Últimos temas
» Free Download Metaheuristics For Hard Optimization Pdf Viewe
Lun Oct 10, 2016 11:16 pm por ysbesyre

» Little Failure Gary Shteyngart Epub Format
Lun Oct 10, 2016 4:08 am por ysbesyre

» saint seiya la leyenda continua
Mar Dic 08, 2015 2:54 am por Invitado

» Central de misiones 3.0
Lun Nov 16, 2015 3:50 pm por Azor Ahai EUC

» Prologo -Capitulo 4- Actualmente
Lun Nov 16, 2015 3:27 pm por Azor Ahai EUC

» Registro de Avatar
Dom Nov 15, 2015 7:38 pm por Azor Ahai EUC

» Registro de Armaduras
Dom Nov 15, 2015 9:07 am por Azor Ahai EUC

» Censo octubre 2015
Dom Nov 15, 2015 9:05 am por Azor Ahai EUC

» Arrasando con la base enemiga (LIBRE)
Jue Oct 29, 2015 11:38 am por Hyperion de Ébano

» La efímera luz de la destrucción *Visto*(Privado: Saga)
Lun Oct 12, 2015 9:24 pm por Phebe el brillante

» La cruz en tu camino
Jue Sep 10, 2015 9:48 pm por Jerico de cruz del sur

» Austenland {Cambio de botón - Elite}
Lun Ago 31, 2015 10:39 pm por Invitado

» llega un nuevo Santo de bronce
Miér Ago 26, 2015 11:11 pm por Ryuko de Pegaso

» Game Threads → Garuda.
Sáb Ago 22, 2015 10:34 am por Suikyo de Garuda

» Y por si fuera poco ahora son dos ( Capricornio y Sagitario)
Vie Ago 21, 2015 10:46 am por Hikari de Cuervo

historia
HISTORIA
Li Europan lingues es membres del sam familie. Lor separat existentie es un myth. Por scientie, musica, sport etc, litot Europa usa li sam vocabular.

Li lingues differe solmen in li grammatica, li pronunciation e li plu commun vocabules. Omnicos directe al desirabilite de un nov lingua franca: On refusa continuar payar custosi traductores.
Administracion
Nombre Apellido
Nombre Apellido
Nombre Apellido

Invasión a Asgard (Edzard, Regulus, Degel y "Muerte Lenta")

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Invasión a Asgard (Edzard, Regulus, Degel y "Muerte Lenta")

Mensaje por Invitado el Lun Mar 24, 2014 11:54 pm

Recuerdo del primer mensaje :

El patriarca había pasado dato sobre una incomodidad que tenía Lady Hilda de Polaris, al parecer alguien acababa de informar sobre ciertos extraños sujetos así que como ahora Asgard era un hogar para ellos ahora así que también era su deber defenderlos, Regulus fue el primero en llegar al lugar donde el patriarca les había indicado reunirse, la entrada de aquellas ruinas de un antiguo palacio, ahí un tanto ansioso miro hacia el horizonte, no tenía más opción que esperar a por los demás… aunque su instinto le gritaba que se adelantara para interceptar al enemigo, pero no, Regulus fue un poco más paciente… así que aunque fuera de momento el solo, monto guardia en la entrada de aquel lugar, atento a cualquier cosa y en espera de sus compañeros, en su espera comenzó un lento caminar de un extremo al otro de aquella entrada a las ruinas, en su mente había varias dudas… pero se las reservo, solamente miraba el horizonte atento y dispuesto a defender aquel su actual hogar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo


Re: Invasión a Asgard (Edzard, Regulus, Degel y "Muerte Lenta")

Mensaje por Dégel. el Dom Oct 26, 2014 4:13 pm


Mi sangre surge de mi adolorido costado quebrantado por los golpes, mi garganta deja escapar el sonido de un aullido desesperado que suplica la calma de mis heridas. Mi latir y mi presión sanguínea es la voraz llama de un volcán a punto de estallar. Cada laceración en mi cuerpo, explota a cada instante con constante escozor y gritos de angustia. El dulce sabor de la saliva y el hierro con acentos de vinagre, es del líquido rojo, ese que da vida. Aquellas gotas bailan al son de mi lengua balanceándose en mis dientes y cae a borbotones al suelo. Manchan la perpetua nieve blanquecina formando pequeñas estrellas rojas en el impecable blanco.  Mi sed a rabia golpea la puerta del control y de mi voluntad en mi interior queriendo salir.

