, era suficiente ayuda de momento. Después de todo, sentía que cada quien debía lidiar a su manera con las propias dudas y mortificaciones que aquella noticia generaba. Si bien Edzard era agobiado por la idea de un poderoso aliado desapareciendo, posiblemente la joven pelirroja también debía tener sus dudas respecto a que tipo de persona era el previo protador de su armadura y que podría hacer ella para evitar tener un destino similar. No obstante, todo seguía siendo parte de la intuición de Edzard, la cual suele descontrolarse y hacer cientos de inferencias y escenarios.

- ...Gracias... Lamento haber interrumpido el entrenamiento de esa forma, pero mereces a un adversario que este completamente concentrado. Creo que me tomaré un tiempo para pensar las cosas. Gusto en conocerte Astryd.

Tomó su espada y la guardó en la funda oculta debajo de su capa, para posteriomente marchar a paso lento del palacio y no sólo por el manto de nieve que se había formado por encima de sus pies. No se le notaba con suma disposición de retirarse, dando entender que dentendría su paso si surgía algo que le diera razones de permanecer allí otro momento. Mas de no ser así, simplemente regresaría al bosque o a su cabaña para pensar todo lo que pudiera respecto al asunto y dejarlo lo más resuelto posible para que no se volviera una distracción para la misión de mañana.
avatar
Edzard
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 06/02/2014
Localización : ???

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragon y una espada (Edzard)

Mensaje por Astryd de Dubhe Alfa el Vie Mayo 23, 2014 8:00 pm

La joven portadora de la armadura de Duphe Alfa podía entender la pena que pasaba el joven portador de la armadura de Megrez Delta, ella había perdido un ser querido hace ya bastante tiempo y había aprendido a lidiar con el dolor y el que este ya no estuviera, un trabajo que fue un poco difícil para ella pues era su madre de quien se trataba tardando así al menos un año llorando todas las noches esa pérdida sobre todo en días que podía ver a las jovencitas lidiar con sus madres deseando en su fuero interno poder lidiar con cosas como esas ella misma cosa que por obvias razones ya descritas era imposible dejándola solo con un padre el cual aparentemente no le agradaba ; Astryd siendo una pequeña niña de 6 años en ese momento no lograba entender realmente todo lo sucedido pero era inevitable el no sentir en el pecho todos aquellos sucesos quizá esa sea una razón más por la que su padre no espero más que un año para comenzar a entrenarla en el arte del combate así comenzando a la tierna edad de 7 años sin un solo día de descanso

No podía evitar encontrar en su compañero aquella pena que cargaba en su interior, lo que de alguna manera le hacía tornarse un poco más serio de lo que aparentemente era, Astryd solo quería suponer que su seriedad se trataba solo de los duros momentos que este pasaba y que de ser posible como compañera ella apoyaría hasta el final esperando así que hubiera confianza entre ellos, la joven pelirroja quizá no sería como el antiguo portador de la armadura pero quería ayudar de alguna manera

Mientras su compañero permanecía de pie ella había optado por sentarse en una enorme roca, se encontraba cansada aunque no en sus límites, estaba acostumbrada a grandes rondas de entrenamiento por casi 12 horas lo que no sería nada para ella el pequeño enfrentamiento con Edzard pero ella ya había estado entrenando desde muy temprano y la falta de alimento comenzaba a mostrarse en el repentino espasmo que sintió en sus intestinos como alarma de la necesidad de los alimentos que ella requería pero con un poco de concentración controlaría todo eso para prestar atención a las palabras del joven de pelo violáceo

-Pero Edzard el que tu misión sea custodiar estos lugares no es impedimento para que frecuentes a tus compañeros, después de todo son… compañeros, se encuentren o no presentes en este momento, es mas hagamos algo, debemos conocer todos y cada uno de nuestros compañeros y crear un lazo de confianza entre nosotros de este modo no habrá falla en la coordinación en futuras batallas, eso de que te vuelvas un ermitaño solo porque te justificas con vigilar los bosques ya no es un buen pretexto ¿sabías?- respondió con una sonrisa al final de toda su argumentación

Astryd al final soltó un suspiro, era inevitable sentir la gran nostalgia que su compañero cargaba consigo, no era empatía solo era la energía que lograba sentir emanar de él, no necesitaba saber realmente todo para entender que ahora con su presencia el probablemente sentía un compromiso sobre ella para evitar que sucediera algo similar a lo que había pasado con su más grande compañero y amigo, Astryd no lo entendía del todo y no enpatisaba con una idea así pues en su vida realmente no había sentido como era el tener un amigo o una persona con quien contar, su entrenamiento no le permitía mantener amigos por ende no manifestaba el sentimiento de amistad pero algo era claro, el de compañerismo quizá si