Parece que si esto sigue así perderé y sucumbiré a ella rindiéndose con deleite a la ira. Irrumpo el limites y mi alma se vuelve una sola con el universo, mostrándose en marejadas a mi alrededor. La armadura negra que observo me irrita y me lanza a una piscina de ira. Pronto estoy levantado, en pie con mi cosmos a estallar, mi cabello no obedece a la gravedad y se eleva junto con la energía dorada por todas partes. Puedo, oler el frió, el agua a mi alrededor, sentirla, como se cristaliza al hacer contacto con mi energía, a sentir como se cristaliza debajo de mis pies, y odiar aquel perpetrador, aquel que osó colocar mi sangre en los hielos perpetuos, escucharlo, mirarlo, saber cuál es su próximo pensar y la próxima respuesta ha dicho movimiento. Los cristales crecen por doquier y se levantan a mí alrededor.

Soy atrevido al enfrentarme a varios en una sola batalla. Asesinos corrompidos contra un caballero de Athena, este es su último día. En ese momento la música de la cristalización del ambiente se reúne en mis manos y levantando los brazos concentro todo mi cosmos hasta el infinito, las junto y siento como la invocación de aguador de los dioses abalanza su cantara sobre mí. Es ahora, es el momento. Mis vestiduras doradas se irradian de luz como nunca antes y me siento como el cosmos de Athena, me llena desde lejos. La puedo sentir. Me dan calor, el cero absoluto esta aquí, lo tengo.

Arranco de su posición mis brazos y disparo la energía concentrada a mi contrincante quien intenta romper el hielo perpetuo de mi Ataúd de Cristal.  La energía recorre la distancia encomendada  como un rayo que destroza el firmamento tan rápido y voraz congelando todo a su paso.  El camino recorrido por la emanación de energía agrieta la nieve sacando cristales puntiagudos del suelo, trata de elevar al enemigo en un furioso torbellino congelante, para que al caer quede  empalado en alguno de los cristales de hielo.

Demasiada sangre. Demasiada Rabia. Demasiada Ira. Demasiado Placer, la herida de mi frene me recorre la garganta, mancha mi armadura, tanto como la nieve. Más no las siento. El hechicero de hielo que había en mi interior surge, asciende y mis ojos se transmutan en lumbreras de un azul intenso, pidiendo más. Cerré mis ojos me deje vencer, para al estallido candente que va a sobrecogerme. El aire que me rodea huele a hielo y sangre, cambia infectándolo todo… es más fresco, menos denso. Es frio, es más allá del cero absoluto. Hay algo en mi boca, lo escupo, mas sangre. La respiración trota como liebre…

Aullando el Himno de Guerra, lanzo el golpe con mucha más energía. Y el volumen del rayo se acrecienta aun más — ¡Arrrrrrrggggg Ejecución De Aurora! —Mi pies se aferran al suelo aguardando la arremetida.

avatar
Dégel.
Nuevo


Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 22/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Invasión a Asgard (Edzard, Regulus, Degel y "Muerte Lenta")

Mensaje por "Muerte lenta" el Dom Oct 26, 2014 10:45 pm

El paisaje sombrío, se oscurecería aún más ante la risa de aquel al que "muerte lenta" consideraba un dios guerrero falso, pues no encajaba en lo mínimo con todo lo que sabía de ellos, el dorado escuchó atento la explicación y el discurso de su enemigo, de repente el color de su armadura, así como su piel, dejaron de ser traslúcidos y se torno totalmente tangible, su armadura cambió de color, y entonces fue cuando Cáncer lo entendió, Hades se había hecho pasar por Odín para atacar las tierras de Asgard con soldados fuertes seguidores del dios nórdico, e intentando pasar inadvertido, ante tal muestra de cosmos y poder de Ullr, "Muerte" no pudo evitar comenzar a reír de una manera escalofriante y a carcajadas resonando en todo el monte Yomotsu...

- ¡Eres un imbécil! -

Dijo apuntando a Ullr y acercándose a él poco a poco, deteniéndose al dar unos 6 cortos pasos hasta que observó como el nuevo espectro levantaba su espada preparado para lanzar una técnica contra él y Edzard, pero el dorado con la velocidad del sonido, aquella características de los suyos, se corrió por completo hacia su lado izquierdo, esperando esquivar el golpe y que el mismo impactase en el suelo, sin embargo no se sabía si sería del todo capaz, aunque por su ego estaba convencido que si lo evitaría...

De repente el dorado hizo arder su cosmos al máximo una extraña mezcla entre dorado y negro entre luz y oscuridad, era normal en alguien guiado por Atenea pero con principios cuestionables, su cosmo ardía como nunca, su sed de sangre incrementaba a puntos inimaginables, el tener a un espectro al frente, le daba un nuevo aire de destrucción a su mente...

- Criticar a alguien cuando lo que tu haces es peor, te vendiste como mujerzuela a otro dios, ahora eres siervo de hades y ni si quiera te has dado cuenta, además de no tener valor tampoco tienes cerebro, y muy pronto no tendrás vida -

Cáncer explotó su cosmos, parecía irreconocible, aún para él el aire siniestro que emanaba era tenebroso, iba preparado a defenderse a utilizar su técnica "el escudo de Atenea" ante cualquier movimiento de Ullr, se había olvidado por completo de Edzard, intentó tomar a su enemigo por el cuello y levantarlo mientras su mirada parecía extraviada en algún punto entre sus pensamientos y la realidad, aquello que pretendía hacer y el como lo haría, comenzaría a apretar fuertemente el cuello del ahora espectro si lograba tomarlo, pero entonces se detendría recordando algo...

"Si él es un espectro..." luego rió internamente "Esto se pondrá interesante"

soltó a su adversario y se dio la vuelta, recordó al otro dios guerrero, no a Edzard si no al gigante, quería averiguar si él también se había convertido en un espectro y que así no les tomara por sorpresa, dejó toda la responsabilidad de Ullr en Edzard, reconocía que Megrez Delta era un guerrero fuerte y capaz, así que estaba seguro no tendría problemas con su enemigo, mientras "Muerte Lenta" se encaminó a buscar a Rungr, ahora estaba más enfocado en asesinarlos que antes, al parecer sentía un tipo de atracción especial al enfrentarse con espectros...
avatar
"Muerte lenta"
Santo de Oro


Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 09/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Invasión a Asgard (Edzard, Regulus, Degel y "Muerte Lenta")

Mensaje por EUC Legend el Dom Nov 09, 2014 2:01 pm

El rayo se difumina en el ambiente produciendo un efecto de auroras boreales en el ambiente abriendo surcos en la nieve y produciendo una emanación de energía que congela por completo al caballero de espectral que intentaba partir el ataúd hielo donde estaba encerrado su compañero. Cada parte de este, se cristaliza quedando con los ojos y la boca abierta mirando al cielo con una expresión inusual de sorpresa  sin saber que le golpeo. Pronto aquel cuerpo congelado comienza a resquebrajarse, agrietándose por doquier para luego desmoronarse en mil pedazos. Sus despojos quedan dispersos por todos lados. Uno de los cristales se desliza hasta los pies del dorado y al poderlo mirar se puede observar el ojo aun abierto del guerrero.

Mientras tanto en el inframundo un desbordante poder de cosmos da paso a un monstruoso, un ser dorado que emanaba una energía oscura, aquellas estelas parecían llamaradas de fuego negro revueltas con las trazas de un cosmos dorado, era Muerte quemando de manera abismal su cosmos. Ullr es atravesado por una lluvia de cristales amatistas de Megrez  que comienzan a drenar su energía la cual se puede observar visualmente en forma de descargas erétricas debido a la resistencia que coloca Ullr. Muerte tomando a su enemigo por el cuello lo levanta. Ullr comenzó a patearle el cuerpo a Cáncer en reacción sin lograr hacer herida o rasguño alguno. Parecía vencido. –Tsk… Era Odín idiota… -Intentaba hablar Ullr mientras apretaba el brazo de Muerte que lo mantenía elevado. –Odín vendrá con su armadura gloriosa oscura de majestuosidad, la multitud de sus manos y su sabiduría son ¡infinitas! Y te vencerán.