El joven parecía marcharse ya, disculpándose de haber interrumpido su entrenamiento, pero debía admitir que era mucho mas ameno el entrenar con alguien mas sobre todo cuando toda una vida se lleva entrenando en solitario por decirlo de alguna manera pues su padre solo hacia labor de maestro y no de amigo, compañero o padre como debiera de ser

-que mejor manera de pensar las cosas que pasar un rato conociendo a tus compañeros, no te marches o sentiré que me evades- respondió levantándose de aquella piedra donde se había sentado- no seas un ermitaño como ya te dije- respondió con tranquilidad- anda platiquemos un poco más, estoy seguro que tienes muchas aventuras que narrar, la compañía te hará bien, mejor vallamos de cacería, tengo un poco de hambre- comento rascándose la nuca con un gesto de ligera vergüenza pues no podía aguantar más la petición de alimento de su organismo- ¿que dices?
avatar
Astryd de Dubhe Alfa
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 18/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragon y una espada (Edzard)

Mensaje por Edzard el Dom Mayo 25, 2014 11:08 pm

Ciertamente en el transcurso de tiempo como Dios guerrero, Edzard no había tenido la oportunidad de interactuar con muchas personas; aún así, estaba algo sorprendido puesto que era la primera vez que alguien se molestaba en intentar ver más allá de sus palabras e interesarse en hacerle compañía al caballero de Megrez, a quien le resultaba fácil anteponer su deber como vigía puesto que nadie solía insistirle que permaneciera en una conversación durante más tiempo.

-No era mi intención hacerte pensar que me desagrada tu compañía. A decir verdad, pensé que con mi ánimo actual sería difícil mantener una charla conmigo y por eso el que pensara que lo mejor era apartarme.

Aún así, parecía que la nueva portadora del ropaje de Dubhe Alpha estaba interesada en interactuar más con Edzard. Independientemente que fuera por empatía a su situación, interés en conocerlo más o simplemente tomarse el tiempo para conocer a un integrante de su bando, el peli violáceo encontró difícil poder resignarse a la invitación de Astryd respecto a permanecer unos momentos más de permanecer a su lado. Además, posiblemente eso necesitaba para despejar un poco su mente, cosa que su compañera no dudó en hacer énfasis.

-Yo no diría muchas aventuras, pero hay una que otra experiencia en misión que pudiera contar.

Respecto a la sugerencia de ir a cazar algo, ciertamente Edzard era alguien que lo practicaba en los momentos que lo veía necesario. Después de todo, pasó un año entero más varios meses sólo en el bosque, por lo que para subsistir tuvo que aprender a volverse el depredador de muchas especies de fauna en el bosque, inclusive aquellas que podrían considerarse sumamente peligrosas, como lobos y osos, aunque por comodidad prefería evitarlos si había algo más sencillo que atrapar.

-Hmp... No suena una mala idea. No obstante, es una actividad que puede tomar algo de tiempo y la verdad prefería evitar los contratiempos considerando que, como lo había mencionado antes, mañana tengo que investigar algunos avistamientos de un grupo sospechoso que ha estado merodeando por el territorio... Pero si solo es un poco de hambre, podríamos preguntar en el palacio si no tienen algo de alimento que puedan proveernos y otro día con más calma retribuimos el gesto de amabilidad con lo que encontremos en el bosque.    

Dijo el Dios guerrero hablando en plural, dando a entender que estaba dispuesto a acompañar a Astryd otro momento si eso estaba bien para ella, al mismo tiempo que indirectamente le hacía una invitación para ir de cacería en otra ocasión, cuando tuviera menos pendientes y la mente más concentrada. A decir verdad, su intención era volver a su casa y comer lo que encontrara allí, pero dispuesto a probar que podía dejar de ser un "ermitaño" como su compañera había mencionado, decidió adaptarse a este nuevo curso de acción.

-"¿Conocer a todos y cada uno de nuestros compañeros? Sí... tal vez esa sea la respuesta. Durante todo este tiempo me bastaba con saber quienes eran y que estaban allí... Pero si algo aprenderé de tu partida Wotan, es que si no nos cuidamos los unos a los otros, lamentablemente compartiremos tu infortunio. ".  Y dime Astryd ¿Has tenido la oportunidad de conocer a nuestros aliados dorados?    - Preguntaría cuando sintiera que la conversación se estanque para tratar de, aunque fuese poco a poco, ir forjando una mayor confianza con la nueva portadora del ropaje de Dubhe Alpha.
avatar
Edzard
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 06/02/2014
Localización : ???