Pronto el cuello de Ullr se partiría, blanqueando sus ojos. Luego las llamas de negras del dorado no quieren dejarle, cada vez opacan mas las estelas de su cosmos dorado, sus ojos se incendian y una voraz furia le recorre el cuerpo en modo de calor ensanchando sus venas de sangre. No puede controlar sus movimientos, solo quiere matar y se desquita con el cuerpo inerte de Ullr. Le arranca la armadura y sus manos se internan en el vientre del muerto, descuartizándole por completo. Las viseras, corazón, manos y al final toma su cabeza y la destripa entre sus manos llenando de sangre su rostro, casi siente la delirante emoción de comerse aquella carne, pero explota en una carcajada y todo se calma mientras mira a Megrez, su cosmos vuelve hacer el mismo y su mente se vuelve a estabilizar.

Por sorpresa Megrez es arremetido por una embestida de Rung, sin embargo Rung pasa de largo atravesando a Edzard. Sorprendido por este hecho Rung queda de frente de Muerte. –Eres… eres un fantasma.

Se gira lentamente y observa de nuevo a Megrez. Luego tomando sus boomerangs  se los lanza a objetivos diferentes, uno para Muerte y uno para Edzard.

Por otra parte, mientras todo aquello sucedía una silueta se proyectaba en el hielo, la sombra de un hombre en un caballo que sostenía entre sus manos la cabeza de Dolbar y en la otra una espada de doble filo.

Nota:
Ultimen a sus enemigos, Muerte tienes el poder para regresar el alma de Megrez ya es el ultimo post de cada uno, les quiero presentar a alguien que les dirá algo importante.
avatar
EUC Legend
Staff


Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 18/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Invasión a Asgard (Edzard, Regulus, Degel y "Muerte Lenta")

Mensaje por Edzard el Dom Nov 09, 2014 3:13 pm

BANDA SONORA:

Podía decirse que Edzard estaba atónito de ver la suma crueldad con la que el santo de Cáncer descuartizaba a su enemigo, mas eso sería una mentira. Había tenido la oportunidad de conocer un poco a Muerte Lenta ya y ese breve tiempo juntos le había hecho saber que era un patán que hacía sus propias reglas. No le sorprendía que alguien como el fuera capaz de algo tan atroz. Pero nuevamente, de momento era mejor saber que estaba de su lado, de lo contrario si habría motivos para preocuparse.

Luego de que cada órgano salpicante de sangre y fluidos vitales fuera arrancado del cadáver sin vida del Dios guerrero falso, el Asgardiano simplemente le dirigió una mirada seria a Muerte Lenta indicándole que ya era momento de irse. Sin embargo, antes de que su "compañero" respondiera a la petición, el gigantesco guerrero de apariencia vikinga se lanzó contra el caballero de Megrez Delta, tratando de taclearlo con su devastadora fuerza física, pero solo atravesó a su objetivo cual si se tratara de un fantasma.

-Hmp... Iba a decir que ya no había nada más que hacer aquí. Pero por lo visto aún hay alguien que no sabe la precaria situación en la que se encuentra.

Sin intenciones de cesar su ataque, el enorme individuo conocido como Rung sujeta fuertemente aquellas cuchillas en forma de boomerangs en sus manos y las arroja con brío hacia sus dos adversarios. Aunque Edzard está seguro que tal objeto no será capaz de tocarlo debido a la intangibilidad que poseía en ese reino, tampoco pretende arriesgarse sin necesidad, por lo que en el último instante se haría a un lado y evitaría el ataque, no olvidando también moverse cuando el objeto asumiera su trayectoria de retorno.

-Grandísimo idiota. No tengo razones para abogar por ti (Voltea la mirada dirigiendo la palabra a Muerte Lenta). No creo que necesites ayuda con ese individuo... has lo que tengas que hacer.  - Diría el Dios guerrero al santo de cáncer. Y si bien no disfrutaba la violenta muerte de aquellos quienes se le oponían, en aquel lugar el no era quien tenía el control. Y la persona que sí lo tenía parecía muy dispuesta a desmembrar lo que fuese que representara una amenaza, por más minúscula que fuera. -"Pero... Que quizo decir Ullr con que se trataba de Odín en su armadura oscura... ¿Enserio hay alguien personificando a nuestro Dios? ¿Y que tanto poder tendrá para que individuos como estos le crean? ¿Qué rayos está pasando.".
avatar
Edzard
Dios Guerrero

Dios Guerrero

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 06/02/2014
Localización : ???

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Invasión a Asgard (Edzard, Regulus, Degel y "Muerte Lenta")

Mensaje por Dégel. el Vie Nov 21, 2014 10:31 am

Había culminado. El ultimo acorde en la sonata fúnebre de la vida de aquel Dios guerrero impostor había sido ya compuesto por la fuerza y voluntad superior del santo de Acuario. La gélida ráfaga proveniente de la íntima unión entre las manos del caballero de Atenea, desembocaba formidable sobre el cuerpo del rival, bañándolo de pies a cabeza en un potente flujo de escarcha, el cual no habría de detenerse hasta que no quedara más vestigio del rival que una escultura de hielo; una decoración adecuada para adornar las funestas ruinas cuyos muros derrumbados seguro tenían más relatos de sangre derramada que contar que aquel que acababan de atestiguar.

«…Un final más digno del que merece una escoria que sigue a las fuerzas de la oscuridad…» — Pensó.

Simbolizando lo efímera que es la vida y con la sencillez con la que ésta puede extinguirse en no más de un parpadeo, la cristalina figura de aquel que alguna vez correspondió al nombre de Loki, comenzó a emitir el indistinguible sonido del hielo crujiendo, un fino vapor frío escapaba de las grietas de su última obra artística y finalmente, el inevitable colapso del cuerpo de la víctima ahora convertida en numerosos carámbanos que ahora se volvían parte de los escombros de aquel viejo templo Asgardiano.

Pero el precio del triunfo era uno cuya moneda resultaba sumamente costosa. Un dolor sumamente insoportable que hacía cada nervio de su persona aullar por descanso, el interminable alarido de sus huesos sucumbiendo ante la sola idea de permanecer de pie otro segundo más y por supuesto, aquel resplandor dorado que lo recubría hacía unos momentos ahora diluyéndose tras haber entregado todo su cosmos y espíritu para fortalecer el ataque que pondría fin a los días del individuo con la armadura teñida con penumbra. De ese último, no quedaba más que un ojo enfurecido atrapado en uno de los tantos residuos de cristal provocados provocados por la ejecución de aurora. Y en breve ni siquiera eso, debido a que el botín dorado de Dégel se encargarría extinguir de un simple pisotón el último atisbo de luz en la mirada de aquel siervo espectral.

«…Pero no ha terminado... Falta aquel que reunió a estos individuos…»

Por más que la tentación de tomar un descanso acariciara su rostro y susurrara a su oído, el representante del onceavo signo zodiacal no se permitiría abandonar su deber mientras queden enemigos que ostenten contra la paz de este mundo, especialmente ahora que sabía que eran viles esbirros de Hades, lo que le daba una razón más para mantenerse de pie y seguir luchando para cualesquier desafío que el porvenir tuviera que arrojarle. Pero la escena que se avecinaba podría ser algo para lo cual no estaba preparado...
avatar
Dégel.
Nuevo


Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 22/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Invasión a Asgard (Edzard, Regulus, Degel y "Muerte Lenta")

Mensaje por "Muerte lenta" el Vie Nov 21, 2014 8:45 pm

Su mente poco a poco se fue aclarando, volviendo en si sin perder el recuerdo de todo lo que recién había sucedido, su respiración era algo agitada había gastado algo de su cosmos en su arremetida y perdida de cordura contra Ullr, quién yacía destripado e irreconocible en el suelo, la armadura y el rostro del dorado se teñían de rojo con la sangre de aquel recién asesinado, entonces, al estar con mayor tranquilidad mental el santo de Cáncer comenzó a analizar lo ocurrido y pensar en lo que había dicho Ullr...