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragon y una espada (Edzard)

Mensaje por Astryd de Dubhe Alfa el Dom Jun 08, 2014 11:55 pm

Astry había de alguna manera sermoneado al joven Edzard sobre lo que hacía, aunque no era realmente la intención de la joven, pero tenía ganas de conocerlo después de todo sería su compañero en guerras venideras y de líneas aunque al final ella estaría más apegada a lo que pudiera ofrecérsele a Hilda y el joven seguramente estaría en los espesos bosques vigilándolos como lo hacía de costumbre separándolos contantemente, por consecuente tenía la oportunidad de entablar una conversación amena y conocer un poco mejor la vida de el portador de la armadura de Megrez además de que ella se encontraba sola en este lugar y así estaría por varios días hasta que la representante de Odin se desocupara de la bores externas donde ella no podía intervenir ni participar por consiguiente tenía tiempo libre, y el entrenamiento ya lo había concluido con Edzard

-por supuesto que no Edzard, la mejor cura para levantar esos ánimos es conversar con alguien y que mejor conmigo, quizá no sea la más grande compañía pero puedo ser una confidente idea, digo si me puedes dar la oportunidad, todo el mundo necesita a alguien con quien platicar e incluso desahogarse – respondió con un tono dulce y tranquilo y una sonrisa enmarcando su rostro

A Astryd le pareció que sus diálogos estaban haciendo efecto en su compañero al verlo cambiar de opinión para quedarse y contar aquellas aventuras que pudo pasar como portador e incluso durante su entrenamiento, lo que fuera que resultara sería bienvenido para la joven pelirroja que parecía estar interesada en lo que este pudiera decirle; la mirada ed la portadora de Dubhe Alfa recorrió el lugar en busca donde sentarse o un lugar para pasar el rato amenamente sin embargo no parecía haber lugar salvo la gran piedra en donde se había sentado por un momento después de su entrenamiento

Astryd se mostraba contenta con la respuesta que le había dado Edzard con respecto a la caza pero estaba claro que no sería el día de hoy, el le estaba informando que tendría una misión por parte de Hilda la cual parecía ser importante, la joven no esperaba el momento para tener también una misión pero también entendía que al ser nueva en el lugar no era lo más sensato mandarla a un lugar desconocido con prácticamente personas que no conocía por mas compañeros que fueran siendo lo mejor que se familiarizara primero y conociera mejor a sus compañeros

-Está bien, será otro día , las labores como dioses guerreros es prioridad, ya después habrá tiempo para ir de cacería, solo ten cuidado quieres- respondió con preocupación esta vez

-Descuida e pasado días enteros sin comer y bajo entrenamiento así que podre resistir un poco mas sin alimento- intento sonreír para que su compañero no se preocupe

El portador de Megrez Delta le parecía particularmente agradable por lo que no le molestaba el que en algunas ocasiones se tornara callado pues de eso estaba acostumbrada y no tenía ningún problema con lidiar con eso, pero sincerándose ella misma el caballero de Megrez no debía ser así, le pareció que le hacía falta con quien hablar o conversar en algunas ocasiones de menos en el pensar de la pelirroja

-la verdad es que no, llevo pocos días en este lugar y eh estado atendiendo asuntos que Hilda me pide en su momento, de lo contrario creo que no me perdería tanto, aunque ahora que lo mencionas, conocí a un sujeto sumamente callado- hace memoria por un momento- si...si… es un caballero dorado el que conocí en la cascada congelada cuando me perdí, como era su nombre….- intento recordarlo con un poco de esfuerzo- era el santo de acuario según recuerdo, pero su nombre no lo puedo recordar – le explico a Edzard

Aquel caballero le había salvado de haberse perdido aquella ocasión, así mismo había ayudado a una familia de osos de que ella los matara en pos de la defensa personal cuando no era necesario imponer ningún tipo de agresividad, cosa que entendió mucho después de lo sucedido, y de no ser por el posiblemente habría sucedido algo de lo que se hubiera arrepentido.