"¿Podría ser Odín? Según se Hades no ha despertado, y creo que solo un espectro es capaz de traer su cuerpo luego de recibir las ondas del inframundo, al parecer hay cosas que aún no entiendo, y no tengo el tiempo de preguntarle al grandulón"

Luego de controlar su respiración y equilibrar su cosmos miró a Rungr quién volvía a la escena luego de traspasar el cuerpo de Edzard, al parecer el gigante aún no entendía del todo la situación, lo que parecía facilitar el panorama del combate, con alguien tan desubicado sería fácil acabar, de repente los boomerang fueron enviados tanto al dios guerrero como al Santo de Atenea, Cáncer evitó el primer impacto con un movimiento lateral pero se coloco de nuevo en la trayectoria del arma sin darse cuenta, o eso parecía no obstante antes de ser alcanzado extendió sus brazos y utilizó su técnica "Protección de Atenea" un cosmos dorado completamente diferente al mostrado en su situación anterior le rodeó y detuvo el boomerang, impidiendo así que este volviera con su propietario original. "Muerte Lenta" se dirigió al artefacto y lo recogió del suelo, miró a su enemigo y como una repetición elevó su cosmos siniestro, seguramente quedaría únicamente con el necesario para regresarse a si mismo y devolver el alma de Edzard a Asgard, comenzó a caminar hacia Rungr con una mirada sombría y una sonrisa siniestra, se detuvo a una distancia aún considerable y lanzó el boomerang contra el dios guerrero impostor al que se enfrentaba, sin embargo pareció lanzarlo de manera que lo rodease, Rungr se volteó para tomar el artefacto a la hora del regreso, pero ese instante fue aprovechado por "Muerte" para tomar el casco de su armadura y enviarlo con potencia y precisión impresionantes a la nuca de su adversario, aquel que reviviría el impacto y caería al suelo acostado sobre su costado izquierdo.

- Regla importante imbécil, nunca me des la espalda -

Saltó hacia su rival y pateo el vientre del mismo con fuerza utilizando la planta de su pie el gigante alzó un grito al viento, haciendo reaccionar a "Muerte" antes de que se volviese loco como lo hizo anteriormente se colocó al lado de su adversario tomándolo por los pies, y comenzó a arrastrarlo lo más cerca que pudo del hoyo en el que las almas condenadas caían, el dios guerrero, o espectro, como quisiese llamarse respondió y con impulso en sus piernas se soltó del dorado y se puso en pie, el santo reaccionó de inmediato y lo rodeó, quedando a sus espaldas, brincando para tomar por los hombros al enemigo poniendo sus rodillas a la altura de la espalda de aquel gigantesco adversario, se impulsaría hacia atrás y golpearía con la fuerza que solo un dorado puede adquirir a Rungr por la espalda lo que le impulsaría lo suficiente para verlo caer por el hoyo de las almas condenadas en un grito de desesperación y ante la risa del dorado, un enemigo más caería a manos, o a pies del santo siniestro de Cáncer...

Volvió a paso lento hacia Edzard, como si se sintiese orgulloso de todo lo que acabase de ocurrir...
- Creo que las palabras sobran, hora de volver -
acercó su mano al pecho de Edzard y los devolvió a ambos a las ruinas en Asgard observando aquel paisaje donde Dégel también consiguió cobrarse a su víctima ahora los tres se encontraban ahí, esperando el desenlace final de la batalla...
avatar
"Muerte lenta"
Santo de Oro


Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 09/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Invasión a Asgard (Edzard, Regulus, Degel y "Muerte Lenta")