-supongo que por tu parte has conocido ya a más de uno no es así? Tienes más tiempo en este lugar así que es de esperarse – hablo divagando un poco en la conversación
avatar
Astryd de Dubhe Alfa
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 18/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragon y una espada (Edzard)

Mensaje por Edzard el Miér Jun 11, 2014 11:11 am

Hasta ahora la conversación con la guerrera de Dubhe Alpha había resultado bastante amena para el joven peli violáceo, quien a pesar de no ser alguien precisamente conversador, si se le buscaba charla de manera correcta podía olvidarse de su silencioso paradigma y hacer el esfuerzo de comunicarse un poco más, como lo hacía precisamente en este momento.

Miraba los alrededores un poco inquieto por el hecho que parecía un lugar no tan cómodo como para sostener una charla; a pesar que ambos eran caballeros forjados por algunos de los entrenamientos más duros que una persona tuviera que enfrentar, al ver su compañera Astryd sentandose sobre una roca luego de no encontrar otro lugar donde reposar, sintió que hubiera resultado una charla más agradable de haber sido en algún lugar un poco más amueblado, como el interior del palacio.

-No se trata de aguantarse el hambre si no hay necesidad... Hmp... aunque bueno, si consideras no es tan urgente, podemos esperar entonces. Yo realmente solo he tenido la oportunidad de comer una sola vez aquí, en los primeros días que me reporté como Dios guerrero en el palacio. "Aunque normalmente no me gusta ser un incordio, me inclino más por comer en mi casa...después de todo, soy de las pocas personas con la capacidad de comerse lo que yo mismo preparo."

Luego de que fuera aplazada la invitación de tomar alimento dentro del magnánimo recinto de la representante de Odín en Asgard, Edzard procedió a preguntarle a su nueva compañera respecto a si ya había tenido la oportunidad de conocer a alguno de los caballeros dorados que habían pedido asilo en estas tierras. La joven pelirroja respondió comentando su experiencia con el santo de Acuario, a quien el dios guerrero de Megrez aún no tenía la oportunidad de conocer, pero sonaba como alguien noble, educado y generoso.

-Así es... - Comentó sereno. -He tenido la oportunidad de interactuar con algunos de estos caballeros dorados. Hmp... un ejemplo es el santo de Gémini a quien acompañé en una misión muy lejos de aquí, en Grecia...

Edzard continuó un momento describiendo a Saga, primero dando un breve resumen de su apariencia para posteriomente decir como se trataba de alguien sumamente serio y determinado, con una mirada que fácilmente indica que nada lo detendrá para cumplir sus objetivos. Muy reservado y de caracter fuerte que le recordaba incluso a él mismo, pero con la particularidad que aún dentro de los mismos santos dorados, él era capaz de imponer una sensación de autoridad y respeto que consideraba mayor a la que manifestaban los otros caballeros dorados. No sabía exactamente a que se debía, pero lo consideraba de los más dignos de pertenecer a la élite de caballeros de Athena.

-También está el santo cáncer... Hmp... un hombre bastante impredecible y que por lo general encuenta goce en atormentar a los demás. Dependiendo la situación y el estado emocional en el que te encuentres puede llegar a parecerte un verdadero patán o solo un inmaduro que busca llamar la atención. No precisamente la personas más acreedora de mi confianza, pero creo que todo grupo requiere alguien con una perspectiva de las cosas más cruel y cruda para contrastar con la del resto.

Y finalmente el santo de Leo. No había interactuado mucho con él realmente, pero por lo que había alcanzado a ver era un joven aún sin mucha experiencia que seguía mucho lo que le dictaba su instinto aunque el resto no estuviera precisamente de acuerdo con el mismo. No obstante, se veía alguien sensato y con grandes deseos de apoyar tanto la causa de su diosa como a sus compañeros.

-Basicamente esos serían los caballeros con los que he tenido la oportunidad de interactuar de momento... Hmp...ya veré en la misión con que aliados me toca colaborar. "Que hablando de la misión... en unos momentos tendré que partir ya para estar listo para mañana."

Y si bien disfrutaba mucho la conversación con su nueva compañera, quien comenzaba a simpatizarle más y más conforme los minutos transcurrían con aquella platica, lo cierto es que tampoco podía alargarla indefinidamente, ya que pronto tendría que volver a su hogar para reposar y prepararse mentalmente para lo que se avecinara. Aún así, sentía que gozaba aún de un poco de tiempo para seguir con aquella charla; después de todo, ese tipo de comunicación no era algo que frecuentara mucho el caballero de Megrez.
avatar
Edzard
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 06/02/2014
Localización : ???

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragon y una espada (Edzard)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.