Mensaje por EUC Legend el Sáb Nov 22, 2014 3:55 pm

Lo que parecía ser en la sombra un caballo, fue tomando la silueta canina de hermoso lobo huargo blanco con el suficiente tamaño para montar a dos personas en sus lomos. Aunque su tamaño impactaba, su mirada de ojos escarlatas era noble y de calma. Poseía una lengua jadeante, una nariz negra y húmeda, unas patas fuertes y garras que parecían dagas en su filo. El jinete era un joven y vestía una sotana blanca y larga con hombreras de metal azuladas y un zafiro de color amarillo al final de su cuello a modo de collar en cuero azulado.  Dicho hombre poseía un casco de oro de tallado simple, que tenia la forma de un Halcón. Se agarraba con cuerdas de terminaciones decorativas a un cabestrillo de oro con que comandaba al animal. Y en su mano derecha una gran espada ensangrentada de hoja oscura y con una empuñadura de plata. Aquel hombre sacudió el arma, y las últimas gotas de sangre cayeron a blanco suelo. Guardo la espada en su vaina en la parte trasera de su espalda para luego tomar su casco y quitárselo.
—Salve a la sacerdotisa Hilda de Polaris y que la paz de nuestro señor Odín sea con los dioses guerreros de Asgard —dijo aquel hombre de cabellos castaños, de ojos azules y de tez clara. Era hermoso y bajo de su mirada dulce poseía una determinación implacable. Su edad rondaba los dieciocho años cumplidos aproximadamente y su altura era de unos ciento noventa centímetros.
—Yo soy el príncipe de las frías llanuras del Este. Mi nombre es Frey. Y he venido a advertirles de que estos muertos fueron traidores de mis tierras que querían capturar al patriarca de la diosa Athena por razones desconocidas. Sí, tengo profundos conocimientos sobre ustedes los santos dorados, de plata y de bronce. Defensores de la justicia en el mundo, así como de los reconocidos dioses guerreros. Sin embargo ya se encargaron de ellos por lo que se puede ver.
En ese preciso momento otros soldados con cascos similares al príncipe que se encontraba frente a ustedes pero en una aleación más común, venían montados en lobos huargos de pelajes de distintos colores, azules, marrones, azabaches,  aparecieron en la bruma gélida del ambiente.
—Veo que se encargaron de una forma excelente de la situación. Sin embargo debo advertirles que fuerzas oscuras de guerreros de negras armaduras crecen cada día más, sembrando incertidumbre en el sur. Estos son comandados por un demonio de varias manos y poderes inigualables, que diezmo nuestros ejércitos y engaño a nuestros mejores soldados pasándose por nuestro señor Odín. —El lobo blanco huargo se movió en su puesto un poco —Si, mis hermanos, en el mundo se vive guerra. Por ahora debo marchar, reclutar a mis abanderados pues lo que se acerca es una oscura sombra que atañe a nuestro futuro. Recogeré lo que queda de nuestros traidores para darles sepultura, pues antes de esto, eran hombres de nombre respetable. Espero contar con ustedes en el futuro.
Los soldados se bajaron de sus monturas y echaban en bolsas de piel, los despojos mortales de los espectros. Sin embargo al llegar al ataúd de hielo decidieron atarlo a dos caballos y arrastrarlo.
—Darle mis saludos a Hilda de Polaris, para que rece por nosotros también. Espero no se distorsionen la diplomacia de nuestro reino. Estamos en deuda con ustedes. Mis disculpas guerreros y no olviden contarle lo que les he dicho.
Los lobos emprendieron nuevamente el viaje de regreso, levantando la nieve a su derredor. El príncipe partió de último, para volver la vista atrás y despedir a los anfitriones. Pero un llanto interrumpió el silencio. Regulus lloraba la herida mortal de su hermano de sagitario quien aún vivía, pero se encontraba gravemente herido. Edzard, Muerte Lenta se encontraba de vuelta viendo toda aquella escena y Degel herido cojeaba de una de sus piernas, con un dolor agudo en su costado. Pero solo eran pequeñas cosas que con el tiempo se curarían. Por otra parte en el Yomotsu un ser de negra armadura miraba lo hecho por los visitantes, tomando atento cuidado a todo lo ocurrido, y se mofaba de la batalla haciendo una recreación teatral entre risas chillonas y rimas musicales.


[FIN]
avatar
EUC Legend
Staff


Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 18/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Invasión a Asgard (Edzard, Regulus, Degel y "Muerte Lenta")

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